Archivo

Posts Tagged ‘Liverpool’

Pasarlo realmente bien

Imagino que más de una vez han acabado un día y han pensado «Joder, qué bien me lo he pasado hoy». Y entonces uno se para a enumerar la ingente cantidad de cosas que hicieron que un domingo cualquiera terminara en jornada espectacular.

Para pasar un buen domingo —y aunque cueste creerlo— toca madrugar. Y mucho. A eso de las 7 de la mañana hay que estar de pie. No por amor al arte, ni por ir a rezar ni por ver amanecer. Por ir a correr. Por hacer ejercicio. Por correrse 10 kilómetros por el centro de Madrid (Goya-Puerta de Alcalá-Cibeles-Colón-Castellana-Bernabéu-Ppe.Vergara). Para pasar un buen domingo hay que ir a correr con amigos.

Si es posible, lo suyo es no ir con expectativas demasiado altas. Más que nada por evitar decepciones. A un servidor le pasó. Tras unos dos primeros kilómetros a ritmo de vieja por la marabunta, decidió acelerar y pagó el esfuerzo en la segunda mitad de la carrera. De hecho, para disfrutar plenamente de una carrera, la clave es ir de menos a más, acabar entero y con sensación de haber progresado constantemente. Para disfrutar plenamente hay que hacer una carrera como la que el Míkel realizó. Perfecta.

Para que el sufrimiento de la carrera merezca la pena de verdad, hay que disfrutar del lugar en que se corre. Es importante darse cuenta de que no siempre se tiene la oportunidad de observar tan de cerca el centro de tu ciudad. A pesar de estar jodido, cansado, algo deshidratado y con ganas de llegar de una vez, uno no puede dejar de sonreír al pasar por ciertos emplazamientos.

Y cuando uno nota que quiere parar, que le duelen las piernas, que a veces incluso piensa «¡Es la última vez que madrugo como un anormal de carrito para pegarme esta paliza a correr!», entonces, hay que seguir disfrutando. Somos medianamente jóvenes. Capaces de correr 10 kilómetros en menos de 1 hora —unos discretos 57 minutos nos avalan— y tenemos salud (hasta que no se demuestre lo contrario).

Si uno quiere pasarlo realmente bien tiene que tener la suerte de que un tipo como el Sr. Ortigoza vaya con su cámara a hacer un espectacular reportaje gráfico mientras corre, subiendo y bajando, haciendo de perfecto gregario como tan acertadamente apuntó.

Y por supuesto, uno debe llegar a la meta e irse lo antes posible a celebrarlo con los amigos. A un bar o taberna con solera. A un lugar de cuyo nombre sí quiero acordarme. A poder ser cerca del coche. Y eso, a pesar de que no siempre sea fácil encontrarlo.

Después de los necesarios refrigerios cebadiles (que no cebatiles), un buen domingo te pide que te pegues una ducha reparadora y que planees un almuerzo digno de un marajá. Y vayas a una ciudad patrimonio de la humanidad. Allí lo mínimo es una parrillada y unas cuantas cervezas más.

Cuando ya sea hora de siesta, lo último que hay que hacer es decaer. Por ello, lo interesante de verdad es irse a un balcón a disfrutar de unos cubatas, de una buena conversación y de temas múltiples. Como por ejemplo la de aquel inolvidable Liverpool-Arsenal de mayo del 89 que tan increiblemente ha narrado ese genio al que todos llaman Nick Hornby.

Entonces y cuando las fuerzas flaqueen, lo que se hace es llamar al chino más cercano para que no decaigan los ánimos. Tantos como para que una mesa pueda caber por un lugar inverosímil o como para que siempre te pueda entrar una cerveza más. No importa que se vaya haciendo de noche. La temperatura no es problema. De hecho acompaña. El calor ha ido bajando y la perspectiva de los aviones despegando a lo lejos te invita a reflexionar. Es un domingo tan completo…

Pero como todo en la vida, llega a su fin. Vuelven las obligaciones laborales, las inevitables rutinas y los madrugones para cosas menos placenteras. Pero es lo que toca.

Entonces, para rematar la faena, lo que se hace es pensar en el futuro. En la próxima semana. En la casa que la Mentxu ya podrá abrazar, por ejemplo. Y bien que se lo merece. Y a niveles menos trascendentes uno piensa en los exámenes que le quedan la siguiente semana, otro vuelve al zulo, el de más allá vuelve a corregir y el de más acá tiene de nuevo que pensar en su despreciable jefe… aunque eso sí, el jueves no se curra, por lo que el miércoles tiene affaire por delante…

Un domingo aprovechado da para mucho.

Hoy gana el Atleti

Creo que la ocasión lo merece. Hoy es el día del Atlético de Madrid.

Le hemos dado la importancia que merecía al asunto. Si no, no se entiende que hayamos pasado el pub 25 al sábado. Hoy es un día grande para los colchoneros. Van a ganar su primera Copa de la UEFA. Nada menos.

Porque creo que todos tenemos claro que el rival, por mucho que haya eliminado a la Juventus o al Hambugo no puede comparse a un conjunto que tiene a Agüero, Forlán o Simao. El Fulham es bastante bacalá.

Recuerdo perfectamente el año del doblete atlético. Y me alegré mucho. Hasta el punto de saberme de memoria el himno histórico rojiblanco. «Jugando, ganando, peleas como el mejor, porque siempre la afición se estremece con pasión, cuando quedas entre todos campeón…».

Sé que a los colchoneros les repatea que los madridistas no sintamos el mismo odio (deportivo, obviamente) que ellos nos tienen o que nosotros profesamos al Barça. Esto es así. No se puede imponer. El Atleti nos cae bien. Y por eso, hoy gritaremos los goles del Atleti como propios.

Creo que salvo el Míkel, que abiertamente ha confirmado que irá con el conjunto británico, los demás vamos con el equipo de Quique. Ese conjunto que sólo ha ganado dos partidos en todas las rondas. Ha eliminado a Galatasaray, Sporting de Lisboa, Valencia y Liverpool ganando 2 partidos, empatando 5 y perdiendo 1. Como aquel PSV de infasto recuerdo.

Yo, sinceramente, pienso que puede ser un paseo. No digo que vaya a ser como el 4-0 del Sevilla al Middlesbrough, pero sí creo que no sufrirán. Y eso, a pesar de ser el Atleti.

De Gea, Ujfalusi, Perea, Domínguez, Antonio López, Raúl García, Assunçao, Reyes, Simao, Forlán y Agüero son los elegidos para levantar el trofeo.

Has esperado mucho Atleti… hoy te toca.

Pub nº23: Ugly Paddy Irish Pub

Era un día importante. Por muchas cosas. Futbolísticas y no tanto.

El Ugly Paddy Irish pub fue una excelente elección de don Miguel Barra. Tras el chasco que supuso The Towers Irish Pub con su nulo trato y vergonzante actitud, nos resarcimos. La atención fue exquisita. Todo fue discreto, cordial y ágil. Más que aceptable.

Digamos que el pub está situado en plena Latina. Al lado de la plaza del Humilladero. Los que hemos pasado fiestas de la Paloma por allí conocemos la zona. Pero cierto es que el pub no nos sonaba mucho. Es bastante reciente.

El pub es pequeño. Una sola planta dividida en dos espacios. Primero el que se encuentra según cruzas la puerta y que tiene a la izquierda una pantalla, un sofá cómodo, una mesita y una serie de sillas bastante particulares. Después la barra (pequeña, pero coqueta). Entonces uno se encuentra ante una especie de parteluz que separa ambos ambientes. Ese segunda parte tiene una pantalla mucho más grande, y lugar para que haya gente de pie. Al fondo lo baños. Ya está, es todo. Poco, pequeño, pero tremendamente acogedor.

Esto ya se sabe, va por gustos. Pero, por ejemplo, Ortigoza que hace ya tiempo que le va dando vueltas a su sueño y en espera de su próxima jugada maestra de naipes (repóker) comentaba que él quiere un tipo de negocio como ése. Recogido y con un punto entrañable que gusta.

Al ser un día de bastante calor en Madrid, salvo una Guinness que tomó Del Rosal optamos por las rubias. Bien acompañadas por unas merecidas tapas y más adelante por unos perritos calientes buenos, pero eso sí, carísimos (3’50€). El precio de la rubia era de 4€ y la negra 5€, con lo que no estuvo del todo mal.

Hubo un punto obviamente más que negativo: el ambiente. Nulo. El jueves es un día fantástico para salir, especialmente en primavera, y los bares suelen estar llenos. Hay gente por la calle, tomando cervezas en las terrazas y los jovenzuelos de mente descarriada con ganas de hermanarse con féminas de toda clase abundan mires por donde mires. Pues aún así, prácticamente nadie en el pub.

Y encima era un día de fútbol. De fútbol europeo. Ya sin el Barça de los aspersores sueltos, el epicentro del balompié a la espera de que comience el Mundial estaba en Anfield. En ese mágico escenario en que el Madrid salió humilladísimo el año pasado, el Atlético selló su pase a la final de la Uefa con un fútbol discreto, pero suficiente para eliminar al equipo del Míkel, que sólo pudo rumiar la derrota con bastante dignidad.

Creo que todos nos hemos alegrado enormemente por el pase a la final del equipo rojiblanco. Nos cae bien el Atleti. Recordábamos, claro está de aquella final en Gerland, ante el maravilloso Dinamo de Kiev con el segundo mágico tanto de Blokhin que Ortigoza explicaba desde su retina colchonera. El Papo y Ortigoza estaban que no cabían en sí de gozo.

Hubo muchas conversaciones interesantísimas. Del Rosal y su analogía sobre Ronaldo y Geremi (desternillante), el Míkel y su preparación para la carrera de dentro de una semana con banquete posterior (al que sólo podrán asistir cerdos; que nadie se ofenda, pero parece lógico), Ortigoza y su negocio ya medio en mente (es la primera vez que de verdad se nota a nuestro amigo con el primer esbozo real de lo que será su planning futuro), el Papo que sigue con su escalada y mirando en la agenda para ver si se puede ir a Hamburgo y mi menda pensando un poco en todo: Geremi, la carrera, el negocio y futuros viajes (¿julio en Reino Unido, señores cerdos?).

Lo dicho, por tanto: muy buen pub, buena disposición y aunque no será el número 1 de la lista, tendrá una entrada más que digna en el Top de Bebedores.

P.D. No, amigos, no me he olvidado del documento gráfico del 23. Yo he estado en muchos bares, en muchos pubs irlandeses y la originalidad es algo que siempre me ha encantado. Lo que pude ver en el baño del Ugly Paddy es tan curioso como digno de ser loado. Grifos de cerveza en el baño!!Pero no, no piensen mal. Sale agua. En fin… no podía ser perfecto.

Hasta la semana que viene.

Ciclos

El Barça es el mejor. Del año que recién termina. 2009.

6 títulos. El último ayer. Enhorabuena, claro está.

La pregunta surge: ¿es el Barça el mejor equipo de la historia? La respuesta es evidente: no.

El Barça es el mejor equipo del año 2009 donde lo ha ganado todo. Pero el año anterior hicieron el pasillo en el Bernabéu, por ejemplo.

Para que un equipo sea considerado a la altura de los grandes de la historia, debe firmar un ciclo. Y un ciclo son varios años seguidos.

El Ajax de Cruyff que ganó 3 Copas de Europa seguidas. El Bayern de Beckenbauer y Torpedo Müller. El Madrid de Di Stéfano.

El Barça de Cruyff de las 4 ligas y la Copa de Europa. El Madrid de la quinta del Buitre con 5 Ligas, 2 Uefas y 3 semifinales de la Copa de Europa.

El Milán de Sacchi, el Benfica de Eusebio, el Inter de Suárez, el Manchester de finales de los 90, el Liverpool de finales de los 70 y principios de los 80, el Santos de Pelé, los Estorakas etc…

El Barça tiene un equipo fastuoso, un entrenador extraordinario y un estilo claramente definido.

Y si consigue repetir en los próximos años lo de éste, podremos estar ante el mejor de todos los tiempos. Pero todavía toca esperar.

Por otro lado, trancazo mediante, el Martes parece una buena opción para el número 5. No sé qué les parece a los habituales. Míkel, te toca elegir. Así que piénsatelo.

Finalmente se confirma que Ortigoza se va a la isla del cerdo a pasar el fin de año. Tiemblen los cimientos. La palabras desenfreno y brutal no pueden abarcarlo todo. Lástima no estar por allí.

P.D. Tras el exitazo de Curri Valenzuela como presentadora más vomitiva de Telemadrid habrá que premiar a los asiduos a este lupanar con un especial Curry. Espero no enfermar haciéndolo.

Escueto

Confirmado. Anaya (Cátedra) nos da otro trabajito. Poesía renacentista. Al Míkel le apasiona. Creo que le dejaré una parte de las 1.800 páginas para que me dé su opinión y me haga una corrección ortotipográfica rápida.

Ayer, cena de despedida con la mexicana. Sin grandes alardes. Pero bien. Sólo volver a destacar la cerdez de Don Miguel y su insaciable saque. Lástima que fuera Martes. Otro día probablemente hubiéramos acabado a las mil.

Estoy en mi casa, a la que me mudo en pocos días, cambiando la tapa del inodoro (tarea sufrida, se lo digo yo) y haciendo chapucillas de andar por casa.

El Barça hizo el ridículo contra unos rusos. El Liverpool sigue haciendo el ridículo y encadena 4 partidos seguidos palmando. Y el ejemplo de sevillanía ya está prácticamente en 1/8. A ver si al final es el puto Del Nido el que se pasea con la Copa por el Bernabéu. Por cierto, esta noche Madrid-Milán. Interesante.

Sin más, queridos espectadores de este pútrido lugar. Un saludo a todos. Y como diría el egregio Diego Armando… que la sigan chupando.

Enlazando vidas

Otra noche en que he dormido mal. Y poco. Pensamientos, dudas, preocupaciones, cansancio.

Me levanté pronto y decidí conocer mundo. Sin salir de casa. Poco dinero, ya saben. Siempre digo lo mismo, no me canso: si fuera rico, estaría todo el día viajando… y viendo cine continuamente. Internet te lo permite.

Todo empezó hace más o menos una hora y media. Procedía a seguir analizando empresas de servicios editoriales y sus ofertas. Estudio de mercado, le llaman. Pero me evadí. Defecto de fábrica.

No me pregunten por qué. Tal vez, porque a las 4 de la mañana, puse un momento la radio y hablaban sobre algo acaecido en Groningen. Me encanta el nombre de esa ciudad. De siempre. Me recuerda a cuando era pequeño y siempre ponía la radio para dormir. Recuerdo perfectamente poner la radio mientras narraban fútbol. Jugaba el Groningen con el Atlético de Madrid.

Fui al oráculo de nuestros días (Camilo dixit) que es Google y me paré a ver Groningen. Cuando estuve con el Míkel y el Perro en Holanda no nos alcanzó como para llegar al norte del país. Vimos mucho, pero nunca lo suficiente.

Siguiendo parada en google: “vivir en Groningen”. Tantas veces he pensado en la suerte que tuvo el Míkel de ir un año a Manchester y los buenos amigos que conserva. ¿Y si cualquier día pierdo la cabeza, lo mando todo a la mierda y me voy a Groningen?– me dije. Caí entonces en un documento formado por preguntas y respuestas acerca de la vida en esta ciudad. Curioso, cómo insiste el protagonista en lo exigentes que son en la universidad de la ciudad.

¿Por qué no fuimos a Groningen? Era diciembre, hacía mucho frío y no podíamos escaparnos hasta tan arriba. Aquel paseo por Haarlem a las 6 de la tarde con frío, lluvia y noche. Qué ciudad más maravillosa. Repasé entonces el post en que anunciábamos nuestra partida. Ni siquiera el post viaje. El antes. El de las ilusiones por lo que llega. Incomparable sensación. Tenía 2 comentarios: uno de El Sagutxo Solitario. Aquella chica que tiene un blog fascinante, íntimo, cercano y tremendamente tierno. He leído los últimos post que ofrecía. Me gustó mucho aquél en que describía sus sensaciones en una boda a la que asistió. Dice: La mayor parte de las veces me gustaría estar con una sola persona porque los grupos me abruman y me molestan los diferentes niveles de confianza. Qué gran verdad.

Después de El Sagutxo y pensar por un instante en lo bonito que es San Sebastián, volví a su perfil y observé que entre los enlaces de los blogs que sigue (15) hay uno que automáticamente me obligó que lo pinchara: A las 11 en la imprenta. ¿Qué quieren? Deformación profesional. El blog es de un chaval de Oviedo que vive y estudia en Southampton. Toma ya. Más sensación de que la vida se te escapa de las manos sin haberlo visto todo. Y ese poema maravilloso que me viene a la cabeza, que describe la distancia y que termina con ese “No hay columna vertebral que sostenga el cielo que cae sobre ti cuando se precipita la distancia como aguacero, sólo arena que cae una y otra vez por el mismo puño”.

Este chaval, de Oviedo (maravillosa ciudad), describe su estancia en Reino Unido. Su día a día. He retrocedido para encontrar el comienzo de su viaje. Ciudades frías como las nórdicas deberían alejar. A mí siempre me han atraido. Divertido leer cómo vio el partido entre el Atlético y el Liverpool de hace casi un año. Divertidas preguntas las que a veces se hace.

Miro la gente que tiene enlazada y veo otro link al que debo pinchar inexcusablemente: proyecto de escritora. Le encanta Lorenzo Silva -¿a quién no, no creen?-, come en diversos restaurantes para hacer acopio de información de cara a su futuro libro y hace poco ha estado en Budapest. Más morriña. Enttro en un apartado anexo de su blog en que se centra más en sus escritos y proyectos y veo una frase de José Vasconcelos: “Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía”. Verdad, verdad, verdad. Remata la autora: “Y así es como quiero volver, con la melancolía de que ha terminado algo hermoso. Con la maleta repleta de recuerdos, de aventuras vividas y de instantes robados al tiempo“.

¿Robarle instantes al tiempo? ¡Cuántas veces habremos pensado en ello! Y uno vuelve atrás y ve a Momo y los hombres grises y los puros hechos con el tiempo de las vidas ajenas. Y ese poema de Gil de Biedma que tantas veces me percute. O aquél otro de Argensola que me viene a rescatar. (Suspiro).

Volvemos a la realidad. Si en unos años el proyecto editorial que tengo entre manos saliese bien, habrá que estar atento a todo este tipo de escritores de nuevo cuño, de la generación cibernética.

Cada vez que me meto a dar vueltas por diferentes blogs, me planteo algo que posiblemente acabe haciendo. Me encantaría poder recopilar en un libro los mejores post que he visto en los blogs que recorro de vez en cuando.

Y bueno, nada más, que tengo muchas cosas que hacer. No se quejarán. Hoy les he dado a conocer a una chica de San Sebastián de la que hacía tiempo no sabía nada, a un chaval ovetense afincado en Guirilandia y una escritora en ciernes que vuelve de su viaje por la tierra de Imre Nagy. Ya saben… vidas, como la suya o como la mía. Imbricadas.

El ser superior

Esta temporada ha sido uno de los mayores desastres de los últimos años.

Jugadores secundarios, falta total de juego, corrupción y ladrones en la directiva, personajes como el del chorreo, el biimputado y más basura de esa calaña en el alero producen un cociente indigno para el mejor club del siglo XX.

Nuestro histórico rival ganó la copa, ayer la liga y se juega la champions en 10 días. Lo que siempre hemos querido hacer nosotros y a lo que nunca nos hemos aproximado.

Conjunto, este que opta al triplete que nos ha humillado en casa, al igual que el Liverpool en Europa.

La situación apunta al despelote final. A la descomposición del núcleo. Al derrumbe. A la lágrima continuada.

Pero hete ahí, que ha vuelto. Él ha decidido que no se nos puede dejar solos. Se acabó la imputación gratuita, la chanza barata, la deshonra universal… la carcajada despreciable del Míkel. Porque vuelve el Mesías. El ser superior. Vuelve Papá después de su periplo por alta mar.

La jindama empieza a apropiarse de Mr. Rojo. Le vamos a guindar a Xabi Alonso en pocos días. Así como hace pocas horas (parece) se concretó la llegada de Kaká. Sí, ése que prometió el biimputado.

El Madrid no dejará de tener ese plus que implica su camiseta y que ha permitido ganar 2 Ligas y 1 Supercopa con un equipo menor. Pero además tendrá juego. Representación adecuada y lo mejor de lo mejor.

Pobre Don Miguel. Su odio desmedido por todo lo blanco (siempre que no se pueda comer) le lleva a negar la realidad, contestar con evasivas y desviar la atención. Ha empezado a conciliar mal el sueño. Sus ronroneos se van a convertir en pastillas para dormir.

La que te espera Don Miguel. Cuánto lo siento. Disfruta con estas penas pasajeras blancas. Y despídete de los Cannavaro, Faubert, Van der Vaart, Drenthe y todos esos impostores. Vuelve Floren.

Y con él… llegó el espectáculo.