Inicio > Uncategorized > Días más que normales

Días más que normales

Ha sido un día curioso. No ha sido el mejor de mi vida, pero desde luego, no ha sido el peor. Tampoco ha sido un día normal (me acuerdo de No sos vos, soy yo – Ferlein, no seas como el Mote y tráeme la peli… ¡¡Y el libro de Hobsbawm que me sé de una a la que le servirá!!). Ha sido un gran día.

Pero lo que digo es que después de una noche horrorosa, sin apenas haber dormido y varias horas en el Inem arreglando papeles (lamentable seguir teniendo que perder mañanas enteras para hacer estos putos papeles) y volver de la garita, cené con Mentxu en El Ingenio de Cervantes.

Espectacular emplazamiento cerquita de aquel mítico bar del Beni donde hemos hecho honor al autor por excelencia de España con entrecot, solomillo, lomo, setas, vino, postres caseros… todo muy nacional. Se lo recomiendo.

No voy a loar nuevamente a esa gran mujer que es Mentxu, pero hay que reconocer que soy un tío afortunado (sé que me juego más de un insulto, pero también que me lo permitirán…). Gran noche.

Más cosas: no he visto al Míkel decir nada ante la victoria madridista en Coruña. Así es él. Pero estoy tranquilo. Cuando Guti la cague o el Madrid no gane, allí estará él.

Sin más, con ganas brutales de dormir y también contento por la confirmación de viaje a tierras yanquis se despide este previo al día de la marmota. Y ya pensando en el Clover.

Anuncios
  1. 02/02/2010 en 18:31

    Enhorabuena por la confirmación de su viaje a las tierras del tio Sam.

    Me provoca usted una insana envidia que empaña de manera vergonzante el regocijo que me debería provocar el bien ajeno…

    En cualquier caso y como vicepresidente ejecutivo (cargo impectore que me acabo de otorgar)de la revista bebedores, opino que es de obligado cumplimiento el envío de al menos un documento gráfico que atestigüe su presencia y la del gran Atticus en al menos un Pub Irlandes yanqui por cada una de las semanas que permanezca en aquel voluntario exilio.

    Mañana el 11, (mi número en mis años de futbol)Soy el chofer, los recojo a las 20:30 en casa del Mikel.

  2. 02/02/2010 en 21:25

    El ministro de trabajo se ha inventado un nuevo verbo, así, con dos cojones: “preveer”. Y es ministro. Y otros mendigando empleos de bedeles…

  3. 03/02/2010 en 10:49

    Joder, vaya puto cateto!!! Pues miren el enlace de “elmundo.es” que les dejo y díganme si en el segundo párrafo, tercera línea, no hay algo por lo que a más de uno le daría un infarto cerebral.

    Coño, que es una noticia en el diario más leído en internet…

    Un saludo,

    Atticus

    Pd. ¡Ah! Y que no se me olvide recordar que este tío dijo hace un tiempo que no llegaríamos a los cuatros millones de parados. Y aún sigue ahí, metiéndole patadas al tumbaburros

  4. 03/02/2010 en 12:11

    Joder, lo lamentable es que, tal vez, por la rapidez no ha repasado la noticia. Pero es que lo del ministro está fuera de categoría.

    Somos un país tan triste a veces…

  5. 03/02/2010 en 15:55

    ¡Claro! Pero por eso recalcaba que esto sucedía en “elmundo.es”, con todo el prestigio (o desprestigio) e importancia que ello conlleva.

    Es penoso, como dices, que no se haya repasado, pero también lo es que haya un tipo (Jaime Rodríguez) que tiene que publicar una noticia con tal rapidez y diligencia que no le dé tiempo material a releerlo, aunque sea una sola vez (el pobre hombre lleva toda la mañana sacando notas breves de lo que está haciendo Alonso en Cheste). Luego, evidentemente, debería haber una segunda persona que lo repasara antes de darle a la tecla para su publicación.

    Es un fallo, por tanto, del períodico, tanto en los métodos y ritmo de trabajo (ausencia de personal, tal vez) como en los controles previos a la publicación.

    Por otro lado, lo del Ministro es, como dije antes, más propio de un cateto. Es decir, de un tío con poca preparación, que ha leído muy poquito y que tiene poquitas ganas de aprender nada. Conclusión: el tío es un auténtico ignorante que, más allá de su invalidez como gestor, no merece ser Ministro de un país como España.

    Un saludo,

    Atticus

  6. 03/02/2010 en 17:46

    Pues esta mañana en Onda Madrid, una tipa informando sobre los tiempos de Alonso va y suelta que “0,123” (o la sifra que fuera) son x segundos y 123 DÉCIMAS. Y tan ancha. Cojonudo.

  7. 03/02/2010 en 18:20

    Se me acaban de quitar las ganas de seguir con esta conversación.

    Estaba yo tan plácidamente estudiando un epígrafe del maravilloso mundo que encierra a la microeconomía cuando, de repente y sin previo aviso, se acerca un tipo con los pantalones medio caídos, la camisa sucia y rota, el pelo grasiento y algo muy raro que le cubría toda la oreja (por no hablar de cómo traía los libros y las hojas de papel en las que, supuestamente, iba a escribir). Como digo, se acerca al puesto de lectura que está a mi vera, aparta la silla y se sienta dando un tremendo golpe con los pies en el fondo del cubículo, con lo que más de media biblioteca se ha pegado un susto de padre y muy señor mío. Se la suda el ruido y el sobresalto generalizado y empieza a hojear un libro. Me digo “nada, Fernando, tú a lo tuyo que tienes mucho que estudiar”, pero hete aquí que no han pasado ni cinco segundos cuando empiezo a percibir ciertos (eufemismo) efluvios nauseabundos provinientes del personaje en cuestión. Le miro y vuelvo a pensar: “tú concentrate, Fernando, que tienes que aprovechar el tiempo al máximo”. Aguanto unos cinco minutos y, de repente, el tío coge y pega el estornudo más asqueroso que he visto en mi vida. Ríete tú de la gripe A. Toda para mí. Evidentemente, ni taparse la boca ni nada. Así que, con un cabreo de mil pares de narices, cojo el libro, los apuntes y la botellita de agua y, mirándole con el más feroz de mis semblantes, me largo de allí. Huelga decir (qué bella construcción gramatical, Camilo) que la botella de agua ya está en Valdemingómez siendo convenientemente incinerada

    ¡Qué asco de persona, por Dios!

    Recuerdo que no hace mucho, compañero, escribías acerca de una situación parecida que te sucedió en el metro, ¿no? Yo no sé si en aquella ocasión tuviste la ocasión de pensar, a posteriori, claro está, que hay gente con unas raras enfermedades que les hacen sudar y desprender mal olor, y que aquella persona que te tocó en el asiento de al lado podía ser uno de esos seres. Yo, hoy, ni siquiera he tenido la oportunidad de ello. Este tío huele cual boñiga de elefante porque no se lava, ¡coño! Ni se lava él, ni lava la ropa, ni se preocupa lo más mínimo en no tocar los cojones al personal.

    No me quiero imaginar si me llega a tocar en un autobus lleno hasta la bandera… No soy como el Mote, por supuesto, pero yo, si ese día llega, vomito. Seguro.

    En fin, me voy a casa a ver si puedo estudiar algo más. Ya de paso me voy preparando para el 11.

    Un saludo,

    Atticus

    Pd. Qué sí, Pascual, qué sí… Que no me olvido de la cámara.

  8. 04/02/2010 en 11:45

    Como me comprometí ayer, me he puesto al día con “Una cosa de locos” (Inenarrable experiencia excelentemente relatada por los protagonistas y testigos de excepción, los documentos gráficos habrían sido mejorables)

    El 11 resultó un rotundo éxito, que entre otras conclusiones, ha generado la obligación de fabricar las acreditaciones de la revista bebedores y por petición popular el etiquetado de los cerdos presentes en las fotos del albun “Pubs irlandeses”.

    Vamos, que la revista bebedores y el faraónico proyecto que comporta me da más trabajo que mi propio curro…

  9. 04/02/2010 en 17:25

    Como me pidieron, ya están todos etiquetados en el Álbum Irish Pubs.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: