Archivo

Posts Tagged ‘México’

Protagonistas insospechados

El Mundial tenía ante sí una de sus jornadas más esperadas. Jornada de octavos de final. Dos partidos maravillosos: Alemania-Inglaterra y Argentina-México. Selecciones míticas, recuerdos cercanos y lejanos, entrenadores reconocidos, jugadores fascinantes… Todo apuntaba alto. Pero como en esos momentos ansiados por todos, más de una vez se acaba rompiendo por la presencia de un invitado inesperado. Por un Bofio cualquiera. Por alguien que no estaba predestinado a salir en los papeles. Y a falta de uno, aparecieron dos: un tipo uruguayo llamado Jorge Larrionda y uno italiano, un tal Rosetti. Lamentable.

Octavos de Final: Alemania 4 (Klose, Podolski y Müller (2)) Inglaterra 1 (Upson)

Por partes. Alemania fue bastante mejor que Inglaterra. La primera media hora fue un baile de un nivel todavía no visto en el Mundial. 2-0 y alguno más que pudo caer. El primero define las diferencias entre ambos equipos: saque largo del portero, error inaceptable de toda la defensa inglesa (patético Terry todo el partido) y de «Calamity» y Klose que con toda la fe y toda la convicción, no perdona. Poco después, toque alemán y golazo de Podolski. Esto parecía sentenciado. Pero hubo 10 minutos de claro color inglés. Un gran centro de Gerrard, una salida cómica de Neuer y upson recorta distancias. Un minuto después, Lampard empata. Remate desde fuera del área que supera al portero, pega en el larguero y entra. Larrionda mira para otro lado. Lo del 66… pero ahora. Curioso el destino. Curioso de verdad. El atraco consumió lo que quedaba de mitad. La segunda parte siguió con una Inglaterra volcada y otro tiro de Lampard al larguero. Éste se fue fuera (visto lo visto, parecía dar igual). Alemania hizo del contragolpe una obra de arte y Müller culminó dos maravillas de Schweinsteiger y Ozil. La realidad es cruda e inalterable. Alemania es mejor que Inglaterra. Bastante mejor. Mejor equipo y mejores jugadores. Y mejor entrenador…desde luego (vaya papel de Capello…). Alemania mereció pasar, desde luego. Alemania apunta muy alto, desde luego. Sí, pero a Inglaterra el árbitro le birló su única oportunidad de optar a la victoria. Es algo vergonzoso. Desde luego.

Octavos de Final: Argentina 3 (Tévez (2) e Higuain) México 1 (J.Hernández)

Lo dicho del otro partido, aplicable en gran medida. Y es que la primera media hora sólo tuvo un equipo. El de Aguirre. Tiro al larguero y ocasión de Guardado incluidas. Entonces, Tévez marca en un fuera de juego de varios metros. De frenopático. Pero lo bestial es que en el videomarcador, el juez de línea vio la cagada y tras hablar con el árbitro, no volvió atrás. Parece que los próceres de la Fifa tienen terminantemente prohibido volver atrás en un caso como el que se produjo. De locos. Árbitro y linier hablando de que el gol es ilegal, de que es fuera de juego, pero no pudieron volver atrás. Ciencia ficción. Sobre todo cuando a Zidane lo echaron después de ver su cabezazo por la tele. Automáticamente, México fue otra. Y nosotros sabemos lo que se siente cuando se te roba de manera tan flagrante. Acojonante. Osorio le regaló el segundo gol a Higuain y todo acabó. Absurdo. La segunda parte dejó dos golazos. Tévez y «Chicharito» Hernández dejaron lo bonito de una noche aciaga para el fútbol. El Mundial está gravemente condicionado. Entramos en un punto de irrealidad impropio. Argentina está en cuartos, porque un árbitro les ha dado un gol ilegal. Tienen a Messi y otros grandes jugadores. Pero el atraco a México quedará para siempre en el recuerdo de todos.

El resultado de la jornada de hoy debería ser que se presenta un partido de cuartos de final espectacular: Alemania-Argentina. Pero no, no es ése. La verdadera sinopsis del día de hoy es que unos tipos vestidos de negro han condicionado y mediatizado de manera indisculpable dos partidos tan importantes. Que en el año 2010, un balón entre y no se conceda gol o que un tío marque en posición ilegalísima y no se solucione (pudiéndose hacer) es inexplicable. Es un fraude. El conservadurismo de la Fifa en estos temas, que la llevan a impedir tajantemente que la tecnología pueda menguar de manera abismal los errores humanos debería ser estudiado por todos. Todos saldríamos ganando, se evitarían situaciones desagradables, enfados justificados y sensaciones de que la irregularidad le quita mucha de esa magia que tiene este deporte. Que en baloncesto analicen si una jugada ha entrado o no en tiempo, que en ciclismo vean la foto finish o que en tenis tengan el «ojo de halcón» y en fútbol sigamos jugando con leyes de la época de la Inquisición habla muy mal de los dirigentes y de su nulo esfuerzo por hacer que la justicia tenga el papel preponderante que, lamentablemente, todavía tienen a día de hoy los pobres árbitros.

Anuncios

Pasan los que lo merecen

Señores, nos adentramos en la parte más bonita del Mundial. La verdaderamente bonita. Equipos pasan, equipos caen. Ilusiones que mueren y otras que renacen. Tercera jornada de los grupos. Para empezar el A y el B. Comienza lo bueno… lo «infartante».

Grupo A: México 0 Uruguay 1 (Luis Suárez)

El partido había dado lugar a debate sobre posibles amaños. Ambos lo tenían en su mano, pero siempre quedaba la duda de pensar en que Francia o Sudáfrica golearan y pudieran ver su clasificación en peligro. Eso por un lado. Por otro, claro, subyacía el deseo de evitar a Argentina en octavos. Pronto se vio que de de tongo nada de nada. Partido luchado, algo trabado eso sí, pero muy intenso. Se juntaron al fin y a la postre lo mejor de una selección (la delantera formada por Forlán y Suárez es de las mejores del Mundial) y lo más blando de la otra (flojita la defensa mexicana) y al final llegó el tanto de los celestes. México no dejó de intentarlo (impresionante un remate de Guardado al larguero desde 35 metros). El empate también le hubiera valido a los de Tabárez para ser primeros. Uruguay, que no ha encajado un solo gol en el torneo además, apunta alto.

Grupo A: Francia 1 (Malouda) Sudáfrica 2 (Khumalo y Mphela)

Se confirmó la debacle. Francia ha firmado una de las participaciones más bochornosas de cualquier selección en la historia de los mundiales. Ni una victoria y un solo gol. Eso es lo de menos. Insultos, agresiones, un títere en el banquillo, rebeliones, «mobbing» a un compañero por ¿joven?, ¿blanco?… vaya usted a saber (que incluso ha sido expulsado hoy en el colmo de la desgracia). El seleccionado infame Domenech ha comandado a jugadores ufanos y crecidos en su propio ego e indolencia hasta un punto inversamente proporcional al que era subcampeón del mundo. Un conjunto que llegó injustamente al Mundial (divertidísimo leer los periódicos irlandeses ahora) y que no ha sabido competir dignamente, con un ambiente en el vestuario patético, con unos niños consentidos que incluso después de que el maleducado Anelka (descerebrado máximo) insultara gravemente a su entrenador, se negaron a entrenar y que en definitiva han hecho el mayor ridículo que yo recuerdo en un Mundial. Incluso se apunta a que Abidal no ha querido jugar hoy. Se dice que de los 23 que han ido hoy, Laurent Blanc sólo concocará a 5 para la próxima lista de Francia. Para terminar con el sainete, Sudáfrica ha merecido golearlos hoy de principio a fin. Viendo cómo se ha dado el partido, Sudáfrica ha estado muy muy cerca de lograr su objetivo. Enhorabuena a ellos por la victoria, a pesar de quedar eliminados en la primera ronda (primera vez para un anfitrión). Y al final, Domenech que no le ha querido dar la mano a Parreira. De locos.

Clasificación PTOS PJ PG PE PP GF GC (Dif)
Escudo de Uruguay Uruguay 7 3 2 1 0 4 0 (+4)
Escudo de México México 4 3 1 1 1 3 2 (+1)
Escudo de Sudáfrica Sudáfrica 4 3 1 1 1 3 5 (-2)
Escudo de Francia Francia 1 3 0 1 2 1 4 (-3)

Grupo B: Grecia 0 Argentina 2 (Demichelis y Palermo)

Argentina primera de grupo con todo merecimiento. 9 puntos. Pleno. «Puntaje perfecto» que dicen los compatriotas de Maradona. Hoy no tuvo rival. La vergonzante Grecia, que se jugaba el pase, salió con cuatro centrales y dos laterales repartidos por el campo cual equipo prehistórico dirigido por un tipo cobarde que sólo buscó el 0-0 y que Nigeria les hiciera un favor. Con toda justicia la miserable selección griega está en su casa. Por cierto, todo el mérito del mundo a ese pobre náufrago que estaba en punta luchando por el milagro: Samaras. Lo único potable. Argentina, sin rival, pareció un equipo interesante. Con un Verón apenas exigido repartiendo, un Messi, perseguido por todo el campo por un pobre amante de la tragedia, que no consiguió «su» gol, una nueva muestra de fuerza argentina a balón parado y el dato impresionante de que Martín Palermo («el optimista del gol», como le llamó Bianchi) salió 10 minutos y fue capaz de sentenciar tras un rechace. Enhorabuena. A Argentina le espera México en un cruce de octavos que calca el de 2006 y que se presenta mucho más igualado de lo que la gente puede pensar.Otro apunte de esos que le gustan al Ferlein: Messi se ha convertido en el capitán más joven de una selección en la historia de los mundiales. Crack único. Está claro.

Grupo B: Nigeria 2 (Kalu Uche y Yakubu (Penalti)) Corea del Sur 2 (Lee Jung Soo y Park Chu-Young)

Pues Corea se mete. Y bien que se lo ha merecido. Sin duda el mejor segundo de este grupo. Y eso que salvó este partido por los pelos. Le valía el empate siempre que no ganara Grecia. Como eso era imposible, hicieron lo debido. Y eso que Nigeria jugó un gran partido y estuvo cerquísima de pasar. Se adelantó con un gol del «almeriense» Uche tras un despiste defensivo (lamentable hoy la defensa coreana). El propio Uche estuvo a punto de poner el 2-0. Balón al poste. Y justo antes del descanso y nada más empezar la segunda parte, Corea le dio la vuelta. Dos balones parados y 1-2. Flojito el guardameta nigeriano (recordó al mejor Rufai). Desde entonces y hasta el final 35 minutos de acoso brutal de los nigerianos. Increíble que no lograsen marcar más goles. Yakubu falló dos goles (especialmente uno con la portería vacía a un metro de la meta; ¡¡ni Salinas!!), pero empató de penalti tras una cafrada sin precedentes de un defensa coreano (les aseguro que con nombre raro, por eso no lo reproduzco). Martins tuvo el 3-2, pero se fue fuera. Hoy lo mereció el equipo africano, pero en el cómputo global de los tres partidos, se lo ha ganado Corea. Corea-Uruguay en octavos. Parece claro, pero vaya usted a saber…

Clasificación PTOS PJ PG PE PP GF GC (Dif)
Escudo de Argentina Argentina 9 3 3 0 0 7 1 (+6)
Escudo de Corea del Sur Corea del Sur 4 3 1 1 1 5 6 (-1)
Escudo de Grecia Grecia 3 3 1 0 2 2 5 (-3)
Escudo de Nigeria Nigeria 1 3 0 1 2 3 5 (-2)

Se acabó la fase de liguillas para los dos primeros grupos y ya tenemos, por tanto, los dos primeros cruces de octavos: Argentina-México y Uruguay-Corea del Sur. Además, habría que destacar que tenemos al gran derrotado del Mundial: Francia. Terrible su participación. Du jamais vu, dicen los gabachos. Pues eso. Penoso. Además, primeros dos graves palos para África: Nigeria y la anfitriona Sudáfrica están fuera. Grecia ha hecho el ridículo anclada en su sistema de Maguregui. De los que han pasado varios nombres propios: Messi y Forlán por encima de todos. El Mundial se pone bonito. España descansa y entre críticas (tal vez, algo desmesuradas) ya piensa en la final del Viernes contra Chile. Parece que volverá Iniesta (necesario), pero habrá que ver por quién.

Primeras cosas claras

Todavía con el palo en el ano por el petardazo suizo nos adentramos en la segunda jornada para los grupos. Importante saber la reacción de los derrotados y saber si algún equipo matemáticamente decía adiós y otros se metían ya en octavos. Importante era saber también si el nivel de fútbol se iba elevando con el paso de los partidos. El frío y las vuvuzelas de los cojones le dan al Mundial africano un toque bastante raro, pero un Mundial es un Mundial y toca disfrutarlo; el siguiente queda ya demasiado lejos.

Grupo A: Sudáfrica 0 Uruguay 3 (Forlán (2) ( 1 de penalti)) y Pereira)

Estas cosas tan raras que, a veces, tiene un Mundial hace que dos equipos de un grupo jueguen 24 horas antres que los otros. Así fue. 20 años después (parece que estuviera viendo ahora mismo el remate picado de Fonseca en Italia’90), Uruguay consiguió una victoria en una fase final de un Mundial. Y también gracias a uno de esos nombres míticos en la historia de los celeste: Diego Forlán. El mejor jugador de largo de los que había sobre el campo hizo lo que mejor sabe: meter un zambombazo desde su casa y anotar un penalti que había supuesto la expulsión del portero a poco del final. Sudáfrica nunca pudo y regaló poco después el tercero. Tirando nuevamente de historia, los sudafricanos pueden convertirse en la primera selección anfitriona que no pasa su grupo. Tiene toda la pinta.

Grupo A: Francia 0 México 2 (J.Hernández y Cuauhtemoc Blanco (penalti))

México ha dado un paso de gigante para meterse de nuevo en los octavos de final. Mucho mejor plantado, consciente de la necesidad de plantear un encuentro duro y aguerrido supo encontrar los agujeros de un equipo retirado por demolición como el gabacho. Con un gol en fuera de juego (bien merecido se lo tienen los franceses) y un penalti estúpido de Abidal, los de Aguirre derrotaron con toda justicia a Francia y con casi toda seguridad se plantaran en los cruces con un buen amaño ante sus «compañeros» uruguayos. Lo de Francia es penoso. Crucificados de salida por meterse en el Mundial robándole el sitio a Irlanda, llevan cero goles en 180 minutos y ni una sola ocasión mencionable. Equipo desestructurado, mal dirigido, peor gestionado y abandonado a su suerte por su entorno y por sus propios jugadores. Lamentable churro francés y espectacular desenlace para los aztecas. México ganó con todo merecimiento.

Grupo B: Argentina 4 (Park Chu Yueng (p.meta) e Higuain (3)) Corea del Sur 1 (Lee Chung Yong)

El partido que decidía el liderato del grupo se lo llevó Argentina. Primero, porque los asiáticos se pegaron un tiro en el pie (gol en propiameta y asistencia a Higuain en el segundo). Segundo, porque después de aprovechar la cagada de Demichelis y la baja por lesión de W.Samuel se pusieron 2-1 y perdonaron el empate. Tercero, porque el Pipita aprovechó una «asistencia» de Messi y otra de Agüero y logró el primer triplete del Mundial. La realidad es que Argentina jugó mejor que el primer día, pudo matar antes el partido y acabó arrasando gracias a la escandalosa delantera que posee, la mejor del Mundial con diferencia. Messi estuvo muy bien y tiene toda la pinta de que puede ser el principal protagonista del torneo. Hoy incluso bajó al centro del campo a ayudar en la creación. Por ahí se le pueden escapar ciertas opciones a los del inefable Maradona: no construyen juego. Pero sí jugadas de gol. Y eso (si no que se lo pregunten a España) es oro puro. Argentina está virtualmente en octavos.

Grupo B: Grecia 2 (Salpingidis y Torosidis) Nigeria 1 (Kalu Uche)

Los griegos han dado la sorpresa. Han ganado su primer partido mundialista (curioso para un campeón de Europa) y renuevan sus opciones, cuando pocos creíamos en ellas. El partido fue la definición exacta de lo que es un vodevil. Resultó cómico. Se adelanta el conjunto africano después de que el portero Chorbas (o Tzorvas) como dicen los griegos la pifiara de manera ridícula. Con el partido controlado para Nigeria, un deficiente llamado Kaita se autoexpulsa y deja a los de verde con diez. Empatan los griegos con un rebote antes del descanso. Segunda parte. Ocasiones para Grecia, pero nada. Contrataque claro para los nigerianos que no saben concluir sin portero y a tres metros de la portería, tal cual. Penoso. Para terminar el chiste, disparo desde lejos, el portero Enyeama (hasta entonces impecable) se contagia de la broma común y regala el segundo a Torosidis. Grecia se encuentra de casualidad con una victoria. La conclusión es que en este grupo todos tienen opciones de pasar. Continua el espectáculo circense.

Pues como reza el titular ya hay varias cosas claras. En el grupo A, México y Uruguay se encuentran tras dos jornadas con 4 puntos (primeros los celeste) y los penosos franceses y novatos sudafricanos están con 1. Todo apunta (sobre todo Tabarez) a que empatarán ambos y ya tendremos dos clasificados, aunque México deberá valorar si la más que evidente probabilidad de que su cruce sea ante Argentina les merece la pena sin más. Francia está a la expectativa, aunque lo que realmente desea es irse ya para casa. En el Grupo B, Argentina se ha postulado como clarísimo favorito al título al contar con los mejores atacantes del mundo. Dinamita pura que puede ganar cualquier partido, pero ojo… carencias enormes en su juego podrían pasarles factura. En cualquier caso, los bicampeones serán primeros e increíblemente el segundo puesto se lo jugarán Corea, Nigeria y Grecia… cualquiera de los tres tendrá opciones. Quizás Corea puede tener alguna ventaja por valerle el empate ante Nigeria y que Grecia se mida a Messi y compañía, pero sinceramente todo puede pasar.

Sobre los nuestros…a pensar en Honduras. Hay que demostrar a los agoreros cenizos y basuros como el Míkel que sólo ha sido un accidente y que el camino y el estilo es de verdad irrenunciable. Esos tíos merecen que les demos un voto de confianza. Pero sólo uno, porque otro nos dejaría en la cuneta.

Inauguración con empates

Ha empezado la fiesta. Ha empezado el espectáculo que nos embelesa durante un mes y que sólo sucede cada 4 años. Un eclipse balompédico… sobre todo, si España opta a algo serio.

Tras una jornada de inauguración de poco menos de una hora, marcada por el especial énfasis en lo que significa que África albergue una cita de este calibre por primera vez, comenzó el fútbol. El fallecimiento de la bisnieta de Mandela que impisió su presencia deslució en cierta manera el tradicional acto con el que todos los mundiales le dan la bienvenida al planeta. Por cierto, lean Por fin en África de Aurora Moreno si quieren saber de verdad. Si quieren conocer de verdad. Si quieren sentir de verdad lo que es África y lo que es Sudáfrica.

Grupo A: Sudáfrica 1 (Tshabalala) México 1 (Márquez)

La anfitriona, Sudáfrica, tuvo el honor de abrir el campeonato enfrentándose a México en Johannesburgo. Partido relativamente discreto en lo que a calidad purista pudiera referirse, pero intenso y con bastantes ocasiones. La primera parte fue claramente de color mexicano, pero ni el Guille Franco ni Giovanni Do Santos supieron sacar provecho de las ocasiones. Incluso se les anuló un gol (bien anulado) al filo del descanso. La segunda parte fue otro cantar. Partido de ida y vuelta con bastantes más ocasiones para los Bafana Bafana, que de hecho se adelantaron, con un golazo espectacular de Tshabalala a la contra. Zapatazo cruzado que percutió la red por la escuadra izquierda del guardameta Pérez. Sudáfrica pudo sentenciar en varios momentos, pero Márquez a pase de Guardado, tras error africano, empató el encuentro. Mphela pudo darle la victoria a Sudáfrica en el último minuto, pero el balón se fue al palo. Resultado justo, pero es innegable que México decepcionó en cierta manera.

Grupo A: Uruguay 0 Francia 0

Pobre encuentro, calcado al que se vivió en el Mundial de 2002. Ocasiones sueltas, algún disparo desde fuera del área, demasiado respeto uruguayo y poca claridad (y fútbol) gabacho. Además, faltando 10 minutos para terminar, los sudamericanos se quedaron con uno menos y ni aún así, Francia fue capaz de marcar. De hecho apenas inquietó la portería uruguaya. Y eso, pese a lo mucho que animaban los gabachines con su «uuuu» en el bareto cutre al que fuimos para verlo. Empate a nada y pobre imagen de los dos equipos que a priori se presentan como claros favoritos del grupo.

Grandes risas las que nos echamos a lo largo de 14 horas de inauguración entre unos sitios y otros. Bien aprovechado y bien celebrado como se merecía el acontecimiento. En el grupo A, los cuatro equipos tienen 1 punto y el jueves 17 se juegan la segunda jornada que, en principio, debería ir aclarando más el camino y las posibilidades de todos.

Susto de muerte en la madrugada

Quizás haya sido por las horas, pero me ha impactado bastante.

No sé si era el calor, los cubatas que me bebí con la Mentxu, el sofoco del partido del Madrid o las cosas tan sacadas de un libro de Lewis Carroll que me cuenta Del Rosal, pero eran las 05:30 de la mañana y llevaba una hora dando vueltas en la cama. Decidí levantarme y darme una vuelta por Internet.

Abro El Mundo y leo que a José Tomás le han cogido y que su vida corre peligro. Tal cual. Me quedo pálido.La imagen acojona. Se ve cómo va perdiendo sangre a borbotones.

No soy muy de toros. Jamás he ido a una corrida y dudo mucho que alguna vez lo haga, pero sé cómo se llama el toro que mató a Manolete y el que mató a Paquirri. Y conozco el nombre de las plazas. Son cosas que se te quedan grabadas. Tuve esa misma sensación: la de estar ante un momento histórico que sería recordado años y años.

Voy a El País y una pequeña mención en que se dice que no es para tanto (con otras palabras, obviamente). Abc o El Confidencial no dicen nada. A las 6, pongo la radio, ya en la cama para escuchar si hay alguna novedad. Pero Mentxu intenta sobar al lado y me da reparo despertarla. Escucho la primera noticia y al oír que trata de Garzón y la manifestación, apago. «Si, de verdad, su vida corriera peligro, sería la primera noticia, ¿no?» —me digo a mí mismo. Así que intento dormir un rato.

Al despertarme veo que está estabilizado, pero recuerdo horas después el impacto que me ha supuesto leer de madrugada que el padre de José Tomás estaba llorando al ver la cantidad de sangre que estaba perdiendo y que la cornada podría tener tres trayectorias, llegando casi a la femoral.

De lo poco que sé de él, es que dicen que es introvertido, que se acerca casi de forma suicida a los toros y que dice que es del Atleti (de ahí, la enorme cantidad de estúpidos chistes sin gracia que el puto bizconde taurino hace a diario). Y un día en que Carlos Herrera abrió su programa diciendo que José Tomás había realizado una de las mejores corridas de la historia. Creo que en Barcelona. Sin cámaras y que sólo se podían ver vídeos en Youtube. Esperemos que todo se haya quedado en un susto.

Desde luego no olvidaré Aguascalientes (aunque ya me sonaba, no sé si por parte de la mexicana o del cerdo del Míkel) y sé que esta noche no apagaré la radio una vez que acabe la sintonía de Manolo Molés.

ESPN

Ya sabrán los más cercanos que contraté Imagenio en casa para tener Internet y el teléfono. La oferta no era del todo mala y me lancé.

Tropecientos canales, como pueden pensar, de los cuales, muchos jamás ojearé y una grata sorpresa: ESPN. Canal guiri de deportes que sobre todo, recuerda momentos históricos del mundo que tanto nos apasiona.

Para que se hagan una idea: en tiempos muertos he llegado a ver combates históricos de Ali, como el inolvidable ante Foreman o los que le enfrentaron a Frazier. También un ratillo pude ver a Joe Louis en el combate politizado de 1938 ante el alemán Schmeling. Pura historia.

He podido deleitarme con la final de Wimbledon que enfrentó en 1985 a un Boris Becker de 17 años ante Kevin Curren.

O películas oficiales de los mundiales (como la del 70 o la del 74), la final de la Copa de Europa entre el Bayern Munich y el Saint Etienne de 1976, tropecientos enfrentamientos también de equipos ingleses etc…

No crean, no es que me pase el día entero viendo la tele. En absoluto. Pero mire a la hora que mire este canal tiene momentos a los que uno no puede renunciar.

La cuestión es que forma parte de uno de los paquetes que Teléfonica me “regala” el primer mes. Imagenio que desaparecerán en breve.

Lo recordaba también al ver al gigante horroroso ruso que hace llamarse Valuev, la mala bestia amorfa que era campeón del mundo de los pesados hasta ayer. Cayó ante el gayer británico Haye. En fin… pensar lo que ha sido esa corona (no la británica… la de los pesados) y lo que es en la actualidad da ganas de llorar.

Poco más. Destacar el buen fin de semana que hemos pasado en la compañía de la gentucilla de siempre. Por cierto, creo que el cerdo rey llega de México en días. Habrá que escuchar sus aventuras.

Llaves y pepinos

No, no es obsesión periodístico-deportiva. Pero volví a acordarme de Andrés Montes ayer. No por el tiki-taka ni por zarandajas similares. Les explico.

Resulta que después de una noche con gente del Máster y con cerdos de la calaña de Del Rosal, Espáriz u Ortigoza decidimos volver a casa a una hora prudente, tras una velada interesante.

Conocimos al vicepresidente ejecutivo del club del pepino y varios de sus asesores más cercanos.

Tuvimos tiempo de hablar de temas recurrentescomo el Valencia en que jugaba el Romario de Aldaya. Alguno salió gritando: ¡Amunt Valencia! De locos.

La cuestión es que al volver a casa, estoy a punto de despedirme de Camilo y llama Espáriz, contrariado, preocupado y cabreado. ¡¡No encuentra las llaves!! Dios mío. Salinas, ¿dónde están las llaves?

El caso es que nos volvimos para el Moby Dick, donde por cierto nos encontramos al inefable Matías con su tropa en la primera llegada. El mundo es un pañuelo.

Búsqueda mediante, espeleología, actividad minera y de rastreo a la vez permitió encontrar uno de los juegos de llaves extraviados. Pero ¡Salinas, ¿dónde están las llaves?! Concretamente, ¿dónde coño estaban las de Alpedrete? Tras buscar inclusive en rendijas más pequeñas que las aberturas de Corea del Norte, un camarero gentil nos aconseja preguntar en el ropero. Allí estaban las otras. Conseguido.

El susto ha sido morrocotudo. Pero bien está lo que bien acaba.

Habrá que tener cuidado en próximas ocasiones. Si no, la alternativa es adoptar tácticas ya vistas en películas como Pulp Fiction. ¿Recuerdan dónde el padre de Butch guardó el reloj para que “los sucios amarillos no le pusieran las manos encima”? Puede parecer ciertamente complicado desde el punto de vista físico. La información es poder. Podríamos preguntarle al Vice y sus consejeros y que nos dieran un curso. Nunca se sabe.

A la espera de nuevas noticias de los cerdos exiliados en México nos despedimos hasta una nueva ocasión.