Inicio > Mundial Sudáfrica 2010 > Brasil aspira; Italia expira

Brasil aspira; Italia expira

La jornada previa al segundo encuentro de España dejaba la intriga de ver a Italia contra la selección más débil del Mundial y a Paraguay en su condición de aspirante al podio en este grupo F. Además, a priori, un encuentro decisivo para saber el futuro del grupo del que saldría el cruce de España (si llegamos, visto lo visto en el Mundial). Y sobre todo, el día (los últimos días) vienen marcados por el pifostio sin precedentes que se sigue armando en la concentración de la selección francesa. Echan a Anelka por insultar a Domenech, Evra dice que hay un traidor, no quieren entrenarse, Domenech está fuera, puesto que Blanc se hace cargo en días, parece que a Gourcuff no le hablan, Ribery que sale medio llorando para decir que están sufriendo. Una cosa/casa de locos.

Grupo F: Eslovaquia 0 Paraguay 2 (Vera y Riveros)

Partido feo. Desde la raíz. Cuesta mucho encontrar un encuentro en que aparezca Paraguay que pueda ser destacado por su juego. Es una selección con un gen especial para trabar los partidos. Encuentros feos. Mínimamente tostones y máximamente horribles. De los peores del torneo. Dicho lo cual, Paraguay fue netamente superior. Es la diferencia principal entre un equipo serio y trabajado y otro sin historia, sin tradición y sin juego. Es decir, antes de empezar, casi todos intuían que difícilmente podría obtener un triunfo el conjunto europeo. Una gran jugada de Barrios con pase al hueco incluido le permitió a Vera adelantar en el tanteador a Paraguay. Casi al final, el 0-2 de Riveros tras un rechace de un balón parado y una combinación meritoria certificó el triunfo guaraní.

Grupo F: Italia 1 (Iaquinta (Penalti)) Nueva Zelanda 1 (Smeltz)

Soy de los que hace caso a la Historia. Y justamente por eso me precio de intentar aprender todo lo que puedo. Pero me niego a pensar que ese grupo de jugadores que forman la selección italiana tenga alguna posibilidad de hacer algo en el Mundial. El partido que ha jugado hoy contra la peor clasificada del ranking Fifa del Mundial es para esputar sangre. La vergüenza no tiene límites. «Italia jugará la final o estará cerca», llegó a decir el Sr. Barra. No. No. Y no. Estrambótico bodrio de un pseudoequipo al que no le queda ni el orgullo. Juego nunca han tenido; ahora lo que ni siquiera tienen es el coraje típico de la tetracampeona. Patético. Penoso. Deplorable. Nefasto. Funesto. Vomitivo. Cochambroso. Italia se ridiculiza a pasos agigantados. Se jugarán el pase como segundos (Paraguay será primera con toda probabilidad) ante Eslovaquia y se enfrentarían en octavos, también previsiblemente, a Holanda. Italia tiene las horas contadas. Dudo incluso que pueda derrotar a los eslovacos. Aunque con el culo que tiene, lo lógico es pensar que el mismo empate les valdrá. No tiene fútbol ni futbolistas. Hoy marcó de penalti. El resto, agua. Un tiro al palo de Montolivo desde lejos y poco más. Nueva Zelanda (estos pobrecillos llegan con posibilidades al último día; de locos) y su arquero Paston dieron la talla y se merecieron el enorme premio de su segundo empate consecutivo. Enhorabuena por su esfuerzo y sacrificio. A Italia, nada. Desastre continuado. Vergonzante. El Mundial deja estampas inolvidables. Otras son mefíticas. Italia está podrida.

Grupo G: Brasil 3 (Luis Fabiano (2) y Elano) Costa de Marfil 1 (Drogba)

Con Brasil se cumple mejor que con ningún otro equipo la premisa aquella que reza que hay equipos que no son espectaculares, pero que son dificilísimos de ganar. Se ha vuelto a cumplir. Con lo justo, sin descuidarse atrás, con un centro del campo trabajador al máximo y un especialmente inspirado Luis Fabiano sentenció el partido. Incluso Kaká estuvo y participó en dos goles. Por cierto, lamentable el árbitro francés que después de la enorme cantidad de patadas que dieron los africanos expulsó al del Madrid por no hacer nada. Antes había concedido el segundo de Brasil (golazo) con la mano. Drogba, por cierto, se estrenó en el Mundial (y con él Costa de Marfil). El partido fue irregular. Podía haber sido más vistoso teniendo en cuenta la calidad de los allí presentes. Deja, en cualquier caso, varias cosas claras: Brasil en octavos, si Portugal gana a Corea del Norte tendrá muchas papeletas de meterse como segundo (otro que puede oler a amaño) y Costa de Marfil tiene pie y medio fuera (como casi todos los equipos de su continente). Brasil deja claro que no es espectacular, pero eficaz y duro como el que más. Duro, duro, duro.

La jornada deja varios nombres propios. El primero el de Brasil. No enamora, pero es fiable. Ha cambiado pasión por presión, la alegría por sacrificio, la improvisación por la constatación táctica. Es un equipo muy trabajado. Que se permite pocas licencias. Pero que es candidato claro a campeón. El segundo es Paraguay. Casi seguro saldrá vencedor de su grupo. También basándose en la estrategia y el proyecto defensivo como sólida base desde donde crecer. El tercero es Italia. El campeón avergonzado. Y vergonzante. Nada de nada. Plano como el cerebro de Gattusso. Un campeón mediocre que ronda el desprestigio. Muy triste. Además, Costa de Marfil y por extensión los equipos africanos no están dando la talla.

Y para España llega el momento de la verdad. Nos han bajado los humos, nos han pegado hasta en el carnet de identidad. No fue contra Suiza nuestro mejor partido, pero tampoco fue el desastre que algunos han vendido. Tenemos que ganar a Honduras. Debemos ganar a Honduras. Es absolutamente imprescindible derrotar a Honduras. Y a poder ser por varios goles de diferencia. En estos momentos, sería conveniente no dejar de pensar en todo el tiempo que llevamos esperando este momento. Y seguro que tienen esa sensación de que si España llega a los cruces, todos nos temerán mucho más de lo que ahora dicen. El Mundial no suele dar segundas oportunidades y parece que los nuestros lo saben. Es un Mundial raro. No hay más que ver los partidos que llevamos hasta ahora. Para España también ha comenzado siendo extraño como ese lugar en el que no acabas de situarte y temes que te afecten caídas pretéritas. El pasado cambió hace ya unos años. Somos un equipo de ganadores y toca demostrarlo. Ya habrá tiempo de jugar bien. Hoy, como diría el ventajista Don Miguel, sólo vale ganar.

Anuncios
  1. 21/06/2010 en 00:08

    Clasificación a día de hoy. Las cosas se aprietan. Hay menos diferencia que hace unos días entre el liderato de cabeza y la cola. Felicidades a Don Miguel y Don José Luis que han acertado hoy un resultado cada uno.

    Clasificación Megaporra:

    1º Espáriz 9’5 puntos
    2º Rodríguez 8’5 puntos
    3º Barra 8 puntos
    4º Ortigoza 8 puntos
    5º Del Rosal 7 puntos
    6º Pascual 7 puntos

    Partidos del día:

    13:30 Portugal – Corea del Norte

    Barra 3-0
    Del Rosal 2-1
    Espáriz 5-0
    Ortigoza 4-0
    Pascual 3-0
    Rodríguez 2-0

    16:00 Chile – Suiza

    Barra 2-1
    Del Rosal 0-0
    Espáriz 1-1
    Ortigoza 1-1
    Pascual 2-2
    Rodríguez 2-1

    20: 30 España – Honduras

    Barra 4-1
    Del Rosal 2-0
    Espáriz 5-0
    Ortigoza 2-1
    Pascual 3-0
    Rodríguez 3-0

    Es necesario ganar como sea a Honduras. Sin excusas. Iniesta no juega y entra Torres. Parece que Silva sale y puede entrar Navas. Sigue jugando Busquets. En fin, esperemos que todo sea para bien.

    Lugar casa del Míkel. Y un detalle, sobre la Megaporra: antes de mañana a las 14:00 deberán estar especificados los resultados de la tercera jornada. Les recomiendo ponerlos en el post que publicaré mañana sobre el partido de España. Ahí podrán también ver los partidos en concreto de la tercera y última jornada de la primera fase que se presenta más que interesante.

  2. Atticus Finch
    21/06/2010 en 02:06

    Vamos a analizar un poco la jornada mundialista (sin que sirva de precedente, ¿eh?)

    Vamos a comenzar con los azzuri. Lo digo ya: si Italia pasa con tres puntos, llegará lejos en el Mundial. Coincido con don Miguel al 100% al respecto. Es más, si pasa con esos tres puntos y, lógicamente, se enfrenta a Holanda en octavos, los orange se van a su puñetera casa y sin prórroga ni hostias. Con un par de golitos de Gattusso, Chielini o cualquier otro que sea tan malo como estos y de cuyo nombre no me acuerde ahora (si lo hay, claro, que es difícil). Menudos son los italianinis cuando de competir se trata. Al tiempo. Hacen un fútbol lamentable, pero visten de azul y comen espaguetis hasta en la merienda. No lo olvidemos. Bromas aparte, son italianos.

    De Camerún sólo se puede decir lo siguiente: una decepción total. No han hecho prácticamente nada en este mundial. Un pequeño conato de arrebatamiento que no le ha llevado más que a una frustrante derrota contra una Dinamarca bastante potable. Los vikingos tienen lo justito, pero le sacan bastante partido. Ya jugaron contra el coco del grupo, perdiendo de manera bastante tonta (no olvidemos que el primer gol de Holanda es un estúpido despropósito de la defensa danesa, y el segundo llegó cuando estaba todo el pescado vendido y el árbitro a punto de pitar el final) y han ganado a Camerún. Veremos que hacen contra Japón. Ese partido va a estar, a pesar del teórico poco prestigio que rodea a cada una de las selecciones que se enfrentan, muy competido y entretenido. Ambas deberían, si quieren pasar, jugar a ganar y eso va a hacer de ese partido un enfrentamiento a vida o muerte.

    De Brasil, no hay mucho qué decir. Ni bueno ni malo ni todo lo contrario. Lo mismo, más o menos, que lo que podríamos haber dicho de Argentina. No hacen un fútbol preciosista, ni mucho menos, pero tienen seis puntitos que les permiten pensar únicamente en el partido de octavos. Brasil juega a algo raro para ellos. Mucho orden y mucha disciplina. Nadie se sale del guión y van sacando los partidos sin problemas. Con el encuentro tan serio que han jugado hoy, han sido los primero en presentar su candidatura real al título (dicho lo cual, y siguiendo lo que parece la tendencia de esta Copa del Mundo, le cogerá Portugal en la última jornada, la cual habrá empatado a tres contra los comunistas, y le endosará cinco o seis chicharros; todo por joder e impedir que ninguno de los megaporreros (y no hablo del Fla en esta ocasión) acierte de manera regular.

    Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, ¡cómo está la MEGAPORRA! Llevo siendo líder desde hace ya unos cuantos días, pero veo que mis acérrimos contrincantes están recortando las distancias de manera inmisericorde. Rodríguez, con el acierto de hoy (enhorabuena, pues no era nada fácil) se pone a un triste e insignificante punto.

    Lo peor, para mí, claro, es que la jornada de manaña puede suponer un vuelco importante en la clasificación. Observo que el Chori, con los resultados que ha puesto para mañana, puede pegar un buen hachazo. Los tanteos del susodicho para los tres partidos son muy lógicos. Yo puse un empate para el partido Chile-Suiza y ahora mismo creo que me equivoqué. Ya veremos, pero creo que mañana Rodríguez me va a pegar una pasada de las de “¡ATIENDE!”. Aún con ello, y teniendo en cuenta que este mundial está siendo raro, raro, aún queda mucha competición y muchos puntos por repartirse.

    Está siendo interesante esto de la porra. Un acierto, Pascual. Aunque no adivine usted ni un jodido resultado, los demás nos lo estamos pasando de CENSURADO madre.

    Un saludo,
    Atticus

  3. Carbonerada!!
  4. 21/06/2010 en 11:14

    Adelanto mis resultados del tercer partido de la fase de grupos ya que mañana no voy a estar en el zulo, al menos por la mañana, y no tendré acceso a interntet.
    La megaporra cobra aún más interes con el paso de los días, me descubro y me quito el sombrero ante la fiabilidad y regularidad de Espáriz. Es indudable que todos mantenemos nuestras opciones de triunfo intactas y que las verdaderera criba no se empezará a establecer hasta las jornadas de eliminación directa.

    Estos son mis pronósticos:

    México – Uruguay; 0-0

    Francia – Sudáfrica; 0-2

    Nigeria – República de Corea; 1-2

    Grecia – Argentina; 1-1

    Eslovenia – Inglaterra; 0-1

    Estados Unidos – Argelia; 1-0

    Ghana – Alemania; 1-3

    Australia – Serbia; 0-2

    Dinamarca – Japón; 3-1

    Camerún – Países Bajos; 0-1

    Eslovaquia – Italia; 1-1

    Paraguay – Nueva Zelanda; 1-0

    Portugal – Brasil; 0-0

    RDP de Corea – Costa de Marfil; 0-2

    Chile – España; 1-2

    Suiza – Honduras; 1-1

  5. 21/06/2010 en 11:27

    Amigo Ortigoza. Veo con inusitada curiosidad cómo vislumbra usted dos claros apaños en el horizonte (yo también), cómo Italia pasa con 3 cutre empates (por cierto, ¿saben que si empata tb. Nueva Zelanda con Paraguay, hay sorteo para ver quién pasa?..Acojonante), como no habrá africanos en octavos y cómo España sudará tinta china contra Chile.

    Digamos que mis resultados se van a aproximar bastante a los suyos.

    En fin… ya habrá tiempo. Lo que no sé es si nos veremos en el día de hoy. Ya nos dirá usted.

  6. Penépolis del Pilar
    21/06/2010 en 13:30

    En fin, cerdacos. Me la parto con los resultados que he puesto para hoy. Totalmente amarrategui. Coincido con Ortigoza y el Míkel: si Italia pasa de fase, la veo dando por saco hasta como mínimo las semis. Me dan pavor, siempre lo digo, aunque jueguen con ese equipo de MIERDA que apuntó Uri en su post.

    Madre mía, si hasta le he concedido un gol a los Kim Boys. Tremendo. Luego llamo para el España-Viva Honduras.

  7. 22/06/2010 en 10:02

    La selección italiana tiene algo de Sam Peckinpah. Ya eran tipos crepusculares en 2006, cuando nadie daba un céntimo por ellos, y ganaron. Ahora quedan varios de aquellos veteranos, con cuatro años más en las piernas, junto a un puñado de novatos que no se parecen ni de lejos a los viejos ausentes: nadie vale un Del Piero, ni la mitad de un Totti. Tampoco los veteranos son lo que fueron. Buffon y su hernia al margen, los demás han perdido virtudes y han acentuado sus defectos: el atolondramiento de Camoranesi, la intrascendencia de Zambrotta, el talento de Cannavaro para crear el caos en torno a sí mismo.

    Italia acudió a Sudáfrica en circunstancias muy especiales. No presentía el desastre, como Francia, ni sentía la presión de hacer algo grande de una puñetera vez, como Inglaterra o España. Eran los campeones, y al campeón no se le exige ganar de nuevo. Se le exige, si acaso, que caiga con cierta grandeza.

    Esa es la vocación de esta selección crepuscular, tan condenada de antemano como el “Grupo salvaje” o la banda del Mayor Dundee: caer con grandeza.

    El problema consiste en los rivales del principio. La banda de Lippi puede hacer una última defensa heroica de su área frente a un rival de talla, puede lanzar una última carga encabezada por su único jugador importante, De Rossi, puede forzar una prórroga y saborear por enésima vez la agonía de la serie de penaltis. Pero no está hecha para ganar a un equipo modesto, apañadito y con ganas de pelea. No está hecha para ganar a Paraguay o Nueva Zelanda.

    Doy por supuesto que Italia pasará a octavos. Y confío en verles ganar todavía una batalla imposible. Con una sola me conformo. Un Mundial es menos Mundial sin un milagro italiano, y esta gente, salvo De Rossi, está tan mal, tan decrépitos los viejos y tan insustanciales los jóvenes, que no es capaz de vencer jugando al fútbol: o heroicidad milagrosa, o nada.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: