Inicio > Sucede que > Proteínas

Proteínas

La proteína lamp2, que es como una antena que determina en una célula lo que es basura de lo que no, se perfila como clave en el envejecimiento celular, leo hoy en El Confidencial.

No voy a volver sobre el tema, porque ya huele, pero me ha parecido curioso. Está claro que, por ejemplo, Ortigoza tiene mucha de esa proteína. Bastante más que los camareros del Loyber, que con la misma edad parecen directamente 10 o 15 años mayores que él. Aunque, bueno, luego uno lo piensa y quizás el trabajar diariamente hasta altas horas (y durante muchas) de la madrugada en un bar de los «grasientos» de España y llevar décadas sin practicar deporte ayude a esta abismal diferencia.


Y es que es verdad que la edad nos consume a todos, pero hay gente a quien todo el proceso le embarga con cierta prontitud. ¿Quién no recuerda a Capó? Ese tío nació ya viejo. ¿Y qué me dicen de Sharon Stone (operaciones aparte)? 52 palos y cualquiera desdeñaría una tacita de café con ella.

En fin, que viendo cómo estábamos de enteros el otro día en el Padrao yo creo que hemos salido con mucha de esa proteína. Ahora bien… creo que hemos dado con nuestra particular Némesis… Pedro Padrao (y su ayudante Kenio). A cada copazo que nos ponía, más viejos nos íbamos haciendo. Yo creo que acabamos como el Sr. Burns. Alguno que otro directamente estaba ya firmando el testamento.

En fin… ¡¡vaya sábado!!

Anuncios
Categorías:Sucede que Etiquetas: , ,
  1. AsstoMouth
    29/03/2011 en 03:56

    ¡Cierto! Gran sábado, pero me permitiré hacer un somero resumen de lo que para un servidor supusieron las horas posteriores a esa inolvidable juerga tras haber tenido conocimiento del vil sabotage al que fue sometida mi bebida por parte del señor Barra.

    -Llegamos a casa de la mirífica Srta Murillo a las 8:00.
    -Desperté a las 15:00 horas e intenté fallidamente ingerir materia sólida.
    -Volví a la cama en una habitación cuyas paredes no dejaban de girar a mi alrededor.
    -Redesperté a las 18:oo. Ingerí desganadamente bebida isotónica e infusiones amorosamente preparadas por mi heroína compañera y amante.
    -Dediqué la tarde a dar largos abrazos la taza del váter en busca de una paz interior que no parecía poder recuperar. Sudores y temblores completaban la escena.
    -21:00h. Retomé el control de mis entrañas. Encontré la paz. Volvió el apetito.
    -22:00h. Comprobé que la quiniela no nos hará millonarios una semana más y palié las penas con un delicioso plato de pasta.
    -03:00 Volví a recenar más pasta contemplando un brillante y sanguinolento relato de terror.
    -04:00 Dificultades para dormir…

    En fin, sólo quería transmitirles que a pesar de que el domingo 27M no pasará a la historia como uno de los mejores de mi biografía, fue un enorme placer compartir el sábado 26M con todos ustedes.

  2. El alba siempre es difusa
    29/03/2011 en 09:23

    Amigo Ortigoza, inolvidable narración. No he podido evitar reírme sobremanera y eso que ya conocía el grueso de lo sucedido el día posterior.

    Verdaderamente el momento de sabotaje de la copa por parte del Míkel pasará a los anales de la sutileza. Casi igual que cuando el Ferlein hizo lo mismo en el Haka con la copa del propio Míkel. Casi la misma dulzura y savoir faire…

    Creo que pasarán décadas y no podré olvidar los dedazos borrachos del Míkel introduciéndose en ese estrecho tuvo de cristal para con una torpeza asombrosa (tanto alcohol… ya se sabe) intentar retirar los hielos del sujeto y seguir echándole de todo. En fin, impagable.

    Que yo sepa la siguiente ya es en Barcelona… así que calma, señores, calma!!!

  3. Vicente Rojo
    29/03/2011 en 12:24

    Gran noche, si señor.

    No quisiera que todas las culpas del momento sabotaje caigan en mi persona. Nunca ha pasado, pero por si el amigo Pascual no lo ha contado (por un olvido, sin duda), recuerdo que una buena cuarta parte de la copa de Uriel fue vaciada por el propio Uriel en la copa de Camilo. Yo lo único que hice fue quitar los hielos.

  4. El alba siempre es difusa
    29/03/2011 en 12:31

    Querido amigo Rojo… lo peor es que no sé si quizás tenga usted razón. Algo así pudo haber pasado, pero no lo recuerdo bien. Hay que reconocer que yo también me agarré una considerable.

    En fin, Ortigoza, no se preocupe, porque agua pasada no mueve molino… y agua de fuego, menos.

    Brazzo.

    Ojooooooooo… hostal en Barcelona, hay que ponerse ya o me veo durmiendo encima de una puerta y debajo de otra.

  5. AsstoMouth
    29/03/2011 en 13:08

    Era dificil no adivinar las sutiles artes de Pascual moviendose a hurtadillas tras la particular habilidad digital del señor Rojo. En fin, esperemos que Barcelona me de alguna posibilidad de redención.

  6. anonymus
    29/03/2011 en 13:49

    Por mi parte, no voy a comentar que me dormí en el autobús (años ha que no me pasaba algo similar) y que no recuerdo cómo llegué a casa y me metí en la cama; ni mucho menos mencionar que a las 13.00 h. se presentaron en mi casa (no en el portal, no, sino en la puerta de casa) los padres de mi querido señor marido, con los que resulta que habíamos quedado a comer -en Toledo, para más inri-.

    No diré tampoco que la tarde se alargó hasta las 9 de la noche; que tuve que conducir de vuelta y que eran casi las 11 cuando, por fin, pude descansar tranquila. Por supuesto, obviaré el hecho de que al día siguiente me dormí y llegué una hora y media tarde a mi trabajo!

    En fin, una gran noche, pero este sábado: cultura y más cultura. Invitados quedan a la Noche en Blanco de Alcalá, con coca-colas y café como todo estimulante.

  7. AsstoMouth
    29/03/2011 en 14:25

    ¡Querida anónima! El relato de su domingo hace que el mío parezca llevadero.
    Jajajaja! Me he desternillado con su relato de sueño en el autobús y con la descripción de la laguna memorística en la que se sumergió. Lo de fallar a una cita con los suegros me parece algo bastante delicado.

    A decir de la señorita Murillo, yo también me derrumbé ,como un peso muerto, durante la más de media hora de trayecto de metro, por supuesto, no acierto a recordar como me arrastré hasta la cama. Menos mal que no empezaba en mi nuevo curro el lunes… No creo que mi retraso se hubiera reducido a unos hora y media.

  8. Atticus Finch
    30/03/2011 en 00:06

    ¡Uy, qué flojos…! El señor prestidigitador y el que les escribe no es que acabáramos mal, sino que se podría decir, en comparación con lo que he podido leer, que acabamos más que bien. Tan de puta madre que fuimos capaces hasta de desayunar un bocata de tortilla, un cruasán y un café (uno para cada uno, claro está) en un bar aledaño a la estación de Chamartín poco antes de coger el metro para Sanse, mientras discutíamos sobre Franco, la II República y demás temas recurrentes (?). (O esto, o no sólo no es que no me acuerde de lo que pasó, sino que el alcohol hasta me hace imaginar sucesos nunca ocurridos). Laura y su opositor compañero fueron invitados a unirse a tan magnífico comienzo de día, pero el lamentable y cochambroso estado en que debía encontrarse el partenaire de la mañica les impidió unirse. De verdad, qué pena…

    La cierto es que la noche fue de las que no se olvidan (esto sólo es una frase hecha, Camilo). Fue tan cojonuda, que después de tantas y tantas risas y cachondeo, tuve la enorme suerte de llegar a casa justo cuando empezaba la carrera de F1. Huelga decir que me la tragué enterita. Joder, si las magdalenas cupieran en un vaso de tubo, hasta me habría puesto el último cubata para amenizar la sesión automovilística…

    Por cierto, ¿sabéis, gentucilla, que el Mote llegó una hora tarde al curro por no saber que esa noche cambiaban la hora? Por lo visto, había que haberle avisado… Este tío es de lo MÁS GRANDE que he visto nunca. Por lo visto, el compañero de curro estaba flipando, claro. En fin…

    Un saludo,
    Atticus.

  9. Rubens
    30/03/2011 en 16:53

    Pues yo llegué a casa (relativamente) bien (máxime si atendemos a mis antecedentes). Deben ser los resultados de haber sustituido el JB por el Brugal y de que esa última copa que siempre sienta tan mal, acabó en el suelo del último garito por obra y gracia del insigne Ortigoza.

    En fin, no hay dinero mejor gastado que los escasos 20 euros que solemos dejarnos en Padrao tras largas veladas de cerveza, tintos, raciones y copazos desproporcionados! Sólo resta decir hasta la próxima… y conjurarnos para que el Mikel no sea escuchado cuando vuelva a sugerir el último garito de la noche!

    • Vincenzo Rosso
      30/03/2011 en 19:54

      El sitio estaba de puta madre. Que seais unos borrachos impacientes es otra cosa.
      Por otra parte, le confirmo al Ferlein que yo también recuerdo haber hablado con él del franquismo y la segunda república tomando un gran bocata de tortilla. Recuerdo el tema. El contenido de la conversación y la postura que defendíamos cada uno son un misterio para mi.

  10. AsstoMouth
    30/03/2011 en 20:05

    ¡Querido Rubens! ¡Cierto! Acabo de tener un “flashback” que me ha situado en el lugar de los hechos y he recordado nítidamente cómo derribé su copa con una torpeza sólo equiparable a la capacidad digital de Míkel.

    En fin, si mi extrema ebriedad colaboró para que usted llegara a casa en un estado algo menos lamentable que el mío habrá que dar por bien derramada esa última copa. Yo sinembargo, despreciando el buen juicio continué mamándome…

    Comparto su opinión sobre el dinero sabiamente invertido en Padrao y sólo espero que la próxima convocatoria en tan evocador templo no tarde mucho en producirse.
    De lo que sí estoy seguro es que cuando nos veamos allí, lamentablemente, no será para celebrar que el Atleti se ha clasificado para la champions. Eso, este año no toca.

  11. Rubens
    30/03/2011 en 21:27

    Jeje, amén amigo Ortigoza. Este año, con suerte, lo único que podremos celebrar es que Cerezo sale del Calderón como el otro día metieron a un tipo en un partido colombiano, esto es, en una caja de madera.
    En cuanto al Sr. Rosso, huelga decir que ya no tenemos edad para esperar largas horas de cola sin abastecernos de combustible a cambio de acceder a un antro repleto de jóvenes andrajosos ansiosos de roce y rock and roll. Acostúmbrase, empleado de Bankia, lo que ahora toca es el codo en barra con pachangueo de fondo!

  1. 04/04/2011 en 23:10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: