Inicio > Uncategorized > Nunca mais

Nunca mais

Siempre me pasa lo mismo.
Me juro y me perjuro que entre semana, si salgo, es para tomarme un vinito, una cervecita o una copita. Pero lo que se pretende sea un sufijo acaba convirtiéndose en varios.
Vino la Ejter y la cena era obligada, pero lo que no era tal fueron las copas que siguieron a las tapas en el bar del gran Rubén.
Que, por cierto, me contó las que está liando el hijoputa del estasiano. Vaya cerdo.
Recuerdo que siempre hemos hecho mención a la memorable noche pasada con Del Rosal y Barra en el Arriba un día entre semana que confirmó nuestra querencia absoluta a la diversión transgresora. Lo de esa noche esté posiblemente marcado en el código penal como ahogamiento de neuronas en cebada y tal vez se castigue con la obligatoriedad de leer (en plan La Naranja Mecánica) el último libro de Boris Izaguirre sin ningún tipo de opiáceo para que pase sin demasiado dolor.
Pues eso. Hoy el pertinente despertar cotidiano se ha transformado en un incesante martilleo terrible que ha terminado por agotar mi paciencia. Sí, leen bien. Agotar mi paciencia ¡conmigo!
¿Cuándo acabará esto? Es urgente terminar con estos despiporres.
Puedo prometer y prometo que no volveré a ingerir líquidos graduados ninguna noche de domingo a miércoles. Algún jueves no es descartable. Pero nunca más un lunes.
Es más, si me ven en el entorno de un centro de no lectores (como dijeron de coña el otro día en el máster) llamen a la benemérita. Saquen los tanques. Impídanlo.
Tengo más que claro que esto es culpa de esos que se hacen pasar por mis amigos y que valiéndose de la inocencia que define mi existir, me llevan por el camino de la cerveza y del oprobio tasquil (de tasca).
Y encima, por fin esta tarde, si no pasa nada raro, subiremos el sofá-cama que sobra chez Zurita con la ayuda de un par de peruanos. No sé ni como son, pero como sean primos hermanos de Torrebruno, tendré que llamar al vecino para que nos ayude.

Sería interesante que mis queridos amigos me echaran un cable. Creo que si fuese el caso, les invitaría al Nostalgia a tomarse un buen batido de plátano…que es martes.

Anuncios
  1. 18/11/2008 en 16:02

    Por cierto. Casi llorando, recordando este pasaje de Martes y Trece.

    Imagino que lo conocen, pero no se lo pierdan. ESPECTACULAR

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: