Archivo

Archive for the ‘Fútbol’ Category

Nada que hacer

¿Alguien lo dudaba?

Lo que yo he hablado tanto con mi amigo Del Rosal se ha confirmado. Hay varias evidencias palpables: el Barça es el mejor equipo que jamás veremos, el Barça es mejor que el Madrid y el Madrid debería ser consciente de una vez que no tiene ninguna opción de ganar al Barça sin una estrategia adecuada.

El Madrid (ni nadie) no le puede ganar al Barcelona sin poblar el centro del campo y cerrar espacios atrás. O sea, apretar el culo y ser inteligente. El Barça junta jugadores en el centro del campo con una habilidad técnica y facilidad pasmosa para combinar y la única forma de parar eso es intentar «trabarlo». Es así de duro. Si dejas a Xabi Alonso y a Lass contra Busquets, Xavi, iniesta, Cesc, Alves y Messi, el KO es absoluto. En el campo se veía perfectamente a partir del minuto 30: equipo partido por dos y sensación de peligro de gol del Barça cada vez que superaban la línea del centro del campo.

Desde que llegó Guardiola toca sensación de ser machacados —como mínimo— una vez cada año: 2-6, 0-2, 5-0 y ahora 1-3.

¡Ojo! 1-3 y gracias, porque si esto acaba otra vez 2-6 nadie se hubiera sorprendido. Para mí ha sido un naugrafio de Mourinho. No sé si el cuerpo le pedía a Pepe en el centro del campo o al menos un trivote o lo que fuera, pero no lo ha puesto y por eso la inferioridad ha sido tan abismal en el centro del campo.

Entiendo que pueda parecer (especialmente a los puristas —que suelen ser ventajistas—) que jugar en función de tu rival en momentos determinados sea síntoma de pequeñez, de encogimiento o de no sé qué gaitas: la realidad es que eso es inteligencia. Cuando el PSV eliminó al Madrid fue inteligente, cuando el Steaua le ganó al Barça en los penaltis fue inteligente. Es así. No se puede obcecarse en algo que no puedes conseguir: el Barça es el mejor y no le ganas jugándole de tú a tú y partiendo el equipo. Es así de claro.

La liga está viva y bla bla bla. El Barça es mucho mejor que el Madrid y lo lógico es que se la acabe llevando. Es la historia de cada año. Desde hace ya varios. Y los que quedan. Messi no tiene 25 años, Iniesta no llega a 28, Cesc, 24… es para llorar.

Anuncios
Categorías:Fútbol Etiquetas: , ,

Con la cabeza gacha

En fin, a mí me da bastante vergüenza.

El Madrid ha sido mejor que el Barça en los dos partidos, pero ellos tienen a Messi. Y poco más que decir del fútbol.

El otro día exageré sobre el odio que se le puede tener a un rival, pero lo del final del partido de hoy (y varias cosas de las que han pasado en medio) son penosas. Y sobre todo tienen de protagonistas a jugadores que llevan «mi» escudo. Una pena.

La segunda parte de Pepe tiene tres acciones reprobables. Marcelo primero le suelta los tacos a Messi y al final le pega una patada injustificada a Cesc. Lamentable. Y por último, la pelea bochornosa final en que Mourinho agrede a Vilanova. Siento vergüenza, de verdad. Es lamentable lo de Pinto, lo de Villa y todo eso, claro que sí, pero Pepe, Marcelo y Mourinho empequeñecen el enorme logro que creo significa ir acercándose al Barcelona.

Porque sí, es la Supercopa y es agosto, pero nos hemos acercado de verdad. Ya el año pasado al final se vio que estábamos cerca y este año parece que vamos por buen camino. Pero todo queda en un segundo plano.

El odio visceral que sienten unos y otros va a acabar mal un día. Verdaderamente mal. Esto está degenerando y da bastante pena. Lo pagará la selección española y lo pagaremos todos.

El Madrid se acerca de verdad al Barça, pero no sé si así merece la pena.

Categorías:Fútbol Etiquetas: , , ,

El Barça, la perfección

No debe extrañar. El Barça es el mejor equipo del mundo y tiene en sus filas a los 3 mejores jugadores del mundo. Quizás alguno fuera discutible, pero que Messi es el mejor que, probablemente, veremos nunca es tan real como que ya llevan cuatro.

No hubo partido. Ferguson parece que no entendió que al Barça no le ganas jugando como siempre. O te adaptas, pueblas el centro del campo, presionas hasta que mueras, juntas las líneas y rezas mucho o no tienes opción. El Barça es la perfección. Si encima no lo contrarrestas, apaga y vámonos.

Fue un baño en toda regla. Ya suman 4 copas de Europa. La realidad es que esto seguirá. Mientras Messi no se convierta en Ronaldinho por las noches o le pase como a Ronaldo con las rodillas, tenemos equipo ganador para años.

Sinceramente pienso que el Madrid es el único que le puede hacer algo de sombra. Y creo que el año que viene vamos a estar todavía más cerca que éste. Es lo que da algo de esperanza de cara al futuro, porque la verdad es que el Barça es la máquina futbolística más perfecta que jamás veremos.

Categorías:Fútbol Etiquetas: , , , ,

Reflexiones sobre el primer clásico

Bueno, el primer clásico ya ha dejado ríos y ríos de tinta (¡¡García, me estás contagiando!!) con las consiguientes estupideces de más de uno, pero sobre todo varias cuestiones evidentes:

1) El Barça no apabulló al Madrid como en otras ocasiones. Que no vendan milongas los que critican al Madrid por esperar atrás y sacar un trivote y todo eso… son los mismos que cuando te cascan 5 por jugar abierto te dan todavía más palos. Creo que hay que saber adaptarse y entiendo que por primera vez competimos con ellos. Quizás debiera haber sido Ozil titular, no digo que no, pero la realidad es que por primera vez no nos borraron del mapa como en los últimos años.

2) Milongas varias no para de leer sobre que el MAdrid ha perdido la Liga y no sé qué… ¿No estaba perdida ya? Venga, coño. Mucho fariseo veo por ahí. Lo importante para el Madrid era saberse con posibilidades y no caer humillado antes de los partidos importantes de Champions y la final de Copa. ¿Cómo hubiera encarado el Madrid los siguientes partidos si jugando valientemente pierde 1-4 en el Bernabéu? Pues eso, hubiéramos ido sin esperanzas. No es que ahora haya muchas, pero en fin…

3) Sin estar a su mejor nivel el Barça es el mejor equipo del mundo con una diferencia tan brutal que hay que seguir esperando a que se retiren varios para poder igualarnos.

4) Emilio Pérez de Rozas es un despreciable vocinglero al que habría que eliminar del Planeta Radio. Hijo de perra. Por primera vez en años tuve que apagar la radio (sin ser culpa del bizco delamoreniano), porque estuve a punto de tirar media casa por la ventana.

5) Sí, sí, sí, el clásico está muy bien y todo eso, pero la imagen de la jornada, de la liga y probablemente de la década en un campo de fútbol se vio entre la afición del Sporting. Llevo un rato y no puede parar de reír.

Un poquito de fútbol

Bueno, pues el Barça empata en Sevilla, porque en la primera parte el palo, el árbitro y demás imponderables quisieron. En la segunda el Sevilla tuvo su ratillo, pero cuando al final el Barça volvió a apretar a todos nos quedó la sensación de que el gol iba a caer. ¡Qué equipo más extraordinario! De locos. Messi, Iniesta, Xavi, Alves, Villa… en fin, a pesar de que el Madrid se pone a 5… parece de locos pensar que no tenga ya campeón.

Fantástico el vídeo del Sr. Raúl que ha apuntado Espáriz. Ese tío merecerá siempre el respeto de todos. El más listo. Es increíble la capacidad de adaptación de ese jugador, enjuto, aparentemente débil, abonado a la estocástica, dicen unos… pero realmente fascinante, dicen otros.

Lo que nos embarga ahora es la eliminatoria del miércoles. ¿Pasará el Madrid a cuartos 7 años después? ¿Ganará un partido al Lyon 8 veces después? De verdad que si no se consigue, tragedia de época. Jindama…

Para terminar este mini repaso, cabe destacar que Fermín & Brother & Servidor se han apuntado al sorteo de las entradas de la final de Copa. Si toca, obviamente se buscará la venta inmediata por una cuantiosa cantidad… todo se andará. Mientras tanto, pensemos que el fútbol sirve —por momentos, ni siquiera— para evadirnos de esta realidad penosa que nos rodea en temas laborales, sociales y naturales.

Japón en el recuerdo.

Categorías:Fútbol Etiquetas: , , , , ,

El bueno, el feo y el malo

Comenzaban los cruces de la Champions y tocaba hacer zapping para ver los dos partidos de hoy (lamentable formato de octavos): Valencia-Schalke 04 y Milán-Tottenham. Cualquiera que haya escuchado mis pronósticos habrá comprobado que he acertado.

Por un lado la cosa se le complica al Valencia, equipo de medio pelo donde los haya ante un Schalke con poco más que orden y el máximo goleador en competiciones europeas (y de la Champions League-Copa de Europa) en sus filas. Además, el Milán demuestra que es un equipo viciado, sin fútbol, con poco más que lastre en el centro del campo y con el jugador más sucio desde Vinnie Jones. El Tottenham —equipo que me encanta— supo aguantar y sin esa maravilla llamada Bale aguar la fiesta de los italianinis.

Queda la vuelta y los resultados son tan ajustados que habrá que esperar para sacar conclusiones y convertir en definitivo lo que hasta ahora es sólo orientativo. Pero esta noche deja 3 grandes conclusiones si a nombres propios nos ceñimos.

1) El bueno: el que nunca hace nada. Bla, bla, bla, gol, bla, bla, gol, bla, bla, gol, gol, gol, bla, bla, gol… Acabo de definir la carrera de Raúl con sólo monosílabos. Merezco algún premio. Sólo un tipo de ese nivel competitivo mayúsculo, de esa fe inquebrantable es capaz de seguir superándose con 33 años para 34, en un equipo bastante limitado y cumpliendo, en definitiva, su único objetivo marcado a principios de temporada (batir el récord de goles en Europa). Porque, una vez lo apuntó Ortigoza, seamos conscientes de que cuando el Schalke caiga eliminado de la Champions, la competición se quedará para siempre sin su mayor embajador de la historia. Decir Raúl es decir fútbol. Decir superación. Levantarse del asiento y aplaudir. Porque es único y porque, yo no sé ustedes, pero cuando ha marcado se me ha iluminado una sonrisa con una mezcla nostálgica de melancolía. Se acaban los adjetivos. Mejor dicho se acabaron. Raúl, gracias.

2) El feo: lo peor que tienen los pendencieros, por definición, es esa propensión a la riña permanente, a la pelea como modus vivendi. Gattuso no pertenece a esa estirpe, hace años (desde que supo manejar la taladradora de su papá —5 añitos tendría—) que la dejó. Gattuso forma parte —con todo merecimiento— de la banda de matarifes despreciables y malsanos que se han ido haciendo hueco en la historia de este bello deporte. Sin ninguna habilidad salvo el cuerpo a cuerpo, con esa pinta de portero de discoteca de inacabable vacío cerebral, incomprensiblemente, el barbitas de mirada penetrante ha recibido históricamente los halagos que merecen ciertos genios futboleros, en vez del reproche, el desprecio y el ostracismo que tanto se ha ganado con sus infames acciones. Con una balumba de supuestas virtudes hay gente que le sigue idolatrando —no miro a nadie—. El partido de Gattuso de esta noche es una de las mayores desgracias que jamás he tenido que contemplar: provocando continuamente, pegándose con todos y agrediendo incluso al segundo entrenador inglés. Desearle todo lo peor a ese matachín sería lo fácil. Yo le metía en una celda con Berlusconi y arrojaba al cocodrilo de Gil para que se pusiera las botas. De verdad, Gattuso, muérete ya.

3) El malo: lo malo del TDT, el Imagenio y todas estas historias es que muchas veces tienes que tragarte al comentarista de la tele (generalmente mediocres) y no disfrutar a los radiofónicos (habitualmente menos mediocres). Hoy ha sido así. Escuchar una narración de Sergio Sauca —dudo que alguien tenga ese nivel de compromiso con la ciencia de lo desconocido— o una parte es más duro que intentar medírsela a los negros del Congo (a veces hay que tirar de clásicos cinematográficos). Sauca es la nulidad más absoluta que recuerdo. Arrítmico, falto (y mariquita), lento, paradigma del embrollo dialéctico, camión de obviedades y exageración permanente, Sergio Sauca es a la narración futbolística lo que Arévalo a la literatura: pequeño, pero matón. Este tío acaba con la más elemental forma de entender una sucesión de acontecimientos. De verdad, su última impagable contribución del partido (al menos para mí) se ha producido en el descuento. Un balón que le cae a Raúl, la mete al hueco a la entrada de Hao (número 8 de los alemanes) y el remate de éste lo desvía Guaita. Textual (o casi): «Eh, eh, eh, Raúl, Raúl, pasa, cae para eh, eh, eh, esto,  el japonés (¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!!!!!), perdón, para el chino (¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!), paró el portero». Por no saber no sabía ni la nacionalidad ni el nombre del delantero. Todo combinado con una caterva de interjecciones y un puntito de ritmo desigual dio como resultado un mejunje perfecto para cortar cualquier tipo de estreñimiento. Sauca, dedícate a la danza palmera de los enanos y desaparece, majo.

Viva la Champions.

Un tipo despreciable

La realidad es que el tal Del Nido ese me da asco. No lo puedo evitar.

Quiere ir de gracioso y lo que provoca es que la gente se ría de él.

Ya no es que sea un soberbio, un engreído o un personaje agresivo. Es un absoluto gilipollas. Julián Ruiz, ese grotesco personaje, escribía ayer algo con lo que estaba bastante de acuerdo.

No sé, aunque sí puedo imaginar, que tenga historias truculentas a sus espaldas. Con su oficio y la gente a la que ha representado estos años atrás, parece lógico pensar que haya partipado de más de un chanchullo y se haya llevado pasta con actividades ilícitas. Pero no hablo de eso, aunque sea más importante, obviamente.

A mí me repugna el Del Nido presidente de ese equipo que se cree el Milán de Sacchi cuando es una banda incapaz de eliminar al Sporting de Braga y que está a 26 puntos del líder en la jornada 20.

Me repugna la que han montado con el partido de copa con el vídeo ese tan poco original y la frase esa en portugués para tocar los cojones. No vayamos de víctimas, pero no me quiero ni imaginar qué hubiera pasado si eso lo hace el Madrid.

Del Nido está consiguiendo que el Sevilla sea probablemente el equipo más odiado de España. Si eso es lo que pretende, enhorabuena.


Por otro  lado, estaría deseando que se confirmara de alguna manera que el baloncito de marras traspasó la línea de la portería. Para que se jodan.

Sólo espero que el miércoles que viene podamos poner un vídeo enseñándoles el culo después de haberles eliminado.