Archivo

Posts Tagged ‘Eta’

¿Por fin desaparecen los asesinos?

Alto el fuego de ETA. ¿Definitivo?

 

 

El O´Connell me llama muy contento. Parece que puede ser la buena.

Esperemos que así sea.

Anuncios
Categorías:Sucede que Etiquetas: ,

Pagazaurtundua

Cuando ayer nos enteramos de que habían detenido al presunto asesino de Joseba Pagazaurtundua, pues como que nos alegramos bastante. Es evidente que el hecho de que gente como el tal Gurutz Agirresarobe, «un asesino gordito y amable», que dice hoy Santiago González haya caído es motivo de celebración.

Pensaba en que he sido capaz de escribir Pagazaurtundua sin error a la primera. No se trata de dármelas de escriba supremo. La pretensión es recalcar cómo ese apellido, y sobre todo la voz y la mirada de su hermana Maite, paradigma del bien, de la equidad, de la justicia y del dolor cercano ha calado en el pueblo. Ese apellido simboliza la lucha contra la banda de criminales medievales y totalitarios.

Quizás haya gente que desconozca que Joseba Pagaza formó parte del aparato político-militar de ETA en la época final del franquismo. Debió de intuir el huevo de serpiente que crecía y abandonó. No es el caso de Yoyes, pero tiene líneas comunes. Le estuvieron acosando hasta que lo mataron.

El presunto asesino (su apellido sí que no me lo sé ni nunca lo aprenderé) jugaba al rugby al lado de donde mató (presuntamente) hace 7 años. Trabajaba y vivía en Hernani. Sin mayor problema. Ni mayor ataque de conciencia.

Presuntamente también hemos de pensar que la policía ha acertado y que el tipo (de la otra detenida ni mención… que vuelva a la cárcel) que comía huevos fritos con jamón los sábados antes de su partido de rugby acabará condenado y pasará bastantes años de su vida encerrado. Justo ahora, además, que esperaba un hijo. El mismo que si, de verdad, quisiera que alguna vez se recordara su apellido, esperaría la salida de su padre de la cárcel para escupirle a la cara la palabra dignidad.

Desconexión necesaria

Se suceden historias con un principio idéntico, una trama similar y un final trágico, incomprensible a todas luces.

Cada vez que una mujer, una hija, una nieta, un sobrino, un marido o un padre aparece llorando, porque los execrables asesinos de siempre se cruzan, sin ningún argumento, en la vida de uno de los suyos me embarga una horrorosa sensación de ´deja vu´.

El resto deja de tener sentido. Los valientes salvapatrias han vuelto a actuar.

En términos que ya no son trascendentales, podríamos hablar de la nueva muestra de excrecencia del estasiano. Ese ridículo especimen que roba en una empresa y que acaba de escribir otro capítulo, para que sigamos pensando que es una mezcla entre imbécil, ignorante, incompetente, ladrón y anormal. En días venideros, cuando el tiempo vuelva a aparecer por mi calendario le dedicaremos un gran post navideño.

Más allá de lo dramático y de lo cómico (por el chiste que representa el estasiano), la ilusión se viene. Tiene olor a buen vino y a desconexión total de la ingente cantidad de preocupaciones que nos rodea. Excelsa compañía y un buen número de horas para descubrir una zona olvidada.

A la vuelta, pequeño resumen.

Nueva estación, la misma lluvia

Nuevamente nos toca deslizarnos entre contrastes.

Ha sido un fin de semana completísimo. Rodeado de amigos por doquier, de alegría y sonrisas. De verdad, uno de los mejores que recuerdo. Aprovechando mejor que nunca los momentos y las situaciones que se presentan, ganándole terreno a las preocupaciones y sobre todo, acompañado de la gente que te completa.

Si es que hasta ganó el Madrid!! (no le digan a nadie que no vi el partido).

El caso es que los de siempre vuelven a llamar a la puerta para recordar la imperfección de este mundo amorfo. La lluvia ha acompañado.

Comienza el equinoccio de otoño con un regusto amargo.

Y el estasiano se va difuminando poco a poco, cual microscópica masa atómica por el espacio exterior.
Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , , , ,

Porquería decimonónica

Pero ¿por qué siempre la misma historia? Siempre pasa algo en esa comunidad autónoma que te cambia el estado vital.

La mierda que se ha establecido desde hace 40 años en el País Vasco sigue provocando la mayor de las rabias en los habitantes de bien, tanto de la tierra de Pío Baroja como de los alrededores.

Es que no paro de escuchar, ver, leer y sentir noticias, prácticamente a diario que invitan a bajar a las cavernas donde se encuentra toda esa chusma etarra y la periferia que los defiende y ponerse a tirarles piedras. En serio, dan ganas de rebajarse y machacarlos.

Joder, es que uno pasa un día relativamente agradable el sábado (incluyendo madrugada al domingo) y ve que han puesto a una bomba en Zarauz. Al lado de la casa de un amigo. Gracias a Dios, no ha pasado nada.

Pero te cabreas. Escuchas al indigente intelectual de Arzallus decir que es algo poco más que vergonzoso detener a ex miembros de la mesa de HB. Escuchas al absurdo icono del PNV Ibarreche, decir no sé qué de un referéndum y esputas bilis. Y así, una detrás de otra.
Ahora, llego de tomar unas birritas con mis coleguitas (grandísimos Don Miguel y Don Rodríguez) y leo que un hijo de puta (bueno, un maldito cabrón, porque puede que su madre no tenga la culpa de nada) ha agredido a un edil socialista en Pasajes.
Es que, aquí nunca pasa nada, coño. Y Madrazo y toda la escoria a la que representa vota en contra de la moción que pide la dimisión de aquellos que no condenan la violencia. Y ver al cerdo (y negociador) ese que detuvieron en Burdeos gritando. Y al pobre guardia civil que asesinaron hace nada en Álava. Y, y, y…..

Es inaguantable. Y muy deprimente. Que los millones de personas de bien que forman esa sociedad vasca no se levanten y señalen a todo el detritus que se ha instalado a base de represión es para cagarse.

Es que las entrañas me piden sacar a todos esos malnacidos de sus escondrijos y ajusticiarlos en la plaza del pueblo, como se hacía en el siglo XIX.

Quizás, los nietos y los hijos de Sabino Arana sólo entiendan ese lenguaje.

P.D. No encuentro adjetivos para definir eso que sale en las fotografías.

Hoy tampoco

El caso es que los días de lluvia suelen ser sinónimo de dificultad al despertarse. Hoy no. He madrugado y me he ido a hacer deporte. Bien prontito.

Ayuda el pensar que mañana no habrá que madrugar. Así que dicho y hecho.

Tras el conveniente deporte matutino, voy subiendo las escaleras y me llama el Míkel para confirmar los días que estaremos en Praga. Obviamente, como no podía ser de otra manera le he tenido que corregir. El Mikel es un crack de la logística y de la planificación, pero tiene la memoria de una ameba.

Las cuitas tratadas convenientemente ayer con mis grandes amigos en el mítico Loyber quedan atrás, después de varias jornadas en mi cabeza. Me preparo para encarar un día alegre, a pesar de la tempestad.

Entonces ha llegado el mensaje del O´Connell. Juan Manuel Piñuel Villalón. 41 años. Casado y con un hijo.

Desde entonces, otra vez, el día es una puta mierda.

Especies

A lo largo de la vida, uno se encuentra con una gama amplia de elementos que se cruzan y modifican nuestro ´modus vivendi´.

Es lo que tiene vivir en sociedad. Ser uno dentro de muchos. Comunidad pura y dura.

Cuando uno va conociendo poco a poco, ya pasa a valorar y calificar. Etiquetar que diría Del Rosal.

Así, tenemos tipos de toda índole. Catervas heterogéneas.

Los hay asquerosos. Personajes que podrían ser calificados como despojos sociales por su dejadez en lo que a limpieza se refiere. Seres sin ningún interés en que la salubridad no sea la nota más llamativa.

Ídolos del Chori como el tal “Barragán” o el Fla, los indigentes que vinieron aquel día con la Marie y algún que otro especimen de destino reponderían a esta descripción.

Luego, tenemos a gente agresiva. Sucios de carácter, podríamos apuntar. Gentuza sin ningún apego por la libertad de los demás. Los intolerantes. Fascistas de derechas y de izquierdas. Sobrantes se mire como se mire.
Véase como ejemplo, cualquiera de los mefíticos ultras de los campos de fútbol o la basura con la que tiene que vérselas el Sr. Zurita.

En lo laboral, podríamos incluso generar subgrupos. Están los típicos compañeros de trabajo, con los que puedes tomarte unas copas cualquier sábado por la noche o ir a un partido de fútbol con ellos, porque son buena gente. He tenido la suerte de cimentar interesantes amistades en el ámbito laboral y me alegro por ello.
Pero siempre existen los “trepas”, aquellos que venderían a su madre por poder obtener un punto a favor con respecto al patrón. Pelotas y basuros despreciables. En Marca, conocí a más de uno. Gente repulsiva. Son los que saben moverse bien en los ambientes más embarrados y hediondos. Son Mierda. Pequeños roedores que se mueven como pez en el agua entre la inmundicia.

No me puedo olvidar de los que, desgraciadamente, en un mundo tan capitalista y competitivo dominan el mundo. Los patrones. Los jefazos. Suelen ser unos cabronazos, para qué nos vamos a engañar.

¿Quién no ha trabajado alguna vez para un jodido perturbado? Ya conocéis mi historia de Radio Marca, donde Garcia Caridad era un histérico demente, cuya naturaleza esquizofrénica me trajo por el camino de la amargura tanto tiempo. Bueno a mí, a Paco Caro, Talavera, Lalo (crack que ayer estuvo presentado los resúmenes de la jornada en Club de Fútbol), SanMar…y tanta buenísima gente que recuerdo de esa estancia de más de 2 años. Va por ellos el recordatorio…aunque no la imagen, que conste.

Pues bien, con todo… no hemos hablado de lo más repugnante de la escala social. De lo más vomitivo y menos comprensible que este mundo nos permite observar a diario. De lo más nauseabundo. De verdadero detrito:
Este individuo es el apodado ‘El Rafita’. Cuando tenía 14 años violó, torturó y quemó viva a una joven deficiente psíquica (Sandra Palo), junto con otros malnacidos de su pelaje. Hasta ahora no se había tenido imágenes de él, pues era menor y nuestras leyes le protegían

Ahora, con 18 años y después de pasar, 4 años en un centro de menores, jugando a la Play y haciendo talleres de carpintería, (coño, como los etarras) está en la calle, haciendo su vida, a pesar de los informes de los psicólogos que han señalado que no se ha reinsertado, ni arrepentido y que las posibilidades de reincidencia son numerosísimas.

Ya sabemos lo que hay. Estamos rodeados de verdaderos animales.

Y muchas veces, se parecen, superficialmente demasiado a nosotros.