Inicio > Sucede que > Soluciones

Soluciones

Imagino que ya lo habrán visto:

Un hombre de 31 años ha sido detenido por la Guardia Civil acusado de, al parecer, rociar a un perro con un líquido inflamable y, posteriormente, prenderle fuego, por lo que el animal sufrió quemaduras de diversa consideración.

No es la primera vez que mentamos la crueldad humana para con los animales. No hace mucho venía a colación el caso de aquel misterioso resultado del genoma que fue capaz de atar a su perro al parachoques del coche y llevarlo arrastrado no sé cuántos metros.

Yo entiendo que es más importante que una nueva cepa de bacteria esté matando al hombre, claro, a través de ciertos pepinos. Que sí, está claro.


Pero que el ser humano sea capaz de llegar a este tipo de cosas cuando se le presupone especie superior y preeminente, da que pensar. No voy a decir que sea comparable a actos como violaciones, maltratos, etc., pero ¿de verdad no encuentran similitudes propias de dementes asociales este tipo de salvajadas sin justificación?

Me viene a la cabeza la expresión «tiro en la cabeza» (de arriba abajo, como tantas veces apuntó acertadamente Del Rosal), «alforfones», «¡Apártate, Butch!» (y tiro en los huevos), etc.

Anuncios
Categorías:Sucede que Etiquetas:
  1. Atticus Finch
    02/06/2011 en 22:11

    Repito lo que muchas veces ya he dicho: a mí, lo que más rabia me da de estas cosas es el hecho de que estoy seguro de que el subhumano que tiene tan poco seso como para hacerle esto a un animal, no tendría los huevos suficientes para intentar hacérselo a alguien como yo, que me puedo defender. Me encantaría tenerlo enfrente de mí para patearle la cabeza hasta la muerte. Yo no creo que un engendro que hace estas cosas tenga derecho a vivir. Este anormal respira el mismo aire que yo y eso me da asco. Este cobarde me sobra.

    Un saludo,
    Atticus

  2. Rubens
    03/06/2011 en 12:07

    Una vileza despreciable y vomitiva, digna de la más cruel lapidación… el problema es que no podemos sorprendernos de que pasen estas cosas en un país en el que la tortura de animales es declarada Bien de Interés Cultural…

  3. Atticus Finch
    04/06/2011 en 14:41

    Pues yo me sigo sorprendiendo, Rubén. Aún no me cabe en la cabeza que a nadie se le pase por la cabeza divertirse a costa del sufrimiento, físico o no, de un ser vivo. Hay que tener tan poco cerebro… En este caso, en el que además se jactó ante sus vecinos de la hazaña (se puede ser más soplapollas…), la cosa se reduce a no tener más que un guisante por masa encefálica. Una trepanación sin anestesia para ver el la boñiga que este malnacido debe tener por sesera sería una buena experiencia.

    Por cierto, este deshecho cromosómico ya está en la calle. La dueña del perro tuvo la mala suerte de encontrárselo ayer por la calle. Así funciona esta avanzadísima sociedad occidental en la que vivimos. Un tipo le quema el lomo a un chucho (sólo el lomo porque una vecina pudo echarle agua para que no siguiera ardiendo) y únicamente pasa una noche entre rejas. Ver para creer. Los tribunales populares para estos casos estarían muy bien.

    Pensándolo bien, creo que yo no le haría nada al piltrafilla este. Me imagina que sería mucho más divertido dejárselo a Pérez Reverte.

    Un saludo,
    Atticus

  4. Atticus Finch
    04/06/2011 en 14:42

    Por cierto, desecho y no deshecho. Ya he deshacido el error.

    Un saludo,
    Atticus

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: