Archive

Archive for 28 junio 2011

Debatillo más bien

Bueno, pues más de lo mismo. ¿Alguien esperaba otra cosa?

Mariano atizando y Zapatero matizando y pensando en su marcha. Mientras, el pueblo a verlas venir. Un debate como se esperaba, francamente. Mucho dato económico, tonos agrios, reproches y la gente que confía cada vez menos. Ahí tenía razón Rajoy: «lo que ha desaparecido es la confianza». Pero habría que especificar que sobre todo en los políticos pobres y tristes que nos representan. Una pena.

Quería también comentar que me parece alucinante que cuando acaban de hablar los dos gallos (maldito sistema bipartidista) las tribunas se quedan vacías. Durán i Lleida no es santo de mi devoción (aunque creo que es un orador notable), pero creo que merece el respeto de que la gente que está allí (bien pagados, por cierto) le escuchen de principio a fin. A mí me da vergüenza esta clase política tan poco comprometida con la sociedad, con esa facilidad para llenarse la boca con ciertas frases y, a la hora de la verdad, amantes del trinque fácil.

En fin, Rajoy va a ser el próximo presidente del gobierno. Todo el mundo lo sabe. Quizás sí debieran adelantarse elecciones. Aunque también entiendo que el gobierno actual está en su derecho de agotar la legislatura. Es un tiempo complicado. Encima llega el verano, con lo que todo más difícil. No me apasiona Rajoy (ni le voté ni le votaré), pero sí creo que se necesita un cambio. Y visto lo visto (maldito sistema bipartidista), él es la única posibilidad. Pues casi que se ponga ya, ¿no?

Categorías:Sucede que Etiquetas: ,

¡¡No más mudanzas!!

Me duele la espalda, estoy harto de mover cosas y de llenar y vaciar coches, de colocar y descolocar objetos.

Joder, estoy de la mudanza hasta el higo.

En fin, ya queda menos. Mañana vienen un par de cerdos a cargar. Cama, estanterías, mesas… todavía quedan cosas. Y una furgoneta por ochenta del ala para trasladar. Y así hasta que veamos el final del túnel.

Está pendiente algún comentario sobre Bristol, Bath, Exeter, el escándalo de St. Yves, Plymouth, la máscara del Míkel, la ardua vida laboral de Rodríguez desde los 18 años, la canasta de Pascual en el café del Míkel, el aparcamiento de Ortigoza de vuelta de la esquina del Reino Unido, Espáriz y sus cabreos, Rodríguez y su silencio, Ortigoza sobando en el coche en momentos críticos, etc. Anda que no hay chicha. Y lo que sigue. Tenemos a dos cerdos que se van a Zanzíbar. Suerte la que tienen. Seguro que nos darán envidia hasta el día del juicio final. Cabrones.

Harto de mudanza, me voy a ir a tomar una birra.

Un viaje para escapar

Hoy parece claro que debiéramos hablar de la deriva a la que se puede estar dirigiendo el movimiento #15M. La verdadera esencia de la protesta ya quedó clara y los siguientes pasos no deben quedar en manos de exaltados, generalmente personajes grotescos, que poco pueden aportar para la mejora de la sociedad. Y que además cargan de razones a los ultraderechistas, como el O´Connell, incapaces de por sí de separar el grano de la paja.


Otro tema que merece un buen comentario —por lo de grotesco, sobre todo— es lo del no presidente Zapatero. El epílogo que este inane personaje está escribiendo a su historia al frente del gobierno español es de las cosas más lamentables que recuerdo. Desde hace ya unos meses es oficial que no pinta nada. Su presencial, fútil y absurda, es el paradigma de la realidad política en que estamos inmersos. Hoy ni sabía ni quería saber sobre lo que había pasado en Barcelona. La estampa que quedará del señor de la ceja, máximo responsable de la actual economía de la Champions League (hoy el BdE dice que sería conveniente volver a subir el IVA) de España, será la misma que utilizaba Larra para definir a Martín de los Heros. Martín de los Ceros.

Decía, por tanto, que entre indignos y vacuos nos querían fastidiar el hablar del viaje que empieza el viernes. Qué cabrones.

Los cinco jinetes del apocalipsis, tras cargar las pilas en el Padrao, cogerán el avión con dirección al sur de Inglaterra. Varias ciudades, diversos bares, vistas maravillosas, conversaciones (en La catedral o en cualquier otro sitio), éxitos sin precedentes al final del camino y una buena oportunidad para desconectar del estrés del día a día.

Hasta arriba

Están siendo jornadas de un día a día frenético. Curso matutino (loa inacabable a esa gente que forma Cálamo y Cran) de corrección (la formación y el reciclaje son necesarios para no bajar la guardia), varias horas de transporte público aprovechados para oportetear, tarde garitera y noche para seguir oporteteando. Vamos, ni un minuto libre. Pero se confirma eso de que sarna con gusto…

Por lo demás, la cosa va bien, no nos podemos quejar. La web está en camino de ser cambiada in brevis (loa para el fotógrafo Espáriz), estoy con varios proyectos a la vez (no hay nada como la organización: ayer domingo más de 10 horas de curro) y hay pendientes varios asuntos jugosos. Por ahí todo bien.

Además, el viernes, previo paso por el Padrao, nos vamos al sur de la Gran Bretaña a conocer Bristol, Plymouth, Bath, Cornualles, etc. Viaje con los colegas, o sea que la cosa no puede sonar mejor.


Si a todo esto se le añade una mudanza por pasos que estoy haciendo con la señorita Mentxu, el tiempo libre se reduce a la mínima expresión. Hasta el punto de que me está costando de verdad encontrar tiempo para correr. Hay que seguir con el deporte, ya se sabe.

En fin, digamos que hasta arriba, pero contento de verdad. Viendo ahora la decadencia laboral general, las situaciones particulares de allegados como Ortigoza, un grande encerrado en un averno rebosante de mezquindad, y mierdas por el estilo, debo sentirme un afortunado.

Desde aquí animarnos a todos, a los que quieren cambiar su situación y a los que quieren conservar la que tienen. Nos lo merecemos, coño. La generación más y mejor preparada y la que más problemas tiene. Inconcebible.

El Rey a domicilio

Ante un público despreciable, con unas maneras indignas de un gran torneo como Roland Garros y una flema envidiosa lindando con la bazofia intelectual, Rafa Nadal se hizo con el sexto.

No fue un gran partido. De hecho el mayúsculo Federer tuvo que fallar una barbaridad de puntos para que el gran Rafa se hiciera con su décimo Grand Slam. Lo que nunca se le puede negar al bueno del español es su entrega constante, su afán por llegar y devolver, esa capacidad de no rendirse nunca.

Había perdido en Miami, Indian Wells, Madrid y Roma cuatro finales ante Djokovic. Pero el serbio se quedó en el camino el viernes en un partido antológico. El último set de Federer y Djokovic es de lo mejor que he visto nunca. Y mira que he visto tenis.

Nadal sigue demostrando lo grande que es y les da en los morros a esos putos gabachos que llevan desde el 83 sin ver a uno de la casa llevándose la Copa de los Mosqueteros. Desde entonces, Bruguera dos veces, Ferrero, Moyá y Costa, además de Nadal. 11-0. Pues eso, a mamarla. Y espérate que como Contador coma un poco más de chuletón nos llevamos el sexto Tour consecutivo.

Se agotan las palabras para definir al «mejor deportista español de la historia» (Paco González dixit), pero lo bueno es que seguirá asombrándonos con el paso del tiempo. Sigue batiendo récords y hay que confiar en que llegarán muchos más.

Grande Nadal, vomitivo público parisino. Que se jodan.

Soluciones

Imagino que ya lo habrán visto:

Un hombre de 31 años ha sido detenido por la Guardia Civil acusado de, al parecer, rociar a un perro con un líquido inflamable y, posteriormente, prenderle fuego, por lo que el animal sufrió quemaduras de diversa consideración.

No es la primera vez que mentamos la crueldad humana para con los animales. No hace mucho venía a colación el caso de aquel misterioso resultado del genoma que fue capaz de atar a su perro al parachoques del coche y llevarlo arrastrado no sé cuántos metros.

Yo entiendo que es más importante que una nueva cepa de bacteria esté matando al hombre, claro, a través de ciertos pepinos. Que sí, está claro.


Pero que el ser humano sea capaz de llegar a este tipo de cosas cuando se le presupone especie superior y preeminente, da que pensar. No voy a decir que sea comparable a actos como violaciones, maltratos, etc., pero ¿de verdad no encuentran similitudes propias de dementes asociales este tipo de salvajadas sin justificación?

Me viene a la cabeza la expresión «tiro en la cabeza» (de arriba abajo, como tantas veces apuntó acertadamente Del Rosal), «alforfones», «¡Apártate, Butch!» (y tiro en los huevos), etc.

Categorías:Sucede que Etiquetas: