Archivo

Posts Tagged ‘Baloncesto’

Generación de oro

Hemos saldado deudas pendientes.

Yo no olvido aquella final contra Lituania en Suecia, aquella canasta de Nowitzky en 2005 que nos dejó sin final, el último tiro de Gasol que no entró en nuestra casa… maldición pendiente.

El europeo comenzó muy mal: muy mal juego, defensa endeble, pobre transición, triste concepción del ataque. La cosa pintaba mal. Porque a estos a los que hemos machacado hoy son con los que perdíamos al descanso del primer partido por 15. Venganza cumplida.

Victoria agónica ante Gran Bretaña y contra Eslovenia tras prórroga. Segunda fase comenzada de nuevo con derrota ante Turquía. Y rajada de Marc. Errónea y fuera de lugar.

Partido clave: Lituania. 8 abajo al final del primer cuarto. Tocados… pero no hundidos. 23-0 y… ¡a volar! Por 14 a Lituania, por más de 20 a Polonia, por 20 a la invicta Francia de Parker en cuartos, por 18 a la Grecia de toda la vida y 85-63 en la final a Serbia.

España es campeona de Europa. Como lo fuimos del mundo hace poco. Como llegamos a hacer titubear al imperio yanqui en Pekín.

Un quinteto formado por Ricky, Rudy, Navarro, Felipe y Pau sólo puede ser oro. Es así. Si les sumamos a Cabezas, Raúl López, Mumbrú, Claver, Llull, Garbajosa y Reyes el resultado es humillación a todos los rivales cuando hemos empezado a jugar como sabemos.

Una generación irrepetible: jugadores maravillosos de talento inacabable y grandeza humana indescriptible. Pau Gasol es uno de los deportistas más importantes de la historia de España. Un referente para todos. Catalán, sí, pero español. Inolvidable aquella respuesta al típico casposo nacionalista laportiano que le preguntó sobre la posibilidad de una selección catalana de baloncesto. Respuesta contundente: “sí, eso está muy bien, pero las sensaciones que me produce la selección española no es comparable”.

Enorme Pau. Campeón de la NBA, lesionado en un dedo hasta horas antes de comenzar a jugar, ha sabido luchar y ejercer de verdadero representante de un grupo grandioso e inolvidable.

No sabemos qué pasará en el futuro, no sabemos si podrán seguir juntándose en próximos campeonatos estos fantásticos jugadores, pero sí sabemos que siempre podremos recordar estos momentos.

Por cierto, no soy especialmente defensor de Sergio Scariolo. Mejor dicho, no me apasiona la idea de que un extranjero entre a España. No es xenofobia, ni mucho menos; sólo que creo que hay muchísimos buenos entrenadores españoles que conocen el campeonato nacional tan bien como él. Y sobre todo, que no están a su vez, trabajando para un club ruso. Enhorabuena en cualquier caso.

España es campeona. Otra vez. La primera vez en Europa. Y eso no se olvida. Ha merecido la pena esperar.

Gracias a todos.

Viva España.

Esplendor en la hierba

Hacía años que no me tiraba un fin de semana completo en casa sin salir. Dejé a mis amigos a la salida de la Haka el viernes por la noche tras un bebercio considerable -tremendo torrijas, el Míkel- y desde entonces dormir, leer, ver cine y descansar.

El fin de semana ha terminado con Esplendor en la hierba, maravillosa historia de Elia Kazan que tiene tantos de esos ingredientes que tanto apasionan. Y esos versos de Wordsworth. Preciosa película que habla de la vida, del paso del tiempo y de cómo se marcha la juventud. Se la recomiendo.

Lo que no sé si les comenté es que fui con Mentxu a ver el jueves la última de la Coixet (digamos que no iba demasiado convencido…). Uff, no hablaré mucho de ella. No se la recomiendo.

Espáriz se ha ido a Yanquilandia, Zurita me ha llamado y sigue tremendamente amartelado (gravísimo que hayamos dejado de usar más este vocablo), Don Miguel sigue con sus particulares historias para con las mujeres, Rodríguez haciendo de viejete y Del Rosal velando armas de cara a la batalla de la semana que viene.

En fin, esta semana tendré ya reuniones de cara a configurar la página web y con el el asesor fiscal para que nos vaya orientando en el comienzo. Además, sigo viendo dormitorios, sofás y algún mueblecillo. ¡Coño!, se me olvidaba decirles que en breve, fiestas en Algete; espero verles por allí.

Y nada, sólo volver a alabar sin tino el exagerado fútbol que practica España. Antológico baño a Bélgica. ¡Qué equipo! Qué forma de jugar al fútbol. Impresionante. A ver qué tal los chavales del basket. Este año sí toca el oro europeo.

Dentro de unos años, cuando nos acordemos de todos estos momentos, podremos recitar a Wordsworth.

“Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello
que en mi juventud me deslumbraba,
aunque ya nada pueda devolver
la hora del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores, no hay que afligirse,
porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo”.

Los nombres de la alegría

Muchas veces queremos decir una cosa y nos sale otra. Otras veces, simplemente pensarlo es suficiente.

El subconsciente es una suma de hábitos, nostalgias, recuerdos y posiblemente querencias interiores. Me dio por pensarlo esta noche al llegar a casa. Las palabras son las que le dan forma a los momentos. Y también le dan color. A veces, no siempre el deseado.
El caso es que entre dudas, temores, vacíos y errores, uno ha aprendido a fiarse lo justo de lo que se considera apuntalado en la certeza más absoluta.
Nuestra selección española de tenis tenía, a priori, perdida la final de la Copa Davis. Fuera de casa, sin Rafa Nadal, con los argentinos y sus respectivos ortos encendidos y con la tradición en contra.
Le dimos la vuelta. Y además con toda la clase que atesoran los nuestros.
Feliciano López y Fernando Verdasco son nuestros héroes hoy, como en su día Juan Carlos Ferrero, Rafa Nadal o Carlos Moyá. Pero más allá de los nombres, tantas veces confundidos entre la multitud, se huele el espíritu de una línea creciente del deporte nacional.
Fútbol, basket, tenis, ciclismo, balonmano…y así hasta el final. España, España, España.
Ayer fue un gol del niño, o una canasta de Gasol, o aquel passing de Ferrero, o los riñones de Samu Sánchez o la parada de Barrufet. Este hoy será el ayer de mañana, porque como apuntaba el clásico: “…esta ola, ya no parará más…”.
Sólo les pido una cosa, amigos, no se cansen de ganar. Intenten saborear cada momento excelso con la alegría del que no despega de su piel el aroma a lágrima derramada.
Lo hemos pasado mal. Nunca será la última vez. Pero hoy, al menos esta noche, no hay más motivo que una sonrisa. La enésima.

El umbral entre el comienzo y el final

Bueno amigos. Han venido mis primos con sorpresa y estoy sin tiempo, sin ordenador y casi sin casa para poder estar a gusto tocándome la huevada.

Lo suficiente para volver a la normalidad tras unos días “tocado” ante el palo de Barajas. Hay cosas que no pueden suceder. No quiero excusas. No pueden suceder. Y punto.

Seguimos esperando. Por cierto, lean el comentario del Sr. del Rosal en el post anterior. Ese tipo debiera dedicarse a la escritura profesionalmente, mejor que perder el tiempo en otras zarandajas orientales, como aprender la vida y milagros de los habitantes de Corea del Norte. Es un crack.

Antes de tamaña tragedia, estábamos disfrutando de los juegos. Nos quedó por decir que finalmente cayeron 18 medallas. 5-10-3.

Las nenas de la natación sincronizada nos dieron una plata y dos de sus componentes (Gemma Menguay a Andrea Fuentes) otra plata en duo. Espectaculares. Sólo superadas por las rusas.

Inmenso también David Cal. 2 platas más en Piragüismo. C1 – 1000 metros y C1 – 500 metros. Es cierto que hay algo de decepción en el ambiente. Él mismo tenía olor a oro. Pero el que niegu su proeza no tiene ni idea de qué va esto.

Vaya orazo nos otorgaron también en Piragüismo, Saúl Craviotto y Carlos Pérez. En K-2 500 metros. Espectacular. Vencieron a una pareja (la germana) que llevaba sin caer desde que mi amigo chino comía con babero.
Y finalmente, para cerrar los JJ.OO. los equipos. Hockey, Balonmano y Baloncesto. (Plata, Bronce, Plata). Si les soy sincero, lo que más me gusta. Quién haya seguido esto de los juegos, seguro que habrá seguido los partidos de la primera fase y cada remate, cada jugada y cada gol, canasta o parada.

Grandes los chavales de Hendriks, que supieron derrotar a los engreídos australianos en semis y sólo sucumbieron ante Alemania. Irregular el balonmano. Cayeron con los islandeses y fueron capaces de apalizar a los croatas (inconcebible).

Y chapeau con el equipo nacional de baloncesto. Lo que hicieron fue de lo más bonito que recuerdo haber visto nunca. Era la historia del débil contra el fuerte que tantas veces hemos visto en la vida real. Era la eterna lucha romántica contra el destino imposible de evitar. El partido de nuestra selección tiene el mismo valor que la Eurocopa en fútbol, el Wimbledon de Nadal o el Mundial de Balonmano. En la vida lo olvidaremos.

Sin más, amigos, vuelve la rutina. En forma de fiestas de Sanse, en forma de supercopa y nueva liga, en forma de ilusiones claramente delimitadas y de responsabilidades duramente marcadas.

Esto es lo que hay.

Ojalá hay pocos finales y muchos comienzos, ahora que se aproxima el final del verano.

Y disfrutemos la vida… Que nunca se sabe cuándo nos tocará dejar de hacernos esta pregunta.

Hasta pronto amigos. Curren… y sean buenos.

Entre anginas y juegos

Uno que pensaba que había desterrado a sus atrofiadas amígdalas para siempre, gracias a la inestimable ayuda del chamán…Iluso.
Pero bueno, ya sesabe que casi todo en la vida es cuestión de insistencia. Volveremos en los próximos días a visitar al maestro de maestros, prestidigitador de prestidigitadores, chamán de chamanes a la pocas veces reconocida ciudad de Soria.
Llevaba año y medio sin esta lacra “anginil”. Pero bueno, he vuelto a sentir lo que es tener unas pelotas de golf incrustadas en la garganta, fiebre terrible que te impide dormir y te hace sudar cual pollo y esa sensación de malestar que te atrapa y te impide ser tú mismo.
Ni siquiera he podido ir a currar, con la de cosas que tengo que hacer. En fin, a ver cómo recupero el tiempo perdido.
Por su parte, los JJ.OO. siguen dejando noticias. Nos habíamos quedado en 7 medallas. Sumémosle 3 más.
Leire Olaberría. En ciclismo en pista. Bronce por casta y por afán de superación. No esperada. Quizás por ello, valorada éspecialmente.

Más de ciclismo: Llaneras (otra vez, vaya crack) y Tauler en la prueba de Madison. Plata con cierta polémica, pero plata al fin y a la postre. Es tremendo pensar la demostración de poderío que está dando el ciclismo nacional, tanto el de carretera como el de pista.

Esta misma mañana, mientras la selección de basket se metía en semis tras derrotar con holgura a la anárquica Croacia y un poco antes de que nuestros representantes de waterpolo no pudieran poner en apuros a Serbia, nuestras chicas de la sincronizada han vuelto a demostrar que junto a Rusia (eminencia en esta disciplina) son las mejores del mundo. Cómo suena esa afirmación. Da casi vértigo.

Es muy difícil, está más que comprobado que todo el mundo te señale como el mejor en algo y ante todos los focos y miradas posibles, demostrarlo. Estas chicas lo han demostrado. Igual que Nadal o Llaneras.

En el lado negativo, obviamente el atletismo. Y sus nombres propios. Ha sido lamentable la actuación de Reyes Estévez que no pasó ni la primera ronda de 1500 y decepcionante la de Arturo Casado que no se pudo meter en la final. Salvó el honor Higuero, ese crack de Aranda que fue 5º.
Una pena lo que ocurrió con nuestra Marta, pero si alguien no le tiene que demostrar nada a nadie es ella. Y bueno, así con otras pruebas en que esperábamos al menos pelear.
Con todo, lo más vergonzante de todo ha sido la actuación de Mario Pestano. El lanzador de disco chicharrero que iba con la tercera mejor marca del año y no fue capaz ni de entrar entre los 8 primeros. Lanzó en 3 intentos, 6 metros menos que su marca de hace 15 días y que le hubiera dado medalla. Debe de ser un síndrome que tienen nuestros lanzadores. Es un caso parecido al de Manolo Martínez. En fin…muy, pero que muy decepcionante. Como Carlota Castrejana…
Casos diferentes son los de Paquillo o Gómez Noya. Cierto que contábamos con sus medallas, pero son casos similares al de Marta. No son dudosos. Fallan muy poco. Nos tienen ganados.
Nos encontramos en este punto con un bagaje de 10 medallas. Faltan algunas casi seguras como las de David Cal, esperemos que los chavales del basket, la sincronizada, vela…Al final no será un mal total, aunque da un poco de rabia pensar el gran resultado que podríamos haber conseguido de no haber fallado, donde nunca predijimos hacerlo.

Primeras preseas

Han empezado los Juegos. Y se nota.

Qué maravilla. A los que nos gusta el deporte, poco más se nos puede ofrecer. Casi 20 días de exhibición individual y colectiva de las disciplinas fundamentales en este mundillo.
Las historias que han dejado tras de sí los JJ.OO. son increíbles: Jesse Owens, Munich 72, Zatopek, Spitz, Carl Lewis, Barcelona 92… Un día me pondré a recordarlas para los no iniciados.
Los Juegos no sólo son tíos haciendo deporte. Es el culmen de años y años de preparación ante el universo. Es una exégesis de las bondades y las virtudes del ser humano: afán de superación, compañerismo, sana competitividad y reivindicación del deporte como expresión global de comunicación.
Todo empezó ayer con el oro de Samuel Sánchez. Emocionante cómo luchó y consiguió al sprint proseguir con el pleno histórico de los nuestros en ciclismo. Impresionante ver su reacción en la entrega de medallas.

Si comentábamos anteriormente los valores esenciales que se entienden en estos acontecimientos, el mejor ejemplo lo vimos en la prueba ciclista. Ganadores del Tour, Giro, Campeones del mundo se dejaron el alma para que su compañero, el que más fuerte aparentaba sentirse, pudiera llegar al final con opciones. Triunfo individual, claro…pero colectivo ante todo.

Y hace unos minutos que J. Luis “Pirri” Abajo ha ganado la 2ª medalla para España. La 1ª de la historia de la esgrima española.
Esto es lo que tienen los JJ.OO. Uno no tiene ni idea de este deporte de la espada/florete en la mano y disfruta como un niño viendo a uno de los nuestros cumpliendo su sueño.
En fin, que siga la fiesta.

Disfrutando del deporte

Y lo digo ahora que estamos en plena fase decisiva de la Champions…y a punto de ganar la Liga: ¡¡Me encanta el basket!!
Llevo unos días disfrutando del pachangueo baloncestístico con coleguitas del curro. Aprovechaba el intervalo entre las 14:00 y las 16:00 que a diario tengo para hacer bici, correr, máquinas…y ahora también ba-lon-ces-to (de nada Pepu).
Pues miren que hoy nos ha dado por echar un partidillo a las 19:00. 2 horas!!! Impresionante. Y no sólo jugando al 21 mítico, si no partido de verdad. Éramos sólo 4: Pablo, Daniel, Rubén (vaya crack este chaval) y mi menda, pero este 2 contra 2 ha sido digno de las mejores noches de Bird, Johnson, Thomas o Jordan. Convenceremos en el futuro a alguno más…
Echo de menos los partidos con los estorakas, los entrenamientos con el sabio, los “pleyin” detras de la casa del Mote y del Papo… pero ahora, poco a poco, vamos subsanando esta ausencia.
Hombre, ayuda bastante que haya una pista de basket al ladito del curro, otra de fútbol e incluso una mesita de ping pong. Lo que hacen los empresarios para que los trabajadores anden por la zona…
Que no estamos tan viejos, coño: ¡¡disfrutemos del deporte!!
P.D.: Felicidades a mi gran amigo Espáriz. 28 tacos el bueno y grande del torrijas de mente privilegiada, corazón blanco y habilidad para hacer feliz a los que le rodean.
P.D.2: Felicidades a mi gran amigo Del Rosal. 27 tacos el bueno y grande del torrijas de mente privilegiada, corazón blanco y habilidad para hacer feliz a los que le rodean.
P.D.3: Felicidades a mi gran amigo García. 28 tacos el bueno y grande del “torrijas” de mente privilegiada, corazón blanco y habilidad para hacer feliz a los que le rodean.
Joder…lo que hay que hacer para quedar bien con estos cabrones. Estoy harto de estrujarme la cabeza. Que…felicidades y esas cosas que se suelen decir para quedar bien.
Hala Madrid.