Archive

Archive for 17 julio 2008

La previa en imágenes

Estimados todos:

Como ya sabrán sus señorías, mañana el asaltabarras y mi menda se embarcan en un apasionante viaje por Centroeuropa. Salzburgo, Viena, Praga, Budapest y demás localizaciones próximas serán convenientemente visitadas, analizadas, fotografiadas, pateadas, bebidas, comidas y reídas.

Las haré una sucinta exégesis (amigo canario, sé que le encanta el compendio de estos dos primigenios vocablos) de las zonas que veremos, exclusivamente a base de imágenes (vago que está uno…el texto a la vuelta).

18 Julio: Munich

19 y 20 Julio: Viena

21, 22 y 23 Julio: Praga

24 Julio: Viena

25, 26 y 27 Julio: Budapest

28 Julio: Salzburgo

29 Julio: Innsbruck

30 Julio: Munich

En fin… Míkel ¿no te da cierta pena pensar lo que se van a perder estos tipos?

P´al pueblo

Estoy tumbado en casa escuchando la radio y hablan de las bienaventuranzas del movimiento slow. Una forma un tanto extraña de nominalizar el hecho de darle la importancia a la tranquilidad en la vida de uno. Relax, carpe diem, disfrute de los momentos que componen el presente de todos. Interesante.
Este detalle enlaza con nuestro plan para el fin de semana que concluye en horas. Hemos aprovechado para dar un paseo por mi pueblo. Pero por un pueblo pueblo. De esos minúsculos en los que se puede observar el trasvase rural-urbano que caracteriza el cambio de ciclo en la sociedad.

Allí me desplacé con varios amigos. Excelentes embajadores del faneguismo y del torrijismo.

Sólo decir que más de uno pidió clemencia ante tanto manjar castellano (bueno, digamos que universal). Pudimos visitar las zonas cercanas y desconectar del típico plan que solemos llevar a la práctica el fin de semana. Y todo, pocos días antes de nuestro mega-viaje
En fin, recomendarles que se escapen de vez en cuando de su contexto habitual y varíen. Casi siempre lo agradecerán.
Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , ,

Calorros porque quieren

Es un tema ya tratado hace tiempo. De esos a los que el chino, llamaría “recurrentes”. Pero es verdad. No entiendo cómo puede haber gente y especialmente jóvenes a los que no les interese saber.

Vivir en el más profundo desconocimiento es propio de animales, de seres sin cerebro desarrollado, de calorros si se me permite la expresión.

Y más si tenemos en cuenta la cantidad de posibilidades que tienen a día de hoy para poder informarse, saber qué paso con este tío en aquel sitio en determinada fecha tras un suceso concreto. Tantísimas bibliotecas, hemerotecas, videotecas…y sobre todo con Internet, ¿cómo es posible que haya tanto zote pululando, tanto babieca sin brida y no le dé vergüenza?

Habría que tener opción de disfrutar con el mayor número de temas posibles en las conversaciones que el día a día te depara. Es tremendamente gratificante, atrayente el hecho de conocer.

De los mejores momentos que paso yo al cabo del día se dan al conversar con mis ilustrados amigos (vaya cumplido que les estoy mandado a todos esos cabrones) sobre temas completamente heterogéneos.

Sobre el gol de Letchkov a Alemania en el Mundial de Estados Unidos, sobre la escena de la noria en “El tercer hombre” o el guantazo de Gilda, sobre el artículo de Enric González o la última cafrada de Curri o sobre cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte…todo con un buen ron Arehucas delante o en su defecto una cervecita made in Loyber.

Reconozco en mi caso una enfermedad que creo comparte más de uno de los que habitualmente pisa este cutre-lugar: Wikipedia. Es que si me meto, puedo estar horas pinchando de un link a otro y empapándome de información, datos, anécdotas, historias…

No debería ser desesperante el darse cuenta de que hay trillones de cosas que jamás conoceré, al contrario, no hay nada más apasionante que ir descubriendo “mundo” simplemente pinchando un ratón.

Lo cachondo es cuando me paro tras un buen rato “wikipediando” y me doy cuenta de que me metí buscando información sobre la guerra civil irlandesa y acabo en la historia de la cruz de Borgoña. O cuando entro para hacer acopio de información sobre los jemeres rojos y termino en la historia de la catedral de Utrecht. Lo juro.

Hoy la cosa comenzó con la fecha exacta en que ocurrió la tragedia de Chernóbil y tras conocer de la existencia de Prípiat y su fantasmagórica composición, he terminado en Suecia y en Cuba.

Resulta que Fidel ha mantenido desde 1990 un programa de socorro para las víctimas de este accidente nuclear. Casi 24.000 pacientes, de Ucrania, Rusia, Bielorrusia, Moldavia y Armenia, todos ellos afectados por accidentes radioactivos, han pasado ya por el Hospital Pediátrico de Tarará, en las afueras de La Habana. En este programa, el Ministerio de Salud de Ucrania paga el viaje de los niños a Cuba y todo el resto de la financiación del programa corre a cargo del gobierno cubano.

Si al final va a resultar que Fidel no es lo que parece. ¡¡Míkel, que me uno a la causa!! Bueno, por si acaso, voy a informarme un poquito antes en la Wikipedia.

Alegoría

Lo que tienen las leyendas es que al apoyarse en mayor o menor medida en elementos imaginativos, pueden perder su espíritu en un mundo tan poco dado a este tipo de liturgias.
Seguramente, nuestros antepasados debieron de crecer entre narraciones orales que engrandecían el espíritu y buscaban sacar lo mejor de sus contemporáneos.
Siempre me atrajo la mitología de San Jorge y su batalla con el dragón.
Se cuenta que este dragón hizo un nido en la fuente que proveía de agua a un pueblo de honrados labradores y ganaderos. Como consecuencia, los ciudadanos debían apartar diariamente el dragón de la fuente para conseguir agua. Por ende, ofrecían un sacrificio humano que se decidía al azar entre los habitantes. Llegó un momento en que el macabro sorteo dirigió su azar a la princesa local. Antes de ser devorada, apareció San Jorge sobre su caballó matando al dragón y salvando a la princesa.
A día de hoy la vorágine social y tanta circunstancia malévola ha trasladado al ámbito deportivo algo así como el lugar en que se acumulan visiones, pozos de grandeza y donde se respira un verdadero ambiente de bondad humana.
Soy un tío sencillo. Bastante simple, dirán ustedes. Lo sé. No soy imbécil del todo y soy capaz de distinguir categorías. La historia de la humanidad tiene nombres propios que todos recordaremos.
Tenemos claro quiénes son los héroes a los que deberíamos parecernos. Lo cual no debería de ser óbice para ensalzar momentos maravillosos que nos dejan ciertos genios, tipos de carne y hueso a los que solemos elevar a condición de leyendas.
El partido que ha ganado Rafa Nadal a Federer en la final de Wimbledon permanecerá para siempre en la retina de todos.

Una oda al tenis. Una batalla deportiva épica en territorio de tradiciones y ante un rival grandioso. Una explicación a voces de lo que es enfrentarse a un muro inabordable.

Un día para recordar por siempre. El patrón de Inglaterra ya conoce a nuestro principal embajador.
Fabuloso. Fantástico. Legendario.
Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , ,

Corbatas

Yo no sé si el verano así lo justifica, pero leo que Miguel Sebastián decidió ir sin corbata al pleno del Congreso. Dice que sólamente la utilizará en actos oficiales. Corbacho, el titular de Trabajo e inmigración hace lo propio.
Pues qué quieren que les diga. No sé que pensar. Estoy bastante de acuerdo en que la elegancia y la compostura no tiene forma de corbata, pero creo que es una decisión ante todo simbólica y, tal vez, debería consultarse con el resto de los miembros parlamentarios.
Yo la verdad es que en ese apartado tengo suerte. A nosotros se nos permite ir sin exigencias de etiqueta, salvo cuando la situación así lo requiere, lo cual es de agradecer. No sé yo si a Barra, Rodríguez & Espáriz les permiten las mismas libertades. En fin… que hagan como Sebastián y lleven a efecto aquello de hacer “lo que me sale de la huevada”.
Hombre, hay una cosa irreprochable. Ver, por ejemplo, al Sr. Barra con su ajado y sucio chandal naranja y una camisetilla apestosa, tras haber trotado vergonzosamente por el caminillo de tierra cerca de la nueva casa del Chori resta total credibilidad a cualquier acto, comentario o circunstancia que rodee al fileno fanegas. Sin embargo, cuando en otras ocasiones le hemos visto ataviado cual Cary Grant, con su impoluto traje de banquero parece como que uno le mira con algo (recalco lo de algo) de respeto.

Lo mismo puede trasladarse a Rodríguez y Espáriz.

Me estrujo la cabeza y no recuerdo, por ejemplo, haber visto jamás en traje y corbata al “serdo” canario, al perruno o al Mote. Parece que en la boda de Rodríguez o en la de Espáriz, probablemente sea la primera vez en que todos parezcamos sacados de una peli de mafiosos. O no…