Archivo

Archive for 27 julio 2011

La carrera del infierno

Fue una gran carrera. Es lo que tiene correr en emplazamientos majestuosos. Nada menos que San Lorenzo del Escorial. Espectacular.

La carrera no es de las más largas que hemos corrido —de hecho, hago memoria y creo que es la más corta de todas las que hemos tenido la suerte de sufrir hasta el momento—, pero para mí (no corrí en Cercedilla) es la más dura. La subida salvaje, criminal, extenuante y con todos los matices del erebo más candente nos esperaba. La que llaman «cuesta rompecorazones». Es algo así como 1 kilómetro de subida hacia el averno por unas pendientes medias del 15% y con rampas (las más largas que yo recuerdo de esta índole; hete ahí su principal diferencia) del 25%. Brutal.

Incluso el propio Ortigoza, viejo zorro en esto de las carreras populares flipaba con la dureza de la subida. Es una carrera por lo demás de las que llamaríamos en el argot ciclista «rompepiernas». Por cierto, que no se nos pase felicitar a Cadel Evans por haber logrado el triunfo en esta ronda del Tour. El tío se lo ha ganado. Enhorabuena. A los Schleck, sinceramente, que les den por el culo.

Decíamos que la carrera del averno fue una grata experiencia. Uno le va cogiendo el gusto a esto de las carreras populares. De verdad que sí. El ambiente, la alegría sana que se transmite por doquier y la sensación tan agradable (copio a Murakami) que se siente cuando uno ha terminado de sufrir. Allí nos cascamos, cerquita del templo por antonomasia de Felipe II unas cervecitas y unas raciones (espeluznantemente ridículas al lado de las del Loyber o el Padrao).

De los participantes, una oda al señor Ortigoza, espectacular. Poco más de 34 minutos. Un servidor hizo 48 minutos. Y el más meritorio de todos, el Míkel, que subió un pelín por encima de los 56 minutos. Hay un vídeo pululando en que se puede asistir a casi una muerte en directo. Los metros de subida recogidos por una cámara del Sr. Míkel son como para no olvidarlos. Terribles. Durísimos. Ahora, espectacular la foto que le hicieron al llegar.

En fin, quedan varias pruebas en el calendario que nos esperan, pero sobre todo, avistamos un objetivo otrora impensable: una media maratón. Con dos cojones.

Barbarie inhumana

Cuando suceden barbaridades como lo de ayer en Noruega uno se pregunta qué clase de personas habitan, en ciertos casos, los mismos parajes que nosotros.

Al parecer el detenido como principal sospechoso es un noruego de 32 años con tendencias ultraderechistas e islamófobas llamado Anders Behring Breivik. Fue visto en el lugar de la explosión en Oslo, antes de que ésta se produjese.

«Ultraderechista e islamófobo». Vaya, parece que esta vez no ha sido un atentado provocado por el islam, como algún iluminado estuvo predicando durante horas en su infame perfil de Facebook. Las cotas de radicalismo que está alcanzando este sujeto en cuestión empiezan a conformar la personalidad de un tipo que mañana puede convertirse en el nuevo salvador de turno. Lo digo en serio. Cualquier día este Charles Bronson de pacotilla coge la pistola y empieza a liquidar a rojos, progres, Rubalcabras y moros. Y como nosotros, a sus ojos, tenemos un poco de todo seríamos objetivos directos.

Pero volvamos a lo importante: la barbarie de Noruega:

«Llegó al recinto del campamento en una camioneta plateada, provisto de una pistola y de un rifle, según Simon Braenden Mortensen, un vigilante del lugar, y se identificó como policía. Alegó que había llegado para comprobar la seguridad tras las explosiones en la capital. Poco después, empezó a disparar indiscriminadamente, en primer lugar, contra un grupo de jóvenes que estaba siendo informado, precisamente, del atentado ocurrido en la capital. Medios noruegos informan de que, tras irrumpir el agresor y abrir fuego, se desató el pánico y decenas de jóvenes concentrados, algunos heridos, trataron de huir nadando. La policía noruega busca tambien a un posible cómplice del presunto autor. La búsqueda se basa en declaraciones de testigos que dijeron que un segundo hombre, que no vestía uniforme policial, estuvo en Utoya. El portavoz de la policía Einar Aas dijo a al diario ‘Verdens Gang’: “Tenemos varias declaraciones de testigos que coinciden en que había un segundo atacante. Trabajamos a toda marcha para aclararlo”. Los testigos han develado también que la masacre duró más de 45 minutos. Nicoline Bjerge Schie, de 22 años, señala en un testimonio que publica el diario ‘Dagbladet’: “Los tiros se produjeron con unos diez segundos de pausa entre ellos y duraron como tres cuartos de hora”. La joven se ocultó junto con otros amigos tras una roca en el agua. “No lo vi, pero lo oí. Gritaba y celebraba, dio varios gritos de victoria“, relató sobre el hombre de 32 años detenido por la policía».

Parece una película. Un guión. Una novela negra de las que tanto abundan por Escandinavia. Es verdaderamente descorazonador asumir que este tipo de comportamientos se den en la parte del mundo supuestamente civilizado. Quizás debiéramos preguntarnos por qué huevos de serpiente de esta índole crecen entre nosotros sin que nos demos cuenta. Quizás el hecho de que el asesino tenga a esta hora casi 1400 seguidores en Twitter habla de la indecencia y de lo abyecto y enfermo que puede llegar a ser el ser humano aparentemente corriente.  Tal vez el ambiente, tal vez la sociedad, tal vez los medios de comunicación, tal vez hace tiempo que nadie está seguro en este mundo perdido, alejado ya de los principales valores universales.

Categorías:Sucede que Etiquetas: , , , ,

El curita choricero

Bueno, pues ha dimitido. Si lo veo no lo creo. Voy al diccionario: Pedazo corto de tripa lleno de carne, regularmente de puerco, picada y adobada, el cual se cura al humo.

Un chorizo de los que se recordará por los siglos de los siglos se va.

Dice que así podrá ir a juicio y demostrar que el hecho de que los cabecillas de una trama corrupta le (supuestamente) regalaran unos trajes no significa que haya cometido cohecho a pequeña escala y la más que posible corrupción a un nivel más grande.

Paco Camps, el «curita», como le conoce el Míkel o como quiera que se le conozca es el paradigma de la inmundicia en política.

Será que somos mal pensados, pero eso de que al Bigotes le dijera «te quiero un huevo» o «amiguito del alma» da que pensar (incluso linda con lo gayer). Luego los tickets no aparecían, porque dice que no pedía para que nadie dijera que los cargaba al erario público. En fin, que se va. Cesa. Dimite. O le echan, que todo puede ser.

Es una gran día. Así lo pienso. Un chorizo menos que se ríe en nuestra cara. El problema es que aún se oyen tantas risotadas…

Categorías:Sucede que Etiquetas: , , ,

Ciclismo del bueno

Ha sido muy grande. Grandísimo.

Por momentos me ha recordado a aquella exhibición de Induráin en Lieja en una etapa previa a las suspuestamente grandes. Casi como hoy. Aquel día, Induráin sí que puso el motorcito. Bruyneel pudo como mucho seguirle.

Hoy el triple campeón del Tour (le pese a quien le pese) ha dado un puñetazo sobre la mesa. Con las fuerzas algo menguadas con respecto al Giro (donde arrasó) ha utilizado un «simple» puerto de segunda para destrozar la etapa. Con una serie de violentos ataques, continuados y llenos de fe, los Schleck empezaron a dar señales de debilidad pronto. ¡¡Cuánto lo hemos dicho!! Malditos cobardes, las piernas no están siempre como uno quiere. Cuando uno las tiene hay que usarlas. Así lo ha hecho el nuestro.

Ha recortado casi 20 segundos a Voeckle y más de un minuto a Contador, entre otros. El gran beneficiado ha sido Evans. Poco a poco se acerca al liderato y no es del todo buen compañero. Samu también ha aguantado y ahí está.

Lo interesante (esperemos que así lo sea) son las próximas etapas (3 Alpes con llegadas en Alpe d´Huez y el Galibier en 2 de ellas para terminar y la contrarreloj del sábado). Parecía que Conta se inclinaba ante Andy, pero ojito que los campeones lo son siempre hasta el final.

El etapón de hoy ha sido de los que recordaremos. Esperemos que sea el comienzo de algo grande.

Categorías:Deporte Etiquetas: , , , ,

Haciendo cosas

Bueno, pues volvimos de la France. Fue un gran viaje. Desconexión, vino, quesos… en fin, ya se sabe.

A la vuelta nos esperaba el cumple de Mentxu: copazo tras copazo… en fin ya se sabe.

Lo pasamos bien. Además de los amigos de Mentxu (Fermín salió baldao a copas (no Espáriz, sino el otro Fermín)), allí se juntaron Cilli, el cerdo Ortigoza y el ya mencionado Fermín, digo…  Espáriz.

Creo que la señorita del cumpleaños acabó bastante satisfecha. Eso es lo importante.

Comida familiar al día siguiente y una en el teatro: Maldito Naranjito. Muy recomendable. Nos estuvimos riendo durante hora y media. Mereció la pena. Los años 80… cómo olvidarlos.

Después cena en la Taquería del Alamillo. Joder, difícil diseñar un fin de semana mejor.

Volvemos a la rutina y a esperar agosto. A rezar por que el despreciable Andy Schleck no se lleve el Tour y a ver cómo arranca la pretemporada. Bueno… y el sábado carrera en El Escorial. Infierno es poco. Con una preparación casi nula nos enfrentaremos a una subida del carajo. Mejor volver a la cama a dormir…

 

Albacete, caga y vete

Solo corroborar en este humilde lupanar que el dicho es cierto. Albacete, caga y vete.

Ayer tuve el honor de descubrir por primera vez la noble villa de Albacete. Fue de forma harto casual. Hubo que llevar al serdo a hacer un examen al erial más grande de España (con permiso de Los Monegros). Aquí un servidor hizo de taxista y fue el miércoles a buscarle al aeropuerto para que el comité de bienvenida le agasajara con unos típicos insultos sanseros en el Loyber. El jueves, lo dicho, fuimos a uno de esos recónditos lugares perdidos de España a hacer un examencillo (parece ser que el serdo lo hizo bien y no debería de tener problemas en aprobar… y tener que volver a hacer el tercero en unas fechas).

Hacias las 17:00 estábamos tomando unas cervezas-coca colas en la misma calle del examen (C/Zapateros…) y pudimos corroborar que Albacete es un pueblecito (ojo, aquí dice que de 170.000 habitantes). La gente se conocía, todos se saludaban, vimos al mismo policía con su motito haciendo la ronda, a un par de negros que subían y bajaban la calle… en fin, todo muy cercano.

Según se acercaba la hora del examen, el serdo pudo ir analizando a sus rivales en la prueba: basura en su gran mayoría (serdo dixit).

El tipo salió del recinto preparado al efecto a las 20:03. A las 20:05 estábamos en el coche rumbo a la civilización. Volvimos a cruzar el desierto manchego, hicimos parada y cena cerdil en Villarejo de Salvanés. Pequeña localidad en la que degustamos unos platos combinados (obviamente, lejos del nivel de los padraenses, pero aceptables, junto a unas croquetas). Finalmente vuelta a casa para levantarnos otra vez a las 6 de la mañana y dejar al serdo en su avioncito para que ahora mismo esté haciendo otro examen. La verdad es que el tío, se debe afirmar, se está dejando los huevos. Esperemos que sea para bien.

En fin, todo esto concluye recalcando que si alguna vez tienen ganas de echar de menos su ciudad habitual… vayan a Albacete, verán lo que es querer escapar.

Sin más, me preparo para otro viaje: Burdeos. Días de desconexión en la tierra del vino (¡Viva el vino!). Habrá que disfrutar.

Categorías:Sucede que Etiquetas: , , , , ,

Si es más tonto, no nace

El que faltaba. El chupador. El vividor. El fantasmilla. El etéreo Ramoncín no sabía nada: “Comí la semana pasada con él. El día 30, cuando fui a votar a SGAE, una de las tres personas a las que fui a buscar para saludar expresamente fue a Neri, al ‘tío Neri'”. Ojo a lo de «El tío Neri». Vomitivo es poco.

Si uno sigue leyendo la noticia, resulta que Ramoncín no se lo cree. Que si no tenía coche, que si vendió su casa para comprar otra. Ramoncín tiene dos problemas subrepticios: se cree listo y encima una especie de niño rebelde. Pero las dos cuestiones que más le atañen de cara a la opinión pública son vox populi: es bastante mal cantante y tiene una imagen de gilipollas integral demasiado mimetizada en su yo, como para que sea casualidad.

Ramoncín es un impresentable parásito, un gorrón amigo de delincuentes. Como diría mi abuela: «un frescales».

El tío Neri, el despreciable Teddy, el gordo Caco (nombre interesante para estar donde está) Senante, el patético Víctor Manuel y toda esa porquera de la SGAE deberían ser inspeccionados por el fisco hasta analizar el último céntimo que hayan empleado en comprar el pan. Jodidos estafadores, sinvergüenzas. Y la Sinde, ahí sigue, con esa cara de estreñida impenitente, que más que preocuparse por los cánones debiera interesarse por no hacer el ridículo a cada momento.

Este país de chorizos, de vulgares rateros empieza a dar asco de verdad. Políticos corruptos, banqueros que no pagan impuestos, alcaldes que se suben el sueldo un 100%, burbujas, comisiones y blanqueos… todo es deprimente. Pues bien, ante tanta mierda que ya no se puede ni enterrar, siempre hay tiempo para que el bufón amenice la espera. Ramoncín, ese tipejo nacido para hacer de bombero torero, es la antesala del derrumbe total.

Si es que… ya lo dijo Sabina.

Categorías:Sucede que Etiquetas: , , ,