Archivo

Archive for 30 abril 2010

Pub nº23: Ugly Paddy Irish Pub

Era un día importante. Por muchas cosas. Futbolísticas y no tanto.

El Ugly Paddy Irish pub fue una excelente elección de don Miguel Barra. Tras el chasco que supuso The Towers Irish Pub con su nulo trato y vergonzante actitud, nos resarcimos. La atención fue exquisita. Todo fue discreto, cordial y ágil. Más que aceptable.

Digamos que el pub está situado en plena Latina. Al lado de la plaza del Humilladero. Los que hemos pasado fiestas de la Paloma por allí conocemos la zona. Pero cierto es que el pub no nos sonaba mucho. Es bastante reciente.

El pub es pequeño. Una sola planta dividida en dos espacios. Primero el que se encuentra según cruzas la puerta y que tiene a la izquierda una pantalla, un sofá cómodo, una mesita y una serie de sillas bastante particulares. Después la barra (pequeña, pero coqueta). Entonces uno se encuentra ante una especie de parteluz que separa ambos ambientes. Ese segunda parte tiene una pantalla mucho más grande, y lugar para que haya gente de pie. Al fondo lo baños. Ya está, es todo. Poco, pequeño, pero tremendamente acogedor.

Esto ya se sabe, va por gustos. Pero, por ejemplo, Ortigoza que hace ya tiempo que le va dando vueltas a su sueño y en espera de su próxima jugada maestra de naipes (repóker) comentaba que él quiere un tipo de negocio como ése. Recogido y con un punto entrañable que gusta.

Al ser un día de bastante calor en Madrid, salvo una Guinness que tomó Del Rosal optamos por las rubias. Bien acompañadas por unas merecidas tapas y más adelante por unos perritos calientes buenos, pero eso sí, carísimos (3’50€). El precio de la rubia era de 4€ y la negra 5€, con lo que no estuvo del todo mal.

Hubo un punto obviamente más que negativo: el ambiente. Nulo. El jueves es un día fantástico para salir, especialmente en primavera, y los bares suelen estar llenos. Hay gente por la calle, tomando cervezas en las terrazas y los jovenzuelos de mente descarriada con ganas de hermanarse con féminas de toda clase abundan mires por donde mires. Pues aún así, prácticamente nadie en el pub.

Y encima era un día de fútbol. De fútbol europeo. Ya sin el Barça de los aspersores sueltos, el epicentro del balompié a la espera de que comience el Mundial estaba en Anfield. En ese mágico escenario en que el Madrid salió humilladísimo el año pasado, el Atlético selló su pase a la final de la Uefa con un fútbol discreto, pero suficiente para eliminar al equipo del Míkel, que sólo pudo rumiar la derrota con bastante dignidad.

Creo que todos nos hemos alegrado enormemente por el pase a la final del equipo rojiblanco. Nos cae bien el Atleti. Recordábamos, claro está de aquella final en Gerland, ante el maravilloso Dinamo de Kiev con el segundo mágico tanto de Blokhin que Ortigoza explicaba desde su retina colchonera. El Papo y Ortigoza estaban que no cabían en sí de gozo.

Hubo muchas conversaciones interesantísimas. Del Rosal y su analogía sobre Ronaldo y Geremi (desternillante), el Míkel y su preparación para la carrera de dentro de una semana con banquete posterior (al que sólo podrán asistir cerdos; que nadie se ofenda, pero parece lógico), Ortigoza y su negocio ya medio en mente (es la primera vez que de verdad se nota a nuestro amigo con el primer esbozo real de lo que será su planning futuro), el Papo que sigue con su escalada y mirando en la agenda para ver si se puede ir a Hamburgo y mi menda pensando un poco en todo: Geremi, la carrera, el negocio y futuros viajes (¿julio en Reino Unido, señores cerdos?).

Lo dicho, por tanto: muy buen pub, buena disposición y aunque no será el número 1 de la lista, tendrá una entrada más que digna en el Top de Bebedores.

P.D. No, amigos, no me he olvidado del documento gráfico del 23. Yo he estado en muchos bares, en muchos pubs irlandeses y la originalidad es algo que siempre me ha encantado. Lo que pude ver en el baño del Ugly Paddy es tan curioso como digno de ser loado. Grifos de cerveza en el baño!!Pero no, no piensen mal. Sale agua. En fin… no podía ser perfecto.

Hasta la semana que viene.

Anuncios

Alegría indescriptible

«Sí, sí, sí, nos vamos a Madrid» QUE SE JODAN.

Piqué: «Espero que los jugadores del Inter odien ser futbolistas» QUE SE JODAN.

«’Remountada’» QUE SE JODAN.

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Santi Nolla: «Es posible. El sueño está muy cerca, se puede tocar con las manos. El Bayern de Van Gaal espera. En Madrid. En el Bernabéu. Hoy también te toca a ti» QUE SE JODAN.

Un provinciano del Sport (Mascaró): «Soy de los que creen que remontaremos. Y, si lo hacemos (que lo haremos), seremes campeones. Porque, sea quien sea el rival del Barça en la final del Bernabéu (Bayern u Olympique de Lyon), el equipo blaugrana saldrá del estadio madridista levantando su cuarta Copa de Europa. Lo hará en territorio enemigo y ante la atónita mirada de un Florentino Pérez que no sabrá dónde esconderse. Porque el Barça y el barcelonismo sabe que esta final también es histórica. Y que no habrá otra oportunidad como ésta para humillar al Madrid en su propia casa. Remontaremos y seremos campeones. Este es mi sueño. Y el de millones de culés de todo el mundo. ¡Lo conseguiremos!. Hasta mañana. Salud y suerte». JÓDETE, BASTARDO.

Laporta: «Mourinho es un psicólogo de pacotilla» QUE SE JODAN.

Piqué: «el morbo de ganar la Champions en el Bernabéu es demasiado grande como para perder de vista una oportunidad de oro para un culé» QUE SE JODAN.

Carazo: «¡Arde Madrid! El camino hacia la gloria blaugrana está más cerca. El primer paso para llegar a la finalísima del Santiago Bernabéu está más cerca con el KO del Arsenal, lo que ha comenzado a dar síntomas de un miedo cerval a Florentino Pérez y su séquito» QUE SE JODAN, QUE SE JODAN, QUE SE JODAN.

Márquez: «”¿ Ganar la Champions en el Bernabéu? No habría nada más grande. Es lo que quieren todos los culés” QUE SE JODAN.

Ibrahimovic: «Entendí lo que significaría ganar la Champions en el Bernabéu  la primera vez que vine a Barcelona. Ganar allí sería fantástico y estamos haciendo todo lo posible para llegar a esa final”. QUE SE JODAN.

GRACIAS MOURINHO, GRACIAS INTER, GRACIAS MOURINHO, GRACIAS INTER.

Categorías:Fútbol Etiquetas: , , ,

10 kilómetros

No voy a perder mucho tiempo en este post. Enseguida lo entenderán.

27 de abril por la tarde. Momento oportuno para confirmar que el Sr. Miguel Barra, alias “0,25” (no piensen en Rocco ni en Nacho Vidal) y un servidor están, a falta de confirmación oficial, inscritos en la III Carrera Popular de Alcobendas-Gran Ciudad del próximo domingo 9 de mayo.

10 kilómetros por la ciudad que nos ha visto crecer, reír, vomitar, cagar y hasta folgar. El recorrido es interesante:

La realidad nos podría hacer pensar que los dos cerdos no están del todo bien preparados para la carrera. La realidad miente: NO ESTAMOS EN ABSOLUTO PREPARADOS. Pero queda tiempo e intentaremos entrenar para, primero: poder acabar; segundo: no morir en el intento y tercero: celebrarlo con una comilona y una jartá a beber que a más de uno se le van a quitar las ganas de volver a correr.

En fin, podría seguir contándoles historias y tal, pero paso. Entre otras cosas, porque he quedado con mi compañero de fatigas para entrenar: nos vamos a correr por la dehesa.

Salud. Y una botella de Ribeiro, si puede ser.

Susto de muerte en la madrugada

Quizás haya sido por las horas, pero me ha impactado bastante.

No sé si era el calor, los cubatas que me bebí con la Mentxu, el sofoco del partido del Madrid o las cosas tan sacadas de un libro de Lewis Carroll que me cuenta Del Rosal, pero eran las 05:30 de la mañana y llevaba una hora dando vueltas en la cama. Decidí levantarme y darme una vuelta por Internet.

Abro El Mundo y leo que a José Tomás le han cogido y que su vida corre peligro. Tal cual. Me quedo pálido.La imagen acojona. Se ve cómo va perdiendo sangre a borbotones.

No soy muy de toros. Jamás he ido a una corrida y dudo mucho que alguna vez lo haga, pero sé cómo se llama el toro que mató a Manolete y el que mató a Paquirri. Y conozco el nombre de las plazas. Son cosas que se te quedan grabadas. Tuve esa misma sensación: la de estar ante un momento histórico que sería recordado años y años.

Voy a El País y una pequeña mención en que se dice que no es para tanto (con otras palabras, obviamente). Abc o El Confidencial no dicen nada. A las 6, pongo la radio, ya en la cama para escuchar si hay alguna novedad. Pero Mentxu intenta sobar al lado y me da reparo despertarla. Escucho la primera noticia y al oír que trata de Garzón y la manifestación, apago. «Si, de verdad, su vida corriera peligro, sería la primera noticia, ¿no?» —me digo a mí mismo. Así que intento dormir un rato.

Al despertarme veo que está estabilizado, pero recuerdo horas después el impacto que me ha supuesto leer de madrugada que el padre de José Tomás estaba llorando al ver la cantidad de sangre que estaba perdiendo y que la cornada podría tener tres trayectorias, llegando casi a la femoral.

De lo poco que sé de él, es que dicen que es introvertido, que se acerca casi de forma suicida a los toros y que dice que es del Atleti (de ahí, la enorme cantidad de estúpidos chistes sin gracia que el puto bizconde taurino hace a diario). Y un día en que Carlos Herrera abrió su programa diciendo que José Tomás había realizado una de las mejores corridas de la historia. Creo que en Barcelona. Sin cámaras y que sólo se podían ver vídeos en Youtube. Esperemos que todo se haya quedado en un susto.

Desde luego no olvidaré Aguascalientes (aunque ya me sonaba, no sé si por parte de la mexicana o del cerdo del Míkel) y sé que esta noche no apagaré la radio una vez que acabe la sintonía de Manolo Molés.

Pub nº22: The Towers Irish Pub

¿Quién no conoce a Henry Ford? La respuesta es obvia: pocos o ninguno.

He acudido al ejemplo más claro (y, tal vez, pueril) de lo que es levantar un imperio desde la nada. Crear un negocio desde la idea. Llevarla a cabo con esfuerzo. Y con premisas claras. Decía Ford: «Si hay un secreto del buen éxito reside en la capacidad para apreciar el punto de vista del prójimo y ver las cosas desde ese punto así como del propio». En fin, tan antiguo como los evangelios. No hagas a los demás lo que no querrías que te hicieran a ti.

Ayer fue día de pub. Fuimos al 22. The Towers Irish Pub. Web en construcción. Como el mínimo decoro que un gerente de local debe tener con sus clientes. Lo de ayer fue lamentable. Indigno. Para recomendar no volver a pisar jamás ese bar.

Situado en Paseo de los Olmos 28, justo al lado de Pirámides, lindando con el Calderón, acudimos a nuestra puntual cita con los pubs irlandeses madrileños. Por fuera no pintaba mal. Metido en un feo bloque de ladrillo y haciendo esquina nos esperaba con las puertas abiertas.

Una vez dentro, se puede comprobar que las dos plantas, relativamente bien distribuidas dan un cierto entorno agradable. Digamos que se asemeja a lo que un pub irlandés debe transmitir. La barra, únicamente en la parte de abajo, es bastante grande y hay diversas zonas en las que poder sentarse. Hasta ahí bien. Pero varios puntos inexcusables en contra: mala música y ninguna televisión. Evidentemente, injustificable. Debería el maleducado gerente saber que antes de montar un negocio es importante hacer lo que llaman un estudio de mercado. Cotejar opiniones, rodearse incluso de expertos. Saber de qué va la cosa. Muy mal por ese lado.

La decoración es lo único en que quizás podamos decir que al menos no desentonaba. Las paredes están convenientemente cubiertas de elementos irlandeses inconfundibles: cuadros, banderas, imágenes, objetos de madera (recuerdo un violín muy curioso encima de una estantería cerrada con libros), nombres de autores imprescindibles, una chimenea acorde con todo e incluso un techo original con partes de vidriera. Esto último junto al arco que lleva a una de las zonas (justamente donde nos sentamos) recuerdan bastante al St. Patrick’s Abbey Tavern. Como digo, no será en esta faceta irlandesa en la que suspenda el pub.

Hay que apuntar que los cofrades fueron los de siempre. Los siete samuráis de la birra aparecimos por la puerta dispuestos a pasar un buen rato. Todos sin excepción acudimos nuevamente a la cita lo que indica el alto grado de complicidad que estamos alcanzando en esta nunca suficientemente loada tarea de recorrer los pubs madrileños para aconsejar al viajero inocente dónde debe y no debe acudir.

Nos tomamos la primera pinta —aceptablemente servida— y el resultado parecía que iba a ser positivo. Estábamos a gusto. Decidimos no cenar, aunque a posteriori intuiríamos que como en casi cualquier irlandés la comida no era mala.

De repente y sin saber cómo, del techo (concretamente de una de las vidrieras a las que hacía mención anteriormente) comenzó a salir un reguero de agua. El agua se filtraba y caía en una buena cantidad en la mesa anexa a la nuestra y lógicamente las salpicaduras no sólo eran molestas, eran inaceptables. Llegaron las dos camareras, extranjeras, que apenas sabían el idioma balbuceando que no podían hacer nada. Poncio Pilatos, un aprendiz al lado de éstos. Allí seguía cayendo agua. Que por cierto, no sabíamos de dónde coño venía. ¿Del aparato de aire acondicionado? ¿Del báter? ¿Del vecino de arriba? Digo que no lo sabíamos, porque el patético gerente de gafitas se acercó, miró, dijo que «a veces pasa» y con dos cojones se marchó de allí. Por un momento pensamos que iría a por una fregona, que iría a buscar una mesa donde colocarnos, que haría algo. Nada más lejos de la realidad. El tío se fue a hablar con otras personas mientras pinchaba algo. Tal cual.

Nuestra indignación crecía. Parecía que la gotera disminuía, por lo que por un momento decidimos hacer mutis por el foro y cambiarnos a la mesa de al lado en la que apenas cabíamos todos. Era más pequeña. El cabreo en cualquier caso no menguaba. ¿Nunca han tenido la sensación de que les están tomando el pelo y pese a que lo intentas no puedes evitar finalmente explotar? Así fue. Una segunda gotera comenzó a expulsar nuevamente agua.

Cuando ya nos íbamos rumiando la lamentable nota que el pub tendría (y tendrá) llegó el incompetente gerente a decirnos que lo sentía. Entonces el orador que Del Rosal rezuma por los poros de su piel saltó y le cantó las cuarenta al responsable de tal sinvergonzonería. Con todos los argumentos de su lado le explicó que era lamentable y patético que ni se hubiera dignado a poner un cubo, a limpiar la asquerosidad que se estaba formando allí y ni siquiera indicarnos si eran aguas fecales o celestiales. Todo cuando éramos (nunca más) sus clientes y estábamos soltando billetes por unas consumiciones y un servicio que en ningún caso habíamos recibido correctamente. El pobre monigote asentía como el niño al que papá reprende por haber hecho una travesura. Lamentable.

El tío dijo que nos invitaría a una, pero con el cabreo que teníamos escapamos de allí. Según salíamos recapacitamos y dijimos que lo mínimo era tomarnos lo que el memo había ofrecido. Algunos de los nuestros decidieron no volver. Al llegar el tío quiso nuevamente argumentar y explicar lo inexplicable. Nos tomamos la cutre cerveza que nos ofreció y ahuecamos el para nunca más volver.

Hay un proverbio árabe que siempre me ha gustado y que ayuda a canalizar el sentimiento de maltrato al que nos sometió el mentecato del peor pub de Madrid: «La primera vez que me engañes será culpa tuya; la segunda vez, será culpa mía».

Pues eso.

Indaseable

¿No les parece que alguien con la extremada habilidad lingüística demostrada en el titular del post está más que capacitado para trabajar en el pútrido diario Marca?

En serio, es que no puedo más. No puedo más. El Inter acaba de derrotar al Barça en la ida de las semis de la Champions en un partidazo brutal donde se ha visto lo mejor y lo peor de cada equipo y yo sólo tengo ganas de vomitar. Me entran arcadas. He visto un partido que me ha encantado. Como en general lo consigue la Copa de Europa. ¡¡Vaya vuelta la que nos espera!! Pero es que esto es penoso.

Llevo ya unos días INDAgando (esta facilidad para hacer juegos de palabras ya me asciende por lo menos a redactor jefe) en la vida y milagros de la mayor vergüenza periodística que haya parido este país de analfabetos funcionales en lo que a prensa deportiva se refiere: Eduardo Inda.

Entro en el panfleto web tras el 3-1 del Inter y veo “Eduardo Inda ya avisó de las posibilidades del Inter de Mourinho”. En serio, es que no puedo más. ¿QUIEN COJONES SE CREE QUE ES EL LAMEPOLLAS DEL PUTO EDUARDO INDA? (Perdonen la procacidad).

Este anormal de carrito es el que lleva todo el año queriéndose cargar a Pellegrini (sólo por eso debería seguir en el cargo) y que propone como cambio, por ejemplo, a Capello. Pero es que es tan inepto que no recuerda que fue ya 2 veces entrenador aquí. Jodido imbécil. Portadas amarillistas, sensacionalistas, vomitivas. El que ha acribillado a Higüaín en favor de Benzema (la prensa mamadora del movimiento que diría Lama) o el que inventa noticias (joder, ¡¡¡que un “periodista” se inventa noticias!!!) como que el Madrid quiere a Silva, a Navas o a Agüero justo cuando toca partido contra ellos.

Al contrario de todo lo que diariamente gestiona el impresentable protagonista del post, me ha dado por buscar en muchos sitios, leer muchas opiniones e intentar entender el porqué. Como mi intención no es aburrirles, dejo a su elección la posibilidad de leer este artículo de Guillermo López García, imprescindible de la primera mayúscula al último punto para conocer al farolero este. O el vídeo que os muestro.

Lametraserillos, pelota, cretino, soberbio, egocéntrico…asqueroso, completamente asqueroso.

He de reconocer que para mí fue un punto de decepción importante el ver que un ídolo de mi adolescencia y creador de memorables artículos y crónicas como Santi Segurola acababa en el panfleto de barrio por excelencia. Quizás le nombrarían director —pensé—, pero nada más lejos de la realidad. Cierto que es lo único pasable (y algo —poco— de Palomar) de la gacetilla de pueblo que sale de Unidad Editorial, pero siempre fue un punto que no llegué a entender. Al menos, enterarme de que SúperInda se lo quiso cargar me rescató algo de las ideas iniciales.

Marca siempre fue el patito feo de la prensa nacional (no digo nada de otras basuras del estilo como Sport o El Mundo Deportivo) como, por otra parte, es lógico. Es un lugar en el que se concentran la mayor parte de las erratas, incoherencias e incongruencias de las rotativas mundiales. Como digo, todo el mundo sabe que un lugar en el que de forma puntual escriben José Vicente Hernáez, García Caridad o Roberto Gómez sólo puede ser exportador de naderías sin aristas. ¿Han sido capaces alguna vez de leer algún artículo de los que nombro? Juro que en TODOS los casos no dicen NADA. Por lo menos que hagan como Relaño que abre el diccionario por algún punto, escoge la palabra más rara que encuentre y la mete en su artículo para dárselas de egregio pensador. Es que ni eso. Escriben mierda. Y es que ni huele. Es patético.

Pero volvamos al jefe de la manada. Otro apunte personal. Yo he conocido (mucho sería decir trabajado) a Rafa Alique. Dirigía Marca.com hasta hace poco. Indana Jones (ya soy director adjunto) se lo cargó junto a otros hace pocas fechas para meter a sus amiguitos lameculos como él. La continua indecencia del INDAseable. Decía que Alique era un talento más que interesante. De verdad, un tipo excelente y periodista vocacional (amante del baloncesto sobre todas las cosas) que logró hacer que la web de marca no fuera la basura habitual.

Porque, ¿han visto las últimas ideas de Indana Jones? Eso del videoblog en que él explica (como si fuera el Dios supremo de alguna religión africana o como si tuviera la más mínima idea de lo qué va esto del fútbol) cualquier aspecto deportivo es de las cosas más repugnantes que recuerdo. Por ejemplo él (un tipo que lo único redondo que conoce son las bolas chinas que le compra a Pedro Ojete) explica cómo para a Messi: ¡¡toma ya!! ¿Para qué fichar a Mourinho si está Inda? Bueno, de hecho es que han censurado los comentarios para que sus propios lectores no le acribillen. Si es que no hay palabras. ¿Recuerdan aquella carta que le dirigió desde su ara a Guardiola? Creo que el entrenador del Barça lo utiliza para limpiarse el culo los días que se le acaba el papel.

Facebook ya tiene creados varios perfiles que abogan por el despido de este sujeto. Obviamente ya estoy apuntado. Varios miles lo piden ya.

Mi amigo Del Rosal me decía antes que el enviado celestial Inda que no dice más que gilipolleces también en la Cope tuvo un rifi-rafe con Quique Guasch y ahí está. Nuevamente por la fobia de echar a Pellegrini. El problema radica en que este tío que se cree el Pedro J. de los deportes vive de las cruzadas, como esa de la asamblea de Calderón (que destapó la Cope y no Marca) y pretende desde su púlpito dictar y sentenciar. Por cierto, antes no fue así.

De verdad, que este iluminado dijo que Lass sería el próximo balón de oro, gritó ¡Raúl selección! (abochornando al propio Raúl) después de la Eurocopa cuando se le iba a entregar un premio y no deja de sacar portadas tan nauseabundas que uno no sabría por dónde empezar. Joder, que no tiene ni idea de qué va esto.

El tipo estará orgulloso de la bazofia que vende. Pero tendría que tener cuidado. El que juega con fuego puede acabar quemándose. Y este tío entre mentiras y comentarios tan soberbios se puede cualquier día encontrar con su propia medicina.

Si Pedro Ojete tuviera (además de la mente llena de perversiones anales) algo de decencia profesional, cesaría automáticamente a este impresentable. Lo dudo mucho.

Boda

Pues llegó. Uno de los nuestros ha pasado por el ritual humano por excelencia: la boda.

Antonio Sánchez Zurita está oficialmente casado. Por la iglesia, como él deseaba y con la mujer que él quería. Enhorabuena. Claro que sí.

El enlace tuvo lugar en la iglesia de El Casar (Nuestra Señora de la Asunción) primer pueblo de la provincia de Guadalajara. La autoridad que allí ejerció de notario ante Dios fue un sacerdote un pelín talibán. Varias menciones a lo que era y lo que no era matrimonio dejó claro que estábamos ante el tipo de cura que deseaba tener el O’Connell. (Se me hace raro llamarle así a un tío que tiene anillo de boda en un dedo y que conoce de primera mano los votos nupciales).

En definitiva, ceremonia larga con una soprano espectacular. Piezas de Bach, Mozart, Haendel, Schubert o Albinoni amenizaron el momento. A pesar de lo cual no pudieron aguantar todos en la iglesia. En fin, una de las fotos deseadas:

Y es que esto de las bodas tiene algo de emotivo. Es innegable que es bastante coñazo la cantidad de horas que pasan y el hecho de tener que ir de un lado a otro, pero es un momento espeial en la vida de alguien y eso debería ser siempre motivo de celebración.

Después de salir de El Casar con las primeras bromas del Míkel sobre el traje de “los años 30” de Carlos (que conste que a mí personalmente me encanta) y el peinado pepero de Don Miguel desembarcamos en El Manjar de Talamanca. Allí tendría lugar el convite.

Fueron cerca de 8 horas en el sitio. Unos entrantes, una cena lenta y unas copas. Vamos… como suele pasar. Una de las anécdotas principales fue  que los emparejados estaban en una mesa y los solteros en otra. Ni qué decir tiene que la risión, evidentemente, estuvo en la mesa solteril. Allí estaban el Mïkel, Del Rosal, 3 señores y 5 féminas. Hubiera dado media pensión (de la que nunca tendré, claro) por poder haber escuchado alguna conversación de las que allí tenían lugar. De todas formas, después en el baile pudimos comprobar el resultado de tanto trabajo: Don Miguel con pico y pala (y bombas de hidrógeno) a por una prima cordobesa de Antonio que trabaja en CajaMadrid (¿destino, putada o casualidad?) y directamente Del Rosal decdió saltarse varias reglas básicas de consanguinidad: él se divirtió con la hermana de Antonio. Parece ser que hubo intentos de boicot de uno hacia el otro, pero en definitiva, tuvo que ser divertido.

Tuvimos la opción de hablar con nuestro amigo y se le veía muy cansado, pero exultante. Ante eso sólo podemos y debemos alegrarnos. A estas horas deberían estar (si el volcán islandés lo permite) de camino a Atenas donde harán un crucero por el Adriático.

Seguimos quemando etapas. Primera boda de un amigo. ¿Quién será el siguiente? Habrá que ver.

Por cierto, disfruten de estas fotos. Ellos y ellas. Podemos comprobar que la boda saca a pasear lo mejor (o casi) del armario de uno.

En fin, más allá de dimes y diretes, el 17 de abril de 2010 quedará en la retina como el día en que nuestro amigo Sánchez Zurita, O’Connell para los más allegados que le hemos visto mear en coche ajeno o tirar peor que nadie en la historia del fútbol la línea del fuera de juego, decidió casarse y cumplir uno de sus sueños.

Ante eso, sólo aplaudir, desear lo mejor y que de verdad alcance la plena felicidad.