Inicio > Uncategorized > Crueldad, indecencia y aberración sin igual

Crueldad, indecencia y aberración sin igual

No sé si conocen Tordesillas. Pequeño municipio vallisoletano, recordado históricamente por haber sido el emplazamiento en que durante más de 40 años se halló recluida Juana I de Castilla, Juana la Loca, hasta su muerte en 1555.

Antes, sabrán los egregios y eximios (que no simios, bueno alguno que otro sí) se llevó a cabo allí el famoso Tratado de Tordesillas, en que los reyes de España (Isabel y Fernando; Del Rosal, en pie) y el rey de Portugal establecieron el reparto de las zonas de conquista y anexión del nuevo mundo mediante una línea divisoria del Oceáno Atlántico. Por eso a Kaká no se le entiende perfectamente. Si hubiéramos corrido un poco la línea a la derecha, hablaría tan claro el español como Leo Messi (bueno, digamos que tal vez no es el mejor ejemplo… de hecho hace poco el Ferlein me dijo que cada vez que habla este crack del balompie, le parece subnormal).

Bueno, pues en este enjuto enclave pucelano se celebra a mediados de Septiembre lo que se conoce como El Toro de la Vega. Abominable demostración de sadismo y crueldad por parte de asesinos con lanza.

La imagen ilustra hoy la portada de El País.

Una asociación por la defensa de los animales lo define así:

“Una muchedumbre de bárbaros, armados con lanzas medievales terminadas en afiladas hojas de 33 centímetros de longitud, persiguen a un toro por el campo, hundiendo las terribles lanzas en cualquier parte del cuerpo del animal, que muere después de un cruel martirio y un sufrimiento terrible”.

Resulta que hasta hace pocos años, además le cortaban los testículos al toro para ofrecérselos a la Virgen. Debe de sentirse muy honrada cuando le ofrecen los huevos sangrantes del animal alanceado.

Tienen una web en la que su eslogan ya pone los puntos sobre las íes: sin raíz… nada! Es como si en México, por sus raíces, siguieran degollando personas para ofrecérselas al dios. O como si aquí siguiéramos utilizando el garrote vil. En fin, es que cae por su propio peso.

Sigo leyendo: “se obliga al toro a correr para cruzar el puente, mientras le clavan lanzas, y cuando llega a la vega del otro lado del río, ya se le pueden dar lanzazos mortales; antes, sólo lanzazos para herirlo y/o atravesarlo. Cuando cae, el autor del teoríco ataque mortal, tiene derecho a cortarle los testículos y, aunque ya no está bien visto, a pasearlos clavados en la punta de su lanza. Como premio, el Ayuntamiento le da una insignia de oro y una lanza de hierro forjado”.

Hay pocas palabras para definir esta tortura sin sentido. La imagen que se da al mundo con esta salvajada tercermundista tiene poco arreglo.

Qué vergüenza.

Anuncios
  1. 17/09/2009 en 10:51

    El que haya votado la opción b de la encuesta, o bien está de broma, o tiene un trastorno emocional importante.

  2. 17/09/2009 en 11:46

    Yo seguiría con la tradición, pero cambiando el toro por los desgraciados tarados cerebrales que van en los transportes públicos con la música escacharrosa en el móvil a un volumen tal que mi tímpano sea capaz de oírla. Yo hago lo posible por “no existir” dentro del metro o la guagua, así seguro que no molesto a ninguno de mis congéneres. Pero esa puta basura humana va jodiendo con su aberrante música de mierda.

    Pues eso, a pinchazo limpio tirados en medio de una desolada era y tan a gusto. Así, en vez de trillar las mieses, trillaríamos los huevos de estos absurdos seres.

    También vale poner a los asesinos de niñas que hemos tenido en los últimos tiempos, así como a los amagos de seres bípedos que se dedican a pintarrajear las paredes de esta ciudad a la que tanto quiero. Cada vez que veo a un desgraciado gilipollas firmar o hacer una pintada en una pared que no sea un muro absurdo perdido en medio de una vía férrea, me dan ganas de matar, literalmente.

    Algún día espero que los españoles recapacitemos y endurezcamos las penas. Al que injurie o maltrate a un profesor, se le prohíbe de por vida recibir ningún tipo de educación ni pública ni privada (condenados al analfabetismo funcional); el que se dedique a tirar botellas a la policía por pura diversión, a reasfaltar las autovías nacionales con pico, pala y azadón;al que viole y asesine a una chica, penetración anal del toro de Tordesillas y tiro en la nuca. Y así podríamos seguir.

    Sobre la tradición esta en sí, pues que ojalá un día uno de los toros se vuelva verdaderemente loco y cornee a una veintena de ellos, reventándoles la aorta para desangrarse, posteriormente y sin remedio, en el terruño que hollan.

    Lo más acojonante es que 3/4 partes del pueblo no sabrán quién cojones fue Juana ni que es eso del meridiano nosecuantitos y la línea divisoria, que consiguió, como bien dice nuestro ínclito afrancesado, entre otras cosas, que los carnavales de Río no sean fiesta de interés nacional.

  3. 17/09/2009 en 14:22

    Solo quiero afirmar, que me desmarco por completo de la opción B. Este tipo de actividades barbaras en mi opinión deberían ser avolidas, al igual que las cabras que caen desde campanarios, los gansos a los que les arrancan el pescuezo jinetes sin cerebro y mil y una muestras más de la ancestral necedad que alberga en la condición humana…

  4. maria
    17/09/2014 en 13:20

    yo subrayo lo k dice penepolis, k sigan con su tradicion, pero k sustituyan al pobre animal por los lerdos defensores de esta masacre, a ver si duele y sufre o no, nada mas k aportar, me averguenzan segun k conductas de la gente, me hace pensar en k momento el ser humano se deshumanizo y si no esta avocado a la extincion de si mismo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: