Archivo

Posts Tagged ‘Larra’

Un viaje para escapar

Hoy parece claro que debiéramos hablar de la deriva a la que se puede estar dirigiendo el movimiento #15M. La verdadera esencia de la protesta ya quedó clara y los siguientes pasos no deben quedar en manos de exaltados, generalmente personajes grotescos, que poco pueden aportar para la mejora de la sociedad. Y que además cargan de razones a los ultraderechistas, como el O´Connell, incapaces de por sí de separar el grano de la paja.


Otro tema que merece un buen comentario —por lo de grotesco, sobre todo— es lo del no presidente Zapatero. El epílogo que este inane personaje está escribiendo a su historia al frente del gobierno español es de las cosas más lamentables que recuerdo. Desde hace ya unos meses es oficial que no pinta nada. Su presencial, fútil y absurda, es el paradigma de la realidad política en que estamos inmersos. Hoy ni sabía ni quería saber sobre lo que había pasado en Barcelona. La estampa que quedará del señor de la ceja, máximo responsable de la actual economía de la Champions League (hoy el BdE dice que sería conveniente volver a subir el IVA) de España, será la misma que utilizaba Larra para definir a Martín de los Heros. Martín de los Ceros.

Decía, por tanto, que entre indignos y vacuos nos querían fastidiar el hablar del viaje que empieza el viernes. Qué cabrones.

Los cinco jinetes del apocalipsis, tras cargar las pilas en el Padrao, cogerán el avión con dirección al sur de Inglaterra. Varias ciudades, diversos bares, vistas maravillosas, conversaciones (en La catedral o en cualquier otro sitio), éxitos sin precedentes al final del camino y una buena oportunidad para desconectar del estrés del día a día.

Anuncios

Los viernes, milagro

El Ferlein me advertía ayer por la noche, mientras saboreábamos nuestras pintas en el Dublineses, de que la administración no ha cambiado y que la lentitud sigue pululando por allí.

Todo venía a cuento de que hoy, 13 de Noviembre, tenía cita para renovar el DNI y también quería aprovechar para ir a la Jefatura Provincial de Tráfico para solicitar la prórroga de mi carnet de conducir.

El mejor ejemplo de que hay cosas que siguen yendo despacio fue que la famosa cartita de las pelotas, en que se te avisa de la cercanía de la caducidad de tu permiso de circulación, nunca me llegó.

Así que por mi cuenta fui. Ayer ya me hice las fotitos y el psicotécnico. 35€!!!!!!!!!!! en Clínica Madrid para mirarme la vista, los oídos y la tensión. Cágate. Es que ni las putas maquinistas.

Llego hoy a las 11 a la comisaría de Tetuán (Santa Valentina 12) y obviamente caos organizado. La cita previa no valía para nada pensaba yo. Se habían estropeado la pantalla de fuera en que se avisa del turno que toca y allí había un guirigay del carajo de la vela.

Finalmente salió una joven y organizó una fila manualmente. Impensable. Un funcionario hizo algo que salía de sus competencias para arreglar un problema. ¿Estaría cambiando todo?

En pocos minutos tenía yo mi nuevo DNI, con mi cara de cerdo sin igual y ojiplático ante la rapidez. Tardé menos de 25 minutos en tener todo hecho.

Salgo de allí y desoyendo los consejos del bueno y grande (García dixit) del Sr. Espáriz cojo el coche y me planto en Arturo Soria. Es que no pillé ni tráfico.

A las 11:45 entrábamos por el edicio. Una cola en información para saber. Una segunda cola para recoger el impreso. Una tercera cola para pagar en caja y obtener un número con el que subir a la 2ª planta y la espera final como cuarto paso. Creánselo. En 20 minutos estaba todo hecho, el que suscribe con su prórroga de 3 meses. Y ningún altercado.

Es que de verdad, salía anonadado. 2 cosas me vinieron a la cabeza: Don Mariano José de Larra con el artículo que más de una vez habrán utilizado para describir la incompetencia e inutilidad funcionarial y la película de Berlanga Los jueves, milagro. Lo pensaba mientras volvía hacia el coche.

Poco más de una hora para acabar con los otrora engorrosos papeleos. ¿Hemos cambiado? ¿Milagro? ¿Lourdes? ¿Fátima? No sé. Quizás todo haya sido un sueño.

Qué va. Aquí tengo los documentos. Habrá sido el viernes 13. Milagro. El lunes todo volverá a la normalidad.

Entre cosillas

Pues nada, aquí estoy con el programa con el que trabajé tanto tiempo en la empresilla del Estasiano preparando la facturita que espero nos abone en breve el grupo que nos encargó Larra.

Huelga decir (me encanta esta forma de expresión tan utilizada por el Sr. Asstomouth) que el software me fue servido gratuitamente por mediación de un buen amigo que todavía se mantiene y que todavía resiste las embestidas del cabezón analfabeto de la tierra de Lorca.

Además, preparándome a subir el último escalón del Máster: mañana presentación y defensa del proyecto delante del tribunal. Habrá que tirar de galantería y es posible que haya que recitar a Manuel Machado para darle más fuste a la cuestión.

Por lo demás, empezaré si todo es normal un curso de diseño web en un par de semanas que me permitirá conocer mejor el mundillo cibernético. El jueves iremos al Liber para ver qué se cuece en este mundillo y el viernes a Valladolid a charlar con un distribuidor que nos dé pistas para la orientación correcta del futuro negocio. Después, el puente en Cantabria.

Todo esto combinado con una ración de curro de segurata (grande Míkel) por las tardes me garantiza no aburrirme en las próximas fechas.

Por cierto, menudo homenaje al que nos invitó ayer al borracho de la ginebra que no se acuerda de ná y a un servidor, la señorita Mentxu por su toma de posesión: restaurante argentino (con todo lo que conlleva) bastante barato y cerquita de todos. Habrá que repetir.

Sin más, desear que gente que se halla en paradero desconocido caso de Rodríguez (que dice que llama, pero luego no llama, porque prefiere pasarse la noche hablando de chicles) o Sánchez Zurita (hay un libro de Borges titulado Historia universal de la infamia que le pega bastante) estén contentos, felices y todo sea chachi piruli.

Intrahistoria del averno

Mañana, 1 de Octubre, hará justamente un año desde que empezó a cambiar mi vida.

Mañana, 1 de Octubre, hará justamente un año desde que debuté en el averno más infernal (permitan la redundancia) de la historia reciente.

Imagino que por inercia o por ese no sé qué que te venden de que hay que progresar en la vida, además de haber tenido unos ligeros roces con el subnormal profundo que arruinaba una empresa, ya saben, el inefable estasiano, decidí apostar por NTR. Un gran error. O probablemente un gran acierto.

Este post tiene una dedicatoria especial al ínclito Camilo. Él mejor que nadie sabe a lo que me refiero. El averno es el resultado de la mezcla explosiva entre capitalismo salvaje y absoluta falta de sentido para con los trabajadores. Imagino que en el fondo, vuelvo a pecar de redundante.

Horas y horas intentando vender motos, haciendo demos a gentuza que además, en su mayoría, estaba hasta las pelotas de oír milongas, presión permanente de los altos mandos, sensación de no saber qué cojones haces perdiendo el tiempo en esa basura de sitio. Un jodido infierno.

Lo mejor eran los commit. Viernes a las 14:00. Inolvidable muestra de sadismo crónico. Todo consistía en dar un número. O sea, cuánto ibas a ser capaz de vender. Todo con la presión de saber que si no lo hacías, te iba a caer una gran reprimenda. Bueno y también los desayunos esos de las 9 que eran otra reunión más. Aunque, probablemente lo mejor eran las semanas de final de mes con esas 3 reuniones diarias en las que te dejaban caer que estabas a punto de ser despedido continuamente. En fin, una delicia en toda regla.

Jamás olvidaré la primera sensación que me embargó al llegar al averno de Tres Cantos. Según entro aquello me pareció la canción de Porretas El baile de los sordos. Espero no ser cruel, pero era tal cual: seres deformes, obesas descarriadas (¡¡ay Asstomouth!!), ambiente cargado… un jodido horror.

La escena se dividía en varios conjuntos de dos mesas enfrentadas en las que había dos consultores y una telesales. Dramático.

Pero, hete ahí que apareció un oasis en medio del desierto. Una bocanada de aire para el perdido: la mesa del fondo. Un brasileño tímido y un tipo de pelo largo, aires de dandy, tranquilidad aparente, media sonrisa cómplice y especialmente alguien que daba la sensación de que la vida estaba muy por encima de ese puto averno: el gran Camilo.

Cada día fue un suplicio inexplicable. Lo juro. Especialmente la primera semana. Tantas cosas se me pasaron por la cabeza: estrellar el coche y tener una excusa para no ir a trabajar, cometer un delito para ir a la cárcel y no tener que volver… en fin… cualquier artimaña hubiera sido respetable.

Pero la realidad es que en tiempos de crisis máxima y de necesidad, uno busca alternativas. Estaba absolutamente decidido a dejar ese infierno lo antes posible. Lo que jamás pude entender es cómo pude haber aguantado más de 6 meses en ese antro. O , tal vez, sí.

Al tercer día de estar yo en el averno, el brasileño (que llegó a conocer a Deco, según supe tiempo después) fue fulminantemente despedido por baja productividad (sé que ahora mismo, amigo Camilo, te estás descojonando) y su lúgubre asiento fue ocupado por mi asustado culo. Enfrente Camilo.

Pasaron unos 10 minutos hasta que comprobé que estaba ante un personaje inigualable. Mientras el resto de compañeros cumplían con su cometido de manera diligente, estajanovista y matemática, el egregio Ortigoza se ponía unos cascos y escuchaba música o se metía a ver un vídeo de algún partido. O buscaba salidas al averno. El tiempo le daría la razón. Con un repóker irrepetible.

Camilo fue la esperanza. Fue la mano amiga que te ayuda cuando caes por el barranco. Fue el profeta que me ayudó a no caer en los brazos de Mefistófeles.

Estuvimos unos días los dos solos, aunque cierto es que el acólito Álvaro nos vigilaba atentamente.

El eximio Ortigoza fue convenientemente (para sus intereses) relevado de su puesto junto a otra serie de compañeros, en lo que siempre equiparé a la noche de los cuchillos largos, el viernes 7 de noviembre. Inolvidable, porque fue el día en que empecé el Máster de Edición. Señales del destino.

En ese mes que tuve de compañero al amigo de las milf (o milfero… término que deberíamos empezar a utilizar) compartimos conversaciones milenarias y hablamos de nuestros sueños de huida. Todo muy concienzudo.

Casi un año después de aquella etapa terrible, un servidor irá mañana a firmar ante notario la escritura pública de constitución de la empresa que ha formado junto a su progenitor. Quedarán después una serie de trámites, pero esperamos facturar Larra en un plazo de 10 días. Pistoletazo de salida.

A ver cuánto nos dura esta aventura de la edición. Si sale mal, buscaremos otro camino. Pero está claro que para que las cosas cambien, hay que hacer algo al respecto. Me vanaglorio de haberlo intentado. Veremos a ver cómo se suceden los acontecimientos.

Uno mira hacia atrás y medio sonríe por todo lo pasado. Pero sólo los que hemos estado encerrados en el averno eneterriano sabemos lo que es sufrir sin parangón.

Por ello, nunca podré agradecer lo suficiente a ese gran hombre, Sr. Ortigoza, su mano tendida en ese horrible lugar. Son cosas que no prescriben. Y nunca se olvidarán.

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , , , ,

Huevada

Señores, tan simple como cierto.

Ayer entregué las últimas 1300 páginas de Larra (2º volumen) y oficialmente me puedo tocar la huevada hasta el día 1 de septiembre en que volveremos a la carga. Creación de la S.L., página web, un trabajo que ya tenemos encargado etc…

Pero hasta entonces, tocada de huevada mayúscula.

Dormir mucho, películas al por mayor, cervezas con amigos y todo lo que implica estar por fin, tranquilo.

De hecho, ayer por la noche empezamos. La mexicana, amiguísima del ínclito Del Rosal nos invitó a unas birras y una comida típica del país de Zapata. Vaya conversaciones más interesantes tuve con el egregio canario. Bueno y con ella… si es que el amor es verdaderamente ciego. ¡Qué cosas!

Y nada, he puesto la tele y he podido comprobar que la actual Tele5 es la cadena más denigrante de la historia de la televisión española. Y ya son años. No recuerdo un mayor número de basura televisiva concentrada en una sola parrilla horaria en la vida. De verdad que no hay más que travelos, putas, maricones, descerebrados, chulos de playa, analfabetos, gañanes, deficientes y vergonzantes vividores. Absolutamente asqueroso. Pero es que ¡a todas horas!

Bueno, imagino que mi duro día se completará con una buena película después de comer, unas cuantas horas más tirado en la cama tocándome la huevada y tal vez hagamos una fugaz aparición por las fiestas de la Paloma. No es descartable.

No quiero ser un cabrón para con los que están trabajando para el progreso del país, pero ¡¡cómo me gusta tocarme la huevada!!

Sin nombre

Es curioso el tema de los nombres. Unas simples letras.

Recuerdo a Carlos Puebla cantándole al valor estoico y al guerrillero heroico.

Lo pensaba hoy mientras asimilaba el valor que los recuerdos le dan a los nombres. Suele ser un cúmulo de circunstancias, pero su significado, me temo que es eterno.

Todos aquellos que creen en el esoterismo, las divinidades en forma de bola o incluso las ínfulas de los nigromantes terrestres siempre han destacado la importancia de los nombres; incluso afirman que puede llegar a influir en el destino.

En fin, no creo que sea para tanto. Pero ya saben… lo que cantaba Ska-p.

Pero sí es cierto que ha sido un fin de semana en que he aprendido. Bueno, más que aprender, aprehender. Concretamente confirmar lo que hace meses ya se nos vino encima. Y eso siempre es importante.

Es momento de centrarse en Mariano. Vaya nombre el de este hombre. Espero que sepan perdonarme la insistencia, pero les aseguro que casi le tengo como un hermano. Tiene muchas frases que ayudan a afrontar. Hombre, el tío acabó un poco colgao, pero la clave es no llegar a ese límite.

¿Quieren un nombre? el Mati. Sí, sé lo que van a pensar. Pero antes de que esputen o que gorjeen, he de decirles que he pasado una noche sensacional con él y unos amigos. Es un tipo que tiene esa habilidad para saber utilizar las palabras concretas necesarias cuando busca un comportamiento específico en su interlocutor. Hoy estaba majete.

A dormir. Agosto mediante.

¿Qué será del Míkel y de su indagación por Seúl? ¿Y Del Rosal y su alergia al pisto? ¿Y qué le parecerá a Asstomouth la victoria de Reyes Estévez? Bueno, tenemos preguntas por delante que resolver esta semana.

Ya saben, nombres propios.

Pensamientos estivales

Esto es lo que se dice estar en pleno verano. 29 de julio. Hacía años que no estaba yo por estas fechas todavía en Madrid. Bueno, ya tocará irse a Galicia y además siempre quedan fines de semana para aprovechar.

Acabado el primer tomo de Larra a falta de corregir un par de cosas, nos metemos con el segundo. Tras los artículos, su novela, su poesía, su teatro. Les contaré. Tengo un pelín más de tiempo que para el primero y eso conllevará no acabar moribundo perdío.

Ya vamos encaminando el nombre con el que facturaremos este gran servicio editorial. Al menos registrado está, bajo certificación. Ya avanzaremos más detalles, porque todavía se estudia la casuística nominal.

El Míkel está desaparecido. Creo que sólo habla con su homólogo, Sr. Rodríguez, otro desaparecido, por cierto.

Más cosas: hemos de dar la más cordial bienvenida a un miembro activo más de esta insigne, ilustre y egregia comunidad: el Sr. Asstomouth. Tipo fantástico donde los haya. Estratega excepcional, bebedor incorruptible, corredor impenitente y amante de la lengua de Shakespeare… bueno conociéndole, él prefiere decir que ama la lengua de esa mujer, amiga íntima de Margaret Thatcher: Katie Price. Cierto que Asstomouth siempre se ha mostrado interesado en las razones puramente gramaticales y lexicográficas del asunto Price. A mí, por contra siempre me fascinaron sus 2 bellos globos. Oculares, no piensen mal. Romántico que es uno.

Y una duda existencial que me está matando. Hasta el punto de que llevo varios días sin dormir. No me refiero a si Erika está dejando con vida al gordito estonio. Sé que es una duda que también estará atormentando a ascetas del pensamiento como Espáriz y Del Rosal: con el fichaje de Arbeloa y contemos también con el de X.Alonso, tenemos 31 tíos en la plantilla. o sea que tenemos que dejar a 6 tíos sin ficha. En fin, espero que me den los 6 nombres a los que debemos echar. Dejo la encuesta puesta. Ayuden, per favore.

Uys, estoy despistado hoy. Se me ha colado una foto del Míkel. En fin, será el verano.