Archive

Posts Tagged ‘Raúl’

El bueno, el feo y el malo

Comenzaban los cruces de la Champions y tocaba hacer zapping para ver los dos partidos de hoy (lamentable formato de octavos): Valencia-Schalke 04 y Milán-Tottenham. Cualquiera que haya escuchado mis pronósticos habrá comprobado que he acertado.

Por un lado la cosa se le complica al Valencia, equipo de medio pelo donde los haya ante un Schalke con poco más que orden y el máximo goleador en competiciones europeas (y de la Champions League-Copa de Europa) en sus filas. Además, el Milán demuestra que es un equipo viciado, sin fútbol, con poco más que lastre en el centro del campo y con el jugador más sucio desde Vinnie Jones. El Tottenham —equipo que me encanta— supo aguantar y sin esa maravilla llamada Bale aguar la fiesta de los italianinis.

Queda la vuelta y los resultados son tan ajustados que habrá que esperar para sacar conclusiones y convertir en definitivo lo que hasta ahora es sólo orientativo. Pero esta noche deja 3 grandes conclusiones si a nombres propios nos ceñimos.

1) El bueno: el que nunca hace nada. Bla, bla, bla, gol, bla, bla, gol, bla, bla, gol, gol, gol, bla, bla, gol… Acabo de definir la carrera de Raúl con sólo monosílabos. Merezco algún premio. Sólo un tipo de ese nivel competitivo mayúsculo, de esa fe inquebrantable es capaz de seguir superándose con 33 años para 34, en un equipo bastante limitado y cumpliendo, en definitiva, su único objetivo marcado a principios de temporada (batir el récord de goles en Europa). Porque, una vez lo apuntó Ortigoza, seamos conscientes de que cuando el Schalke caiga eliminado de la Champions, la competición se quedará para siempre sin su mayor embajador de la historia. Decir Raúl es decir fútbol. Decir superación. Levantarse del asiento y aplaudir. Porque es único y porque, yo no sé ustedes, pero cuando ha marcado se me ha iluminado una sonrisa con una mezcla nostálgica de melancolía. Se acaban los adjetivos. Mejor dicho se acabaron. Raúl, gracias.

2) El feo: lo peor que tienen los pendencieros, por definición, es esa propensión a la riña permanente, a la pelea como modus vivendi. Gattuso no pertenece a esa estirpe, hace años (desde que supo manejar la taladradora de su papá —5 añitos tendría—) que la dejó. Gattuso forma parte —con todo merecimiento— de la banda de matarifes despreciables y malsanos que se han ido haciendo hueco en la historia de este bello deporte. Sin ninguna habilidad salvo el cuerpo a cuerpo, con esa pinta de portero de discoteca de inacabable vacío cerebral, incomprensiblemente, el barbitas de mirada penetrante ha recibido históricamente los halagos que merecen ciertos genios futboleros, en vez del reproche, el desprecio y el ostracismo que tanto se ha ganado con sus infames acciones. Con una balumba de supuestas virtudes hay gente que le sigue idolatrando —no miro a nadie—. El partido de Gattuso de esta noche es una de las mayores desgracias que jamás he tenido que contemplar: provocando continuamente, pegándose con todos y agrediendo incluso al segundo entrenador inglés. Desearle todo lo peor a ese matachín sería lo fácil. Yo le metía en una celda con Berlusconi y arrojaba al cocodrilo de Gil para que se pusiera las botas. De verdad, Gattuso, muérete ya.

3) El malo: lo malo del TDT, el Imagenio y todas estas historias es que muchas veces tienes que tragarte al comentarista de la tele (generalmente mediocres) y no disfrutar a los radiofónicos (habitualmente menos mediocres). Hoy ha sido así. Escuchar una narración de Sergio Sauca —dudo que alguien tenga ese nivel de compromiso con la ciencia de lo desconocido— o una parte es más duro que intentar medírsela a los negros del Congo (a veces hay que tirar de clásicos cinematográficos). Sauca es la nulidad más absoluta que recuerdo. Arrítmico, falto (y mariquita), lento, paradigma del embrollo dialéctico, camión de obviedades y exageración permanente, Sergio Sauca es a la narración futbolística lo que Arévalo a la literatura: pequeño, pero matón. Este tío acaba con la más elemental forma de entender una sucesión de acontecimientos. De verdad, su última impagable contribución del partido (al menos para mí) se ha producido en el descuento. Un balón que le cae a Raúl, la mete al hueco a la entrada de Hao (número 8 de los alemanes) y el remate de éste lo desvía Guaita. Textual (o casi): «Eh, eh, eh, Raúl, Raúl, pasa, cae para eh, eh, eh, esto,  el japonés (¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!!!!!), perdón, para el chino (¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!), paró el portero». Por no saber no sabía ni la nacionalidad ni el nombre del delantero. Todo combinado con una caterva de interjecciones y un puntito de ritmo desigual dio como resultado un mejunje perfecto para cortar cualquier tipo de estreñimiento. Sauca, dedícate a la danza palmera de los enanos y desaparece, majo.

Viva la Champions.

Malum signum

Me gusta que me den consejos. Esa es la verdad. Pero, claro, no que te los dé Benito Camela, sino alguien que tenga algún prestigio. Y me gusta aprender de los consejos que les dan a otros. Es una forma indirecta, pero perfectamente válida de aprendizaje empático y de reflexión propia.

Una vez, dicen, que Butragueño le dijo a Raúl, cuando era inevitable que se producía la sucesión, algo así como: «Escucha siempre, Raúl. Escucha lo que te digan. A veces es mejor hablar menos y escuchar más». En fin, obviamente no tiene que venir El Buitre con el libro de las moralejas, para que nos demos cuenta de que esto es una verdad como un templo.

Quizás por eso, se me ha venido automáticamente a la cabeza un comentario que, el nunca suficientemente loado, Sr. Ortigoza me hizo hace unos meses sobre Marta Domínguez. Venía a colación, a su vez, de otra observación hecha por su amigo y gran atleta, Miguel: «Esta tía va hasta las trancas».

Es Marta Domínguez; a uno le cuesta mucho hacerse a la idea de que nuestra grandísima campeona, ejemplo de superación, esfuerzo, coraje y gallardía, pueda estar detrás de algo así. Pues algo huele a podrido en Dinamarca. La Guardia Civil la ha detenido en el marco de una operación contra el dopaje.

Y a uno se le caen los anillos al suelo, los palos del sombrajo. Y las pocas esperanzas que le quedan.

Nos tomamos a broma en su día lo de Juanito Muehlegg. Ya nos pareció más serio tanto ciclista. Pero llevamos varias cornadas y más trayectorias. Paquillo fue un palo gordo. Contador fue el siguiente y ahora Marta Domínguez. Ciclistas y atletas… los deportes más duros, ¿no? Quizás sea sólo en este mundillo. Pero me da a mí que no.

La cosa pinta mal. Evidentemente, nadie es culpable hasta que se demuestre, o sea que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Pero la cosa pinta muy mal. Otra vez.

Voy a hacer referencia a un último comentario de alguien, además de conocido pornógrafo, eminente cabeza pensante, Sr. Del Rosal: «sólo nos queda Nadal».

Qué razón tiene.

Raúl cierra el círculo

Se va Raúl. Y algo de nuestras vidas se va con él.

Parece el caso más agudo de paralelismo generacional. Y es que hemos crecido con su juventud, su adolescencia, sus goles y su acumulación de récords.

Segurola tituló un artículo: «El Madrid ha encontrado una mina de oro» a los pocos partidos. Y dio en la diana. No fue su predicción más difícil, ciertamente. Siempre le han preguntado sobre el mejor jugador español de la historia y Segurola dice que el mejor Raúl ha sido el mejor jugador español jamás conocido: decisivo, competitivo, astuto… único.

Y es que Raúl era eso: un jugador con virtudes intangibles enormes, un talento más trabajado que natural, pero una fe en sí mismo insuperable. Ningún jugador que yo recuerde ha dado mayor ejemplo de lo que es creer en sí mismo. En no rendirse jamás.

Recuerdo perfectamente el debut de Raúl. Errando en Zaragoza y mandando un pase a la escuadra la semana siguiente ante el Atlético de Madrid. Los goles de Champions al Ferencvaros. Su enfrentamiento con Vierchewood. Aquella delantera con Mijatovic, Súker y Morientes que ganó la liga y la Séptima al año siguiente. El aguanís en Tokio. La octava. La dupla con Figo. El mejor Raúl de nunca que rozó el balón de oro. El penalti de Francia. Su lesión contra Irlanda que le impidió enfrentarse contra los coreanos. Los galácticos. La decadencia. La pérdida de velocidad. El adiós a la selección. Tantos récords batidos. El resurgimiento en cientos de ocasiones. La superación como modus operandi. Mejor como modus vivendi. El último gol de su vida con el Madrid. En Zaragoza. Donde falló tantos en la primera mitad de su vida. La lesión final. El gol del que nunca hace nada. La despedida.

Siempre pensé que tendría una despedida como la de Míchel. Pero no ha sido así. En cualquier caso, el día que se despida de nosotros en el Bernabéu se habrá cerrado una de las páginas más trabajadas de la historia del Madrid.

El mito, como puro relato simbólico, contiene en su interior el significado íntimo de la vida humana, de su universalidad si se quiere. Y ese tipo de sensaciones eternas nos permiten cruzar la barrera metafísica del empirismo más cruel: el paso del tiempo.

Raúl se va y con su marcha también desaparece una parte inolvidable de nuestra vida. Se van cerrando círculos. Necesario e inevitable. Pero triste. Muy muy triste.

Categorías:Real Madrid Etiquetas: , ,

Patetismo

Bueno, se ha confirmado.

El Madrid ha sido arrollado (4-1 en el global) por un equipo de 2ª división B. En ningún momento pareció poder con el conjunto amarillo.

Datos clarificadores y que a la vez explican el porqué de esta debacle: el portero del Alcorcón es mejor que el del Madrid de la eliminatoria, Diarra y Gago están a años luz de cualquiera de los centrocampistas alcorconeros, especialmente Sergio Mora. Raúl y Van Nistelrooy no son más que los delanteros del Alcorcón. Tácticamente está bastante más trabajado y técnicamente, repito, hay jugadores del Madrid que no podrían jugar en el Alcorcón.

Confirmada la debable histórica, la reflexión debería ser profunda. Se acabó el triplete prontito y lo que queda claro es que hay un buen número de jugadores que no pueden jugar ya jamás en el Madrid: Gago, Diarrá, Metzelder o Drenthe. Hay otros que a duras penas pueden ser suplentes: Van Nistelrooy, Raúl, Guti o Van der Vaart. Es decir, que el agujero es importante.

Aún así, hay un equipo interesante que debería girar en torno al resto de la plantilla y que puede luchar por las competiciones más importantes. En cualquier caso, el ridículo es inabarcable. Duramente aguantable.

1 gol en 180 minutos al 7º clasificado del grupo II de 2ª B. Esa es la verdad. Inamovible. Dura. Cruel.

Hablando de patetismo, no puedo dejar de hablar de la entrevista que los Manolos le han hecho hoy a Florentino Pérez. Absolutamente vergonzante.

La actuación de Manolo Lama (al que admiro profundamente como narrador) ha sido de tal infamia que a duras penas podrá borrarse de la mente del que suscribe. Grosero, maleducado, faltón… son palabras que se me vienen a la cabeza.

Si un tío te cae mal lo dices, pero no chillas, gesticulas delante de las cámaras como si fueses un ultra, no dejas contestar, agredes con tu proceder al invitado. Hubo un primer plano en que se veía la mirada de odio de Lama. Y el otro, Carreño, hablándole de tú como si fuera su colega con quien toma cervezas.

Algunos dirán que Lama ha sido valiente. Lo que ha sido es un grosero. En la concepción más dura que tenga la palabra. Se puede ser valiente y preguntar adecuadamente. Rebatir y convencer con argumentos, no con aspavientos. Penoso.

Decepcionado estoy con el Madrid, como no podía ser menos. Y muchísimo con Manolo Lama. Sus rencillas personales con Florentino le han mostrado como un exaltado. Ha sido patético.

10 de Noviembre. Cómo olvidarlo.

Derrumbe total

La misma paliza que nos dio el Liverpool hace unas semanas, la vivimos más cerca y sin tele en medio.

Se acabó la mentira. Si de verdad esto sirve para cambiar radicalmente a un equipo moribundo, pues será bienvenido.

El Barça tiene los mejores jugadores de su historia y el Madrid tiene a Faubert, Drenthe, Van der Vaart, a la gran mayoría de sus titulares que ya han jugado los mejores 50 partidos que harán en su vida (Raúl, Guti, Cannavaro, Heinze…) y sobre todo muchísima mediocridad en sus filas. No era impensable que pasara algo así.

Yo creo que el principal error fue no asimilar la brutal diferencia que hay entre los dos equipos y jugar “de tú a tú” al Barça. El planteamiento fue un error. Juande queda desacreditado para entrenar al Madrid.

El Barça tiene equipo para años y años. El Madrid incertidumbre. Posiblemente también para años y años.

Los defectos de estructura son tan brutales y los cambios tan importantes que dudo que se pueda cambiar todo en poco tiempo. Se necesita un nuevo presidente, un nuevo entrenador, echar a la mitad de los jugadores de la plantilla (Dudek, Cannavaro, Heinze, Gago, Guti, Van der Vaart, Faubert, Drenthe, Saviola, Huntelaar, Javi García…) y traer buenos futbolistas y 3 ó 4 de los mejores del planeta. Y eso, sería un milagro que se produjera a corto plazo.

El fútbol es cíclico y hace menos de 1 año que el Barça le hizo pasillo al Madrid. Y los jugadores no diferían mucho de loque se vio ayer. Pero desgraciadamente sí que parece que habrá que cambiar radicalmente tantas cosas que asusta pensar en el futuro.

Uno se siente asustado y sin saber qué hacer y a quién acudir. Como aquel niño que busca a su madre para pedirle ayuda y consejo. Nosotros buscamos al Buitre, a Juanito, a Amancio, a Zizou… A esos que nos hicieron grandes y que echamos de menos tanto ahora.

Toca mirar para adelante. Lamernos las heridas (otra vez) y reconstruir este edificio legendario que está derruido, pero que volverá a destacar en el futuro. Eso seguro.

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , ,

Goles, regates y resultados

Vaya semanita. No, no es el programa de la ETB.

Es mi semana. Por la mañana a las prácticas para empaparme de la vida y milagros de la reina Cristina y acto seguido al Máster, a la primera parte del módulo de maquetación. Bastante decepcionante. Mal enfocado y peor dado por parte del “profesor”.

De hecho lo mejor y con quien más he aprendido es con la amiga mexicana del chino. Lleva ya varios años trabajando con InDesign y se nota.

Por lo demás, lo único que hago en este cutre post es ensalzar la figura del Sr. de las Barras. Se ha propuesto desbancar del pichichi al basuro mareítos y se acerca en la tabla de goleadores.

A un trueque de querer parecer el colegiado de la contienda, estoy por advertir una ligera ilegalidad en la acción. Un claro fuera de juego. Si no, no se explica cómo puede ser que nos hayamos enterado varios días después del tanto anotado.

A diferencia de este ´gol fantasma´, ahí está Mareítos que no para de marcar tantos. Más de una semana consigue hacer unos hat-trick dignos del mejor Hugo Sánchez. Vaya crack.

El caso es que es apasionante la lucha. Es como el Madrid-Barça. Del Rosal tiene en sus filas a Iniesta y a Xavi, a Eto´o y a Messi, o sea a los mejores. Sabe a lo que juega, planifica cada acción, cada movimiento. Ligero como una mariposa y ´Picaor´como una abeja.

El juego de Del Rosal es más deslabazado. A impulsos. Accede a la victoria sin merecerla, con acciones propias de Heinze o de Pepe. Finge rudeza. Finge falta de sentimientos. Es un rambo del amor.

Dijo, el madridista (en esta analogía) que se vio enorme. Es decir, se anima. Como Raúl hoy. Siempre apunté que de las Barras acabaría acogiéndose a la teoría raulista.

La lucha está en todo lo alto. Arte contra praxis. Engaño y regate contra fuerza y “machotismo”.

El sábado llega el partido. El que ya ha comenzado entre estos dos miembros desatados apunta que será largo. Y competido. Y en el que valdrá todo.

Allí estaremos para contarlo.

Orgullo y prejuicio

En fin, uno ya no sabe qué creer.

La hoja de ruta tenía hoy el día en que el Madrid decía adiós a la liga. Era lo lógico. Pero hete ahí que tampoco. Y encima el que le lleva la contraria a la lógica es el ilógico: Raúl.

¿Qué pensará el Sr. de las Barras de que su ejemplo de sevillanía haya sido vencido con un hat trick del 7? ¡Y en su campo!

Si todo es normal, esta ilusión óptica debe acabar pronto. Quizás el próximo sábado. El Barça es mejor equipo. Tiene mejores jugadores. Un plan. Una estrategia. El Madrid tiene eso que no da para encabezar tablas. Orgullo. Fe. Corazón. Escudo. Todo muy barrial.

Eterna dicotomía futbolística.

El otro día leía que Rexach decía que con el equipo que tiene el Barça desde que ganó la Copa de Europa (Eto´o, Messi, Iniesta, Xavi, Puyol etc…) es incomprensible cómo las 2 últimas ligas las ha ganado ese conjunto que fue lleva 5 años seguidos sin pasar de octavos en la champions. Comentaba que al revés hubiera sido imposible.

Algo de eso hay. La realidad dice que hace ya unas jornadas que el Barcelona tenía que estar pensando en cómo celebrar el campeonato. Y sin embargo, lo va a tener que pelear. Y no va a poder descuidarse. Esa es la victoria actualmente del Madrid.

Al Madrid de Zidane, Figo o Ronaldo, los títulos se los peleaba (y en 2 ocasiones los ganaba) el Valencia, pero no el Barça. Era su mala etapa y desapareció de la lucha por el campeonato nada menos que 5 años. El Madrid siempre está ahí. Incluso en sus épocas más mediocres. Y eso es admirable.

Entiendo que la gentuza como de las Barras y Rodríguez no le van a dar ningún mérito a este equipo que lleva no sé cuántos puntos y victorias seguidas. Pero saben que tengo razón.

Ferlein, del Rosal y mi menda nos rendimos ante esta nueva muestra de competitividad y de capacidad de luchar por los milagros.

Debería indagar más en el hat trick de Raúl. 18 goles en la liga y 24 en total. Son números sólo. Pero unidos a otros números dan una muestra casi indecente de lo que es el amor propio y la capacidad emotiva e infravalorada de creer en uno mismo. Raúl es una mina de oro. Lleva dándole todo y más al Madrid 15 años. Se está apagando su llama, pero eso no debe impedir darse cuenta de que sus méritos son inabarcables.

Y bueno, poco más. Que conste que no saco pecho. No hay por qué. Lo lógico es que el más alto y el más guapo se lleve a la tía. Pero sólo llegar a ilusionarse merece la pena.