Archivo

Archive for 31 diciembre 2011

Feliz año 2012

En fin, amigos. Es evidente que en las últimas semanas la producción de entradas se ha reducido sustancialmente.

La falta de tiempo, la necesidad de focalizar el ¿ingenio? creativo en otros proyectos y una cierta apatía tras cinco años y medio al frente de este basurero cibernético han hecho que el blog se haya visto reducido a su mínima expresión.

No se asusten, aunque he pensado en cerrarlo todo, me he dado cuenta —gracias al consejo de algunos de los habituales cernícalos lagartijeros que por aquí pululaban— que sería un error. Exacto.

Intentaré sacar tiempo y volver a actualizar esta bitácora del erebo para placer y dislate, para la fruición y para la estulticia… y es que ¿qué haríamos sin un lugar tan propio para insultarnos?

Pues eso, quedan muchas perlas hasta llegar a las 100, quedan muchas palizas del Barça por analizar, más carreras por saborear y además tenemos que estar preparados para ese 21 de diciembre de 2012 en que acabará el mundo. Así que, no se asusten, esto solo ha sido un receso. Volveremos.

De hecho, nunca nos fuimos.

Feliz año a todos. Libertad, amnistía y una tía cada día.

P.D.: Y a poder ser… que a los políticos corruptos, a los banqueros ladrones, a los defensores de la indignidad humana se les atraganten las uvas. Y si no (o si sí, también) que se vayan un poco a tomar por el culo.

Categorías:Sucede que

Nada que hacer

¿Alguien lo dudaba?

Lo que yo he hablado tanto con mi amigo Del Rosal se ha confirmado. Hay varias evidencias palpables: el Barça es el mejor equipo que jamás veremos, el Barça es mejor que el Madrid y el Madrid debería ser consciente de una vez que no tiene ninguna opción de ganar al Barça sin una estrategia adecuada.

El Madrid (ni nadie) no le puede ganar al Barcelona sin poblar el centro del campo y cerrar espacios atrás. O sea, apretar el culo y ser inteligente. El Barça junta jugadores en el centro del campo con una habilidad técnica y facilidad pasmosa para combinar y la única forma de parar eso es intentar «trabarlo». Es así de duro. Si dejas a Xabi Alonso y a Lass contra Busquets, Xavi, iniesta, Cesc, Alves y Messi, el KO es absoluto. En el campo se veía perfectamente a partir del minuto 30: equipo partido por dos y sensación de peligro de gol del Barça cada vez que superaban la línea del centro del campo.

Desde que llegó Guardiola toca sensación de ser machacados —como mínimo— una vez cada año: 2-6, 0-2, 5-0 y ahora 1-3.

¡Ojo! 1-3 y gracias, porque si esto acaba otra vez 2-6 nadie se hubiera sorprendido. Para mí ha sido un naugrafio de Mourinho. No sé si el cuerpo le pedía a Pepe en el centro del campo o al menos un trivote o lo que fuera, pero no lo ha puesto y por eso la inferioridad ha sido tan abismal en el centro del campo.

Entiendo que pueda parecer (especialmente a los puristas —que suelen ser ventajistas—) que jugar en función de tu rival en momentos determinados sea síntoma de pequeñez, de encogimiento o de no sé qué gaitas: la realidad es que eso es inteligencia. Cuando el PSV eliminó al Madrid fue inteligente, cuando el Steaua le ganó al Barça en los penaltis fue inteligente. Es así. No se puede obcecarse en algo que no puedes conseguir: el Barça es el mejor y no le ganas jugándole de tú a tú y partiendo el equipo. Es así de claro.

La liga está viva y bla bla bla. El Barça es mucho mejor que el Madrid y lo lógico es que se la acabe llevando. Es la historia de cada año. Desde hace ya varios. Y los que quedan. Messi no tiene 25 años, Iniesta no llega a 28, Cesc, 24… es para llorar.

Categorías:Fútbol Etiquetas: , ,

Perla nº31: Borussia Dortmund – Juventus (Final Copa de la Uefa 1992/1993)

En fin, no sé si recuerdan esta final a doble partido, pero fue un espectáculo. Era una gran competición la Copa de la Uefa de entonces, para qué engañarnos. Lo de la actual Europa League es un chiste.

El Borussia Dortmund tuvo un recorrido desigual hasta la final. Se cargó al Celtic de Glasgow, al Zaragoza de manera ajustada (lo pasaron mal en La Romareda; de hecho fue un baño de los maños, pero no pudieron remontar: recuerden aquella agresión al árbitro y el toque nostálgico de ver a Brehme marcar un penalti con la derecha) , también a la Roma remontando en Alemania en cuartos y al Auxerre por penaltis en Francia. Y es que era un equipo, el alemán, bastante interesante: buen portero, Klos, el germano Reuter en el medio, Chapuisat en punta… pero a todas luces insuficiente para poder vencer a la todopoderosa Juventus.

La Juve, por su parte, formaba ya gran parte de la futura campeona de Europa: Peruzzi, Conte o Vialli, entre otros. Además —y curiosamente— dos alemanes extraordinarios en sus filas: Kohler y Möller, un gran Dino Baggio y sobre todo, el extraordinarísimo Roberto Baggio, «Il Codino», un jugador maravilloso, difícilmente repetible con una capacidad fantástica para crear juego, resolver en el área y aumentar exponencialmente la capacidad competitiva de su equipo. Un artista del balón.

Esa Juve eliminó al Panathinaikos, al Sigma Olomouc, al Benfica en cuartos y al PSG (que se había follado al Madrid, era un grandísimo equipo… y de hecho la Juve lo pasó mal mal) en semifinales.

La final, como decía, se disputó a dos partidos. El primero en el Westfalenstadion con un 1-3 definitorio para los italianos. Ojo, porque el hermano pequeño del mítico Karl Heinz Rummenigge, Michael, adelantó en el primer minuto al Borussia, pero fue puro espejismo. Dino Baggio y el incombustible Roberto Baggio por dos veces dejaron la eliminatoria resuelta. La vuelta fue un trámite y el 3-0 dio como resultado un 6-1 global con el que la Juve conseguía su tercera copa de la Uefa.

Ida: Borussia Dortmund 1 (Rummenigge) Juventus 3 (Dino Baggio y Roberto Baggio (2))

Vuelta: Juventus 3 (Dino Baggio (2) y Möller) Borussia Dortmund 0