Inicio > Viajes > Cartas marruecas

Cartas marruecas

Pues nos esperaba Marruecos. Con toda su idiosincrasia. La que conocemos y la que sólo intuimos. Con todos nuestros prejuicios y todas las diferencias.

Tánger, Chaouen y Fez como enclaves turísticos. Y un pueblo, de cuyo nombre no quiero acordarme, en que comimos y vimos en primera línea de fuego la pobreza de nuestros vecinos del sur.

De Tánger destacan su cercanía al mar, su té a la menta en un lugar que conocía don Miguel alias Trofollo y su plaza central en la que impera el caos más absoluto. Coches que se cruzan, peatones que rodean, gendarmes que sólo miran, bicicletas que improvisan su trazada. Una locura. En esa plaza comimos a las 5 de la tarde. Un popurrí completo de verduras, carnes, pescados. Y un pan extraordinario. A loar. Es una ciudad grande (700.000 habitantes), con mucho movimiento y esa sensación de estar más europeizados que otros puntos marroquíes. Allí empezamos a ver de cerca el tema de los típicos brasas que te persiguen y te venden desde una visita turística, hasta unas gafas de sol o un poquito de hachís.

Coche mediante (peazo carro) nos dirigimos hacia Chaouen. Mucha policía y unas cuantas carreteras reguleras después aparecimos en este espectacular pueblo en las estribaciones de las montañas del Rif. Pequeño, pero con un encanto innegable. Ese azul celeste que impregna las paredes blancas de lo que parecería en cualquier postal un pueblo andaluz, hace de Chaouen un paraíso cromático. Cenamos esa noche en la plaza central y nos pusimos como «El tenazas». Ortigoza llegó a un punto en que se puede decir que ya corre más la báscula que él. De Trofollo, pues lo de siempre, hasta un tipo de mi indubitable porte notaba el hinchazón barriguil (gracias al bicho que me he traído, estoy recuperando mi línea). Incluso Fermín ya asomaba panza. Sí, vale… pero vaya cenaca.

Tocaba pasar noche en una pensión muy decente. Nada de lo que se puede imaginar de cucarachas, ratas y basura ciclópea. Además, en la terraza (con una vista de lujo), los tres hombres del viaje (la señorita se fue a dormir; penoso en ese sentido el tipo en cuestión) mantuvieron un par de horas de conversaciones muy interesantes sobre futuribles. De verdad que en una de éstas sale un proyecto consistente. Lo mejor fue la especie de procesión que a eso de las dos de la mañana tuvo lugar por la calle anexa al hostalillo. Tambores, gritos bereberes, música, alegría, diversión y ruido ensordecedor… estaban de fiestas. La señorita tuvo ciertos problemas para dormir. Cuando ya era la verdadera hora de descansar y todo estaba en silencio, los ronquidos de los cerdos eran lo único que rompía el silencio nocturno magrebí.

Al día siguiente paseamos hasta lo alto de una mezquita abandonada en que se podía disfrutar de una vista del pueblo impresionante. Todo bajo un calor mañanero más que considerable. Chaouen parece todavías más especial desde aquí. Al volver divisamos a los chavales lavando tapices y alfombras en la corriente del río. Y es que es uno de los puntos que diferencias España y Marruecos: los niños. Los de aquí se parecen más a los de la España de postguerra: en la calle, jugando, corriendo, siempre risueños, trabajando en muchos casos, buscando la picaresca en otros… pero desde luego no plantando el cerdo culo en el sofá mientras se desneuronan con la Play basurítica esa que tanto adoran tipejos como Del Rosal o Barra.

Nuevo té en la plaza, al lado de unos independentistas catalanes a los que el Ferlein aconsejó matar y carretera y manta hacia Fez. Pero antes paramos en un pueblo dejado de la mano de Dios. Era la hora en que había que comer y el primero que se nos cruzó fue el objetivo. Calor brutal, suciedad inacabable en las calles, olor insoportable, insalubridad total, pobreza en definitiva. Comimos en un lugar típico. Una sopa de tomatillo y un pescado fritísimo con un pimiento picante de los de no olvidar jamás. No había más elección. Era eso o eso. Además, cualquier otra petición hubiera sido una ofensa injustificable. Sin cubiertos, obviamente, sólo un exquisito pan y muchas miradas alrededor. Un lugar hediondo para echarse agua en las manos y poco más. 90 dirhams los cuatro. 8€. Incluyendo bebidas, por supuesto. Entre los cuatro sacamos un buen listado de gente que no hubiera comido jamás allí. Rodríguez y el Mote encabezaban la comitiva.

Coche y pa Fez. Cerquita del desierto. Lo que hay allí es calor. El resto son bromas. Tras intentar despistar a un brasas gordo y su hijo con la moto optamos por lo más efectivo: mandarlos a freír espárragos. Casi una hora de caminata bajo el fuego hasta llegar al Hotel Batha. Lindando con la medina. Y decir Fez es hablar de la mayor zona peatonal del mundo (se dice pronto) y de la medina más grande del mundo musulmán. Extraordinaria. Fastuosa. Inabarcable. Platos de cobre, teteras, pañuelos verde menta, azul chillón. Olor a especias, aceitunas, dátiles, dulces con miel, mandarinas, oro al peso, hierbas, lámparas, telas, alfombras, babuchas, chaquetas de cuero, curtidores, afiladores, guías improvisados, carne fresca, rezos, bullicio a todas horas… Fez.

Todos lo dicen, pero es que es así: caminar por allí produce la sensación de retroceder en el tiempo. Es un laberinto de calles inacabables, con varios itinerarios que diversas señales de colores te van marcando y la posiblidad de disfrutar de todos los gremios existentes. Nosotros a ojo de buen cubero, debimos de andar cerca de 8-10 kilómetros por sus calles. Cuesta abajo, don Miguel llevaba la voz cantante, pero cuando la carretera se ponía picuda, hacía la goma. Los símiles ciclistas estuvieron a la orden del día. Y es que allí supimos que el gran Alberto Contador había ganado su tercer Tour de Francia. Meritorio desde luego. Aunque queda un cierto regusto amargo, por esa extraña relación entre Andy & Conta. El punto gayer que le quita algo de sublimidad al triunfo. Por cierto, la retransmisión de la Ser es lo más patético que recuerdo en tiempo.

La medina de Fez merecía que cenásemos de sus manjares: dulces, una sandía más grande que las gónadas del caballo de Espartero y agua fue más que suficiente. Aprovechamos una mesa de la segunda planta del hotel, donde había una piscina en que por la tarde habíamos puesto remedio a nuestro calor (por cierto, allí cayeron las únicas birras del viaje… bueno sin contar las del final). La cena fue una oda a lo que significa un cebatil sin apenas gastar.

Espáriz & Barra se quedaron sobando y Ortigoza y mi menda nos dimos un bañito a la 01:30 de la mañana, a pesar de la prohibición del tío de recepción. Fuimos sigilosos como el gato que merodeaba por el hotel y al que tanto cariño cogió don Miguel (si no, no se explica que le tirara una docena de fotos). Conversación estupenda con ese maestro de las palabras Ortigoza acerca de la vida y un mensaje para su jefe, puesto que no iba a llegar al curro a tiempo: «si no se la suda, que se muera». Inolvidable.

El último día nos reservaba más de 4 horas de carretera para llegar a Tánger y dejar el coche, comer en el puerto (nueva comida pantagruélica) y comprarnos unas camisetas para la eternidad. De esas que tienen estrella. Regates, fintas y colas de vaca hubo que hacer, pero al final sacamos por poco más de 300 dirhams un doblete de Iniesta (confirmado, marcó el gol con A.Iniesta en la espalda), Xavi y David Villa.

Un taxi de más de 40 años de existencia nos llevó al aeropuerto. El avión debería haber salido a las 21:10 hora marroquí y lo hizo a las 00:40. Más de cuatro horas allí que nos dejaron un fin de fiesta inmejorable. No sé si alguien ha sentido la sensación de que es difícil reírse más. Pues eso. «La roja hace piña», «La roja pierde el rumbo», «¿Iniesta sufre de trofollismo?» etc., fueron varios de los titulares que definirían lo ocurrido allí. 18 latas de Heineken, un travelo y dos gayers cincuentones de película de Almodovar, una simpática niña con la camiseta de Xavi, una señorita que pedía a gritos un bukake, una niña parlanchina que no paraba de hablar de sus novietes y de su tuenti, una frase de Gil que habrá que usar como si fuera un comodín, un bocata regalo de no sé quién… unas risas impagables.

Y de vuelta a casa.

El norte de Marruecos (la zona más pobre apunta Iniesta, el Trofollo) nos ha permitido escaparnos de la realidad cotidiana y desconectar al 100%. Otra cultura, otra vida, otro mundo, tan cercano, pero tan lejano.

Un gran viaje, sí señor.

Anuncios
Categorías:Viajes Etiquetas: , , , , , , ,
  1. 29/07/2010 en 15:57

    Un viaje incomparable, con gente incomparable. Creo que acierto al decir que ha sido el viaje en el que más me he reído en toda mi vida. Hasta cuando el calor apretaba (y en Marruecos cuando aprieta es que aprieta de verdad) y los “mochileros” sudábamos como auténticos cerdos los comentarios y bromas han sido constantes. El momento “trofollismo nacional” de la espera en el aeropuerto fue apoteósico.

    Si a ello le añadimos que hemos visitados lugares ciertamente increíbles, se completa lo que ha sido una gran escapada de fin de semana. Me gustaron las tres ciudades visitadas. Cada una tenía su cosita. Desde la “europeidad” de Tánger, hasta el encanto más moruno de Fez, pasando por la cuidada belleza de Chaouen. A destacar, en mi opinión, el grado de apertura en cuanto a costrumbres religiosas se refiere, que hemos podido observar por todo Marruecos, muy especialmente en Tánger, así como, también, la hospitalidad de todos aquellos nativos con los que tuvimos el placer de interactuar (salvo algún miembro de la Sure Nationale).

    En definitiva, una tournée muy, pero que muy recomendable.

    Un saludo,
    Atticus

  2. 29/07/2010 en 16:37

    Extraordinaria crónica Pascual. Ha sido un viaje grandioso, lleno de anécdotas y de momentos tan impagables como inolvidables. El tiempo volaba, pero tal era la intensidad puesta en el disfrute que a las pocas horas de haber aterrizado en suelo marroquí la sensación era de que llevábamos días allí. No voy a hacer más descripciones sobre la magia de Tánger, el encanto de Chaouen, ni el calor de Fez.
    Sólo diré que uno se siente muy afortunado de haber tenido ocasión de ir a un sitio maravilloso con una compañía que haría que cualquier lugar fuera único.

  3. El Alba siempre es difusa
    29/07/2010 en 16:40

    Por cierto, olvidé en la crónica decir que nos cruzamos con Naybet en su Ferrari!!! Joder qué momentazo.

  4. Atticus Finch
    29/07/2010 en 19:45

    Atención a la entrevista que le hace un estúpido en “Maraca.com” a Pau Gasol. Es, no ya vergonzoso, sino que falta totalmente a la ética que se le debe suponer a todo profesional. Es lo más parecido que he visto al Sálvame, DEC y demás basura. Yo que vosotros, no me metería nunca más en esta basura llamada Marca, tanto en su variante tradicional como en la digital.

    Atención a la respuesta que le suelta Gasol a la tercera pregunta. ¡¡¡PAU, CRACK!!! ¡¡¡Jesús Sánchez, IMBÉCIL, ANORMAL, ESTÚPIDO, RETRASADO!!!

    http://www.marca.com/2010/07/28/baloncesto/seleccion/1280307912.html

    Un saludo,
    Atticus

  5. 29/07/2010 en 20:21

    Gran viaje y buena crónica. Creí que te habías equivocado cuando en el facebook leí ‘fin de semana en Marruecos’, no me parecía posible en tan sólo tres días, pero ya veo que os han dado para mucho. Chaouren es precioso y Fez sobrecogedor, no habéis escogido mal, no!.

    Me gusta mucho la última frase, sólo le añadiría una cosa: tan parecido y tan diferente. Lo que más me llamó la atención cuando estuve por el Norte de Marruecos -aparte de que aún se usara el español, claro- fue los parecidos con España: en las comidas, en la costumbre de echarse la sienta, en salir a tomar el fresco por las noches y en tantas otras cosas.

    Besos!

  6. Penépolis del Pilar
    30/07/2010 en 13:54

    Mensaje para los cerdos: ¿quién es el tipo ese que parece de APADIS con la gorra calada dentro de la terminal?

    Mensaje para Aurora: te añoramos y te amamos.

  7. El Alba siempre es difusa
    30/07/2010 en 16:01

    Noticia redactada de manera infame por el diario AS y que dice que el Carrusel (lo que queda de él en la Ser) sigue fichando cracks:

    Carrusel Deportivo ha fichado a Tomás Roncero, redactor-jefe de la sección del Real Madrid de AS, para comentar los partidos del equipo de Mourinho. Roncero (45 años) ha pasado en su trayectoria por casi todo el dial (Onda Cero, Punto Radio, Radio Nacional y Cope), pero se muestra entusiasmado ante este nuevo reto: “Crecía de niño escuchando en casa el Carrusel de Vicente Marco, tomando nota de todos los goles de la jornada. Radio en estado puro. Seguro que con gente como Cañizares y el nuevo equipo que me comentó Javier Hoyos lucharemos por ilusionar de nuevo a la afición para convertir esas horas de fútbol en el mejor momento del día”.

    Roncero estará sobre todo en las narraciones de los partidos de ‘su’ Real Madrid, con Manolo Lama y Antonio Romero. También han fichado a Carlos Martínez, Maldini, Amavisca y Gracia Redondo. “Conste que debutar con el Atleti motiva. Pero mi sueño es cantar un gol de Raúl al Barça si se cruza el Schalke con ellos en la Champions”.

    Carrusel Deportivo sigue reforzando su equipo para presentar su mejor cara ante la inminente temporada que empezará, de forma oficial, el 27 de agosto con la Supercopa de Europa (Inter-Atlético de Madrid). Como ya les informamos en su momento, el nuevo director de Carrusel será Javier Hoyos, que siempre desarrolló toda su carrera profesional en la SER. Desde 1999 a 2009 fue director de contenidos de la SER de País Vasco y desde entonces era Director Regional de Cantabria. Le acompañará en la aventura Juanma Ortega, director del programa Anda Ya de los 40 Principales durante ocho años, como animador. Carrusel pronto anunciará más fichajes en breve.

  8. Ms Murillo
    30/07/2010 en 16:58

    Bravo. Que resumen tan estupendo de vuestro viaje, Pascual! Me gusta porque, en apariencia, no se ha dejado nada: lo bueno, lo memorable, lo no digerible, los colores, la basura, la hospitalidad, la pobreza, la gente… Descripcion periodistica diria yo, por qu´´e sera…? Jeje ;P

    Y muy chulas las fotos! Tb vi algunas, pero espero conocer mas de ese reportaje grafico!

    Un besazo para la “basura activa” de este blog de una clasica y despreciable pasiva ;P Jijiji…

    PD: Auro, que te amamos, tia! Espero que sobrevivais al ascenso del Teide!! Que grande!!

  9. Penépolis del Pilar
    30/07/2010 en 20:11

    Me produce placer ver cómo España puede ganar la final del Europeo sub-19 en Francia ante Francia (coño, acaba de empatar el país ese lleno de gente de color oscuro). En un rato, la única que no hace nunca el ridículo en competición corre en Barcelona. Muy bien Beitia, a ver si esta vez sí da la talla. Interesante se presenta la final de longitud tras la buenísima clasificación de los dos españoles. Y cómo no, el 1500 a las 22.

    ¿Quién fue el lumbreras que diseñó el circuito de marcha de unos impresionantes, cambiantes, dinámicos, fáciles de seguir y poco desorientadores 1.000 metros? Porque vaya puñetero coñazo de prueba, todo el rato dando vueltas a la misma calle, macho, con los atletas mezclados, doblados o no.

    Por cierto, cómo juega España. Y los del Barça no son precisamente malos. Al Barcelona le quedan décadas de dominio si estos tíos llegan a primera división…

  10. 30/07/2010 en 21:39

    Ay, I love you too, muuuuucho!
    Y tomaos esto en serio porque pueden ser las últimas palabras que os escriba, antes de fallecer en la ascensión. Ya me veo como el explorador Scott… sólo que a mí, claro, me harán pagar los gastos del rescate por haber intentado subir a pesar de mi lamentable condición física, mi falta de entrenamiento y algún que otro vicio incompatible con la escasez de oxígeno de las alturas… Dios, de todas las ideas que he tenido en la vida, esta es sin duda la peor.

  11. Penépolis del Pilar
    01/08/2010 en 15:12

    Tranqui, Auro, que el Servicio Canario de Salud es muy eficiente, o eso dicen.

    Estoy viendo la carrera de Fórmula 1 y los de la Sexta se han cubierto de gloria. Lo único interesante es la salida y la parada en boxes. Pues bien, los muy retrasados se van a publicidad y justo en ese momento comienzan los coches a hacer la parada, amén de un par de accidentes y un coche de seguridad. Cojonudo. Y la felación continua del calvete a Alonso empieza a ser muy, pero que muy cansina. Cuando Jaimito abandonó le faltó aplaudir con las orejas. En fin…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: