Archivo

Archive for 27 noviembre 2006

Contrastes

Fin de semana de contrastes el pasado. La exégesis es simple: huevos y estrellados.

Huevos. Los del Birmingham. Grandioso conjunto de futbolistas virtuales que en el FIFA fueron capaces de arruinar las pueriles ilusiones de José Luis, de humillar la miserable proposición futbolística de De las Barras y de vencer, en la prórroga y con injusticia propia de los tiranos a mi menda.

Estrellados. Los sueños de Don Miguel por que esta vez sí fuera la definitiva ocasión en que lograse conquistar a la escurridiza cántabra. El otro día nos medio confesó que comienza a aceptar la derrota. Miguel paga, José Luis cobra.

Huevos. Podría entenderse así el término para definir lo que tuvo Del Rosal García para hacer una visita guiada de Málaga en pleno Madrid. Dicha inspección será por partes. Habrá sucesivos capítulos. No contento con haber conocido el sol de la costa homónima decidió venir a Sanse para reír y beber sin parar. Aquí intentó conocer más profundamente a…(joder no se me ocurre un calificativo para Loreto)…bueno intentó conocer a una gran mujer…grande grande.

Estrellados. Los códigos morales de cierto legionario in péctore. No digo más. El caso es que creo que ya ha firmado a favor de la integración en la UE de Bulgaria y Rumanía antes de 2009.

Huevos. Los de Raúl. Ese enjuto delantero al que no hace demasiado tiempo ciertos personajes loretiles (futuro adjetivo de la RAE) masacraron. Gol en Mestalla. Y victoria. Un tipo raro este Raúl: sólo marca en partidos intrascendentes: Atlético, Barcelona y Valencia. Que vuelva Amavisca!!!

Estrellados. Los acérrimos defensores de un crack mundial como M.A. (No confundir con el del equipo A) Angulo. No tuvieron su día dichas mentes aventajadas. Ánimo chavales.

Bonito, por tanto, este fin de semana.

Por cierto, vaya comilona nos metimos en el futuro hogar de Don Miguel. No hay nada como almorzar con amigos. El caso es que no recuerdo qué nos metimos entre pecho y espalda, pero creo que estaba rico rico.

Anuncios
Categorías:Uncategorized

Hijos de…Caldera

Voy a detenerme unos minutos (unas líneas) en comentar lo frustrante, y tal vez peligroso, que es el encontrarse con camareros desagradables, ineptos…en fin, unos hijos de puta.
Tras mi habitual jornada laboral, los ínclitos del Rosal, alias “el malagueño” y Zurita, alias “el fraternófobo” se aproximaron a mi curro para tomar unas reparantes cervezas. En un primer momento nos tomamos una sencilla cañita en el bar más cercano para acompañar a Ester y a Jorge, 2 compañeros del que suscribe. Allí O´Connell, aunque diga que no, quiso sacar sus seductoras armas de hombre de acción para con la extremadamente agradable y buena persona Éjter (apelativo cariñoso, copiando el modus hablandi de Bono). Todo sabiendo que dicha señorita está felizmente emparentada con un caballero de origen galo. Está claro que al “fraternófobo” le van los retos. Fue divertido. Aunque Zurita criticó mi forma de actuar, nuevamente. En fin…

Al ratito nos fuimos a otro tugurio. Al clásico pub irlandés, que creo que todos los lectores (activos y pasivos – ya queda menos para darles cera a todos los intrusos que no sacan la patita por debajo de la puerta-) conocen.

En dicho antro, sólo quedábamos los 3. Allí nos atiende un impresentable elemento (de extraña etnia) que después de servir de forma deleznable las cervezas y el Bayleys del cordobés errante nos dice de malas maneras (con gesto simiesco -sé que suena racista, pero es que fue tal cual-) que le paguemos. Tras pasar de él y desplazarnos 3 metros hasta la otra barra se acerca otro camarero para decirnos que el de la barra quiere que le paguemos. Tras espetarle que somos clientes poco menos que habituales y que no es un trato lógico el de este sujeto, pone como excusa que es nuevo y que se agobia. Abonamos nuestras consumiciones con las moscas detrás de las orejas y nos trae el cambio. Como recompensa por la amabilidad y confianza del subalterno tipejo le dejamos 1 céntimo. Nos fijamos en la reacción del antropoide: tira el céntimo al suelo, mira al O´Connell y le pregunta “¿Te pasa algo?”. Éste contesta: “No, ¿y a ti?”. El primate (mental) se aleja, porque se da cuenta de que la estaba cagando y que si seguía por ese camino, no sólo era probable la petición de la hoja de reclamaciones y de sus papeles (bueno, eso hubiera sido perder el tiempo. Gracias Caldera), sino también que se escapase algún guantazo.

De hecho, Zurita ya se estaba quitando la chaqueta para enseñar sus músculos. Por cierto, cuando nos preguntó al canario y a mi menda sobre qué nos parecía el resultado de sus años en saunas y gimnasios, no hubo respuesta. Sólo un comentario mío sobre su condición sexual. Sánchez Zurita, muy escéptico él, se lo tomó a mal. Una anécdota, pues seguíamos rumiando sobre el trato del camarero de segunda clase que había tras la barra.

Lo que más me jodió, personalmente, es que teníamos una buena caterva de asuntos miríficos (va por ti, Ferlein) que tratar y que no pudimos por estar cabreados ante la situación generada.

Finalmente, nos fuimos cuando se rebajó la tensión y la cosa no pasó a mayores.

Este breve comentario sólo quiere hacer ver la suerte que tenemos de haber conocido a uno de los mejores sirvientes (Mikel dixit) de la historia, al que, por cierto, no se me olvida decirle que le debo un post insultándole sin parar.

Y otra sucinta duda que dejo en el aire: ¿No se nos está llenando en exceso el país de gente indeseable?

Categorías:Uncategorized

Rememorando con Sabina

Hoy es uno de esos días en los que me apetece recordar tiempos pasados. Creo que no es la primera vez que hablo de lo que me gusta la melancolía (bien entendida).

En el curro se me debía un día y como, nuevamente, he estado tocado por las sempiternas anginas, me he quedado en mi hogar y he dejado ir la imaginación.

Muchas imágenes me han venido a la cabeza toda la jornada. Me he apoyado en música de Sabina para que la evocación fuera más intensa. Voy a hacer un cumplido al impagable Miguel Barra: Sabina será un borracho, un drogata o lo que queráis, pero qué buena es su música y qué gran poeta.

No sé si alguna vez os lo he contado. Mi padre era muy amigo de José Hierro (Q.E.P.D) y éste a su vez de Sabina. (Creo que mi Sr. Padre habló un par de veces con el propio cantante). Sabina y Pepe Hierro se carteaban muy a menudo y se enviaban poemas. Un día Hierro le debió de decir a mi padre algo así como: “Joder, mira qué cabrón…qué poema me ha escrito…es que no sé ni cómo contestarle…”. Las cosas como son: Sabina es un puto genio. (Sigo esperando esa obra de arte querido Sr. Rojo en forma de exitazos del de Úbeda).

Hoy me ha dado por oír sobre todo la canción de “Tan joven y tan viejo“. Preciosa. Esa guitarra inicial me trae a la memoria tantas cosas…

Ya digo, recuerdos de todo tipo: me he acordado mucho del viaje que hicimos a Irlanda. De esas pintas en los pubs con la ténue luz del garito. De esa melodia inconfundible propia del país del verde más hermoso del mundo.

Me he acordado también de los 6 ó 7 veranos que pasé de joven con mi familia en la provenza francesa, cuando responsabilidad era sólo un vocablo sin excesivo contenido y la inocencia el bien más preciado del mundo. Cómo olvidar esa lavanda que nos rodeaba, que aderezaba las puestas de sol estivales y le daba un toque que permanecerá para siempre en el corazón. Reminiscencia.

“…de alguna de cuyo nombre ahora no me quiero acordar…” canta Sabina. Pues uno también se acuerda de aquellas que pasaron por su vida.

“My brother in arms”, O´Connell, me ha llamado. Estuvimos hablando sobre temas recurrentes. El gran Zurita conserva un permanente poso de melancolía. El problema en su caso es que le hace demasiado daño. Creo que necesita su languidez para saber que sigue vivo. Debe de ser el hecho de ser un hombre de acción, pero no le recuerdo épocas de transición. O es un hombre feliz o es un ser apesadumbrado; rara vez simplemente es.

Esa cadencia musical del gran Joaquín sigue.

“…cada noche me invento, todavía me emborracho; tan joven y tan viejo, like a rolling stone”.

Categorías:Uncategorized

Héroes

Quiero hablar, brevemente, de esos tipos que pasan desapercibidos por el mundo. Gente que no es famosa. Personas que ocupan esa parte del mundo que Unamuno denominó intrahistoria.
No son aquellos que poblan los medios de comunicación. No son ídolos de masas, ni creadores de opinión, ni son objeto de loas desmesuradas.

Uno de esos grandes personajes que tiene este país es Alberto Gómez Portilla. Este doctor, ha implantado una técnica para tratar la cirugía de un cáncer muy concreto. Mi tía tenía justamente esta enfermedad. Ayer fue la operación en la policlínica José de Vitoria (más de 7 horas). Parece ser -toquemos madera- que todo fue bastante bien. El post operatorio será durísimo, pues estará 1 semana en la UCI y después 1 mes en planta. Pero es un cáncer que otrora hubiera sido definitivo.

En fin, a este tío no le conoce nadie, salvo los que, de verdad, le hemos necesitado, nada menos que para salvar una vida.
Me parto la polla con los futbolistas, los toreros y los vergonzantes famosetes del corazón. Son parte destacada de la sociedad, porque entretienen e ilusionan, pero no debe perderse la perspectiva de la realidad.

Está bien, de vez en cuando, darse cuenta que hay verdaderos héroes en este país. Los hay ayudando en misiones de paz, los hay en muchas ONG, los hay trabajando día a día por la prosperidad de todos, y los hay salvando vidas anónimas, como ayer hizo este Doctor.

Categorías:Uncategorized

Simbiosis

Llevo unos días pensando en un buen homeópata al que recomendar a mi buen amigo, compañero de pruebas y futuro arrendatario Don Miguel Barra, alias Vicente Rojo (añado yo, el palomo cojo).

Pero no un homeópata cualquiera: uno que le permita recuperar ciertas habilidades adivinatorias que, desde luego, ha perdido con el paso del tiempo.

Lo último fue el crucificar a Van Nistelrooy. Del delantero holandés dijo que “no se va ni de una columna”. 10 minutos después de esta aseveración gratuita, el ariete anotó un golazo de vaselina en Bucarest. A pesar de ello, el nigromante banquero insistió en las mismas afirmaciones. Correcto: ayer marcó 4 goles en el otrora inexpugnable campo de pro-etarras de Pamplona.

Siguiendo por esta parte del campo, añadir que Vicente (el mal vidente) desolló vivo a Raúl. Fue el día antes de marcar un golazo ante el Barça. Cierto que lleva 3 partidos sin anotar, evidentemente, por jugar lejísimos del área. A pesar de lo cual, el rendimiento del Sr. González aumenta exponencialmente. Ayer jugó nuevamente un muy buen encuentro y participó en varios tantos. (Creo que se nota a la legua, que busco picar al brujo pirujo de palo para que insulte a Raúl y así éste vuelva a marcar).

Más. ¿Quién no recuerda aquella profecía casi apologética sobre la lesión que hundiría a Zidane para siempre nada más fichar por el Madrid? De nuevo dio en la diana.

Pero es que, señores, todo se vuelve cada vez más kafkiano: todos estos vaticinios de Mr. Cojo son exactamente los mismos que lleva haciendo el defectuoso Roberto Gómez varios años. Idénticos.

¿Y si el cochino y sudoroso amago de persona que escupe pseudo vocables en televisión y nuestro buen compañero de batallas tuvieran de verdad un incuestionable nexo de unión?

¿Y si el futuro del ideólogo de las Barras estuviera ligado no sólo en lo futbolístico, sino también en lo profesional al remanente cavernícola y analfabeto Gómez?

¿Se imaginan ustedes al impagable de las Barras presentando el telediario incitando a la rebelión en las aulas a los estudiantes cual Orwell, u opinando sobre la liga española diciendo que este jugador o ese entrenador “merece la muerte” o como poco un cursillo acelerado de Benítez?

¿Y si de verdad, ahora que hablamos de situaciones esotéricas existiese la reencarnación y los 2 fueran la misma persona y estuvieran coincidiendo en el tiempo? (Ver Timecop, policía en el tiempo).

En fin, suponiendo que simplemente el gusto por el pésimo fútbol, las gruesas palabras sin argumentación (o gruesa argumentación sin palabras), los alaridos descontrolados, la habitual desidia en lo que a higiene se refiere y la prominente panza, sea lo que une a estos eslabones perdidos, me despido hasta un nuevo gol del holandés errante.

P.D: José Luis, sigue encabezando la lista para convertirse, por méritos propios, en el ente más vago, holgazán e indolente de la historia de la humanidad. Que aprenda de Miguel Gómez (perdón, Roberto Barra) y se busque un referente vital, un icono mirífico…no sé, alguien que le inculque algo de brío en su devenir ordinario. Rodríguez, coño, mira a Barra, él ha conseguido parecerse a su ídolo.

Ánimo, tú puedes.

Categorías:Uncategorized

“Tiempo perdido”

Pasados unos días, todo comienza a volver a la normalidad. Las rutinas siempre son difíciles de variar. Habituarse al calor y la cercanía de alguien, por insignificante que pueda parecer, produce una mini-dependencia (creciente si aumenta el paso del tiempo) de la que cuesta desprenderse. pero, evidentemente, el tiempo lo cura todo.

Hoy he escuchado varias veces una de esas canciones que sólo significan y toman importancia en momentos puntuales de la vida. Me encanta “Tiempo perdido” en su versión acústica de Los Suaves en momentos de bajoncillo.
Me parece una canción triste, pero que, al menos a mí, me ayuda a tirar para arriba. Da que pensar.

La verdad es que estoy mejor. Cuando se aplica la objetividad, por poca que sea, uno deja la idealización y la ternura propia del contacto cotidiano a un lado y se da cuenta de lo verdaderamente importante de la vida (las relaciones también, por supuesto, pero no cuando son tan efímeras).

Amigos, Familia, el equipo de fútbol, la cerveza, los CENSURADO impersonales… adquieren un valor superlativo, porque…no suelen fallar. Y eso, en una sociedad tan perturbable, tan mutante, tan modificable…es algo impagable.

Es ilusionante pensar que alguna vez aparecerá en la vida de cada uno, una persona que de verdad merezca la pena al 100%, pero no debe focalizarse esa sensación de forma obsesiva, porque no creo que merezca la pena.

Merece la pena el imaginarme viviendo con 2 de mis mejores amigos juntos durante un tiempo con las consiguientes alegrías (y cabreos, bien llevados), discusiones, fiestas y de más historias propias de estas situaciones.

Merece la pena tomarse una birra con O´Connell y Espáriz hablando de todo un poco o varias cervezas con SirPepe y Mr. Barra, tras unas vibrantes partidas de ping pong.

Merece la pena poder presumir de tener unos amigos cojonudos.

Bueno señores, voy a escuchar mi canción fetiche en estos momentos. Saludos.

TIEMPO PERDIDO (Los Suaves)

Quiero hablar sinceramente
y os voy a contar
así, entre nosotros:
esto es confidencial
que empiece mejor que acabó
y ahora que llega el final
las promesas que eran burlas
duelen más con la edad.
Mis cabellos ya son grises
mis pensamientos negros
mis sueños están gastados
casi como mis vaqueros
todos me han abandonado
todos menos mis amigos
¿cómo me van a dejar?
si nunca los he tenido.
Me he quedado sin trabajo
me han quitado a mi mujer
mi amante no me hace caso
todo me sale al revés.
Tengo tan poco dinero
escucha lo que te digo
que incluso tengo miedo
de hurgarme los bolsillos.
Toda la vida aguantando
he mentido y me han mentido
unas veces fue muy tarde
para hacer lo que he querido
otras veces muy temprano
para lo que quise hacer
en esta historia, hermano
siempre nos toca perder.
Días que empujan a otros
no hay lunes ni domingos
hasta los buenos recuerdos
¡Inventos! no han existido
y si confías en el mañana
ya puedes dormir tranquilo
pues seguro que no será peor
lo que te guarda el destino.
Y te hundes en la vida
siempre solo y aburrido
tropezando cada día
te arrastras por el camino
llena de nuevo los vasos
¿no te parece mi amigo?
pues cada una a su manera
llora el tiempo perdido.

Categorías:Uncategorized

Tristeza

En fin. El post de hace unos días escrito pensando en Carlos y en Zurita debo aplicármelo. El haber roto mi relación con la jipy me entristece sobremanera, pero hay que seguir adelante.

Especialmente duro es darse cuenta que nuevas ilusiones creadas se han ido al garete. No creo que la culpa sea de nadie. Sencillamente las circunstancias no acompañaron.

Estoy jodido. Y sólo quiero que el tiempo pase. Poco a poco dolerá menos.

Categorías:Uncategorized