Inicio > Eurocopa Austria-Suiza 2008 > España y la senda de Alemania

España y la senda de Alemania

La mejor Eurocopa que recuerdan todos los entendidos y desde luego la más emocionante y con más cambios de guión que recuerdo, nos ha dejado el último maravilloso episodio…por el momento.
Alemania está en la final. La historia ha pesado mucho. Todo tras vencer a una espectacular y voluntariosa, a la par que agrandada, Turquía. Con más bajas que el frente germano en Stalingrado se portó como un equipo grande y mereció todas las loas que recibirá.
El conjunto teutón ha vencido a los otomanos de la típica manera alemana. Sin juego, con mucha contundencia y con la sapiencia necesaria como para saber aprovechar al máximo su acierto en el área rival. En la propia, justo lo contrario: mal portero y malos defensas.

Lo dicho, el estirpe alemán se ha vuelto a dejar notar: sexta final que disputará de la Eurocopa. Casi nada.

Para nosotros, como bien comentaba hoy el Sr. Barra, si somos fieles a la tradición el torneo debería haber acabado hace ya unas fechas. Pero no es así. Por una vez, nos toca a nosotros subirnos a la nube. Y es que mañana, nos volvemos a montar en el sueño.

La curiosa y errónea composición del calendario ha definido una semifinal entre 2 equipos que ya se habían enfrentado. Villa cogió su fusil aquel día. Probable que mañana sobre el campo la guerra no permita tirar tan fácilmente de armamento pesado.

Duro, duro, duro. Lo de mañana pinta duro, duro, duro.

Se ha estado barajando la posibilidad de introducir cambios en el once, pero al final parece que repetirán los mismos. Jueguen los que jueguen, mañana nos toca unirnos más que ante Italia si es posible.

Emociones aseguradas, sustos probables, alegrías en el horizonte y una meta de lo más apetecible. Imaginen si…Dios, no quiero nombrarlo por si las moscas. Por eso del gafe, más que nada.

Joder, esto de probar el caviar es placentero hasta las trancas. Lo más importante de esta competición es que por fin se rompa la madición que nos impide mantener una línea regular en los momentos decisivos. Para eso habrá que esperar al mundial africano.

Antes tenemos una cita con la historia. Lo mejor para afrontar este tipo de retos reside en apoyarse en la seguridad y en la fuerza del grupo.

Somos grandes. Ya lo sabíamos. Pero por fin, hemos hecho que los demás también lo piensen.

Continuemos por este camino. La gloria parpadea alrededor. Espera que nos la llevemos a casa. ¿Quién piensa que se nos va a escapar?

Anuncios
  1. 26/06/2008 en 10:36

    VAMOS ESPAAAAAÑA!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    VAMOS A POR LOS ROJOS!!!!!!!!!!!

    VAMOS A POR ELLOS!!!!!!!!!!!!!

  2. 26/06/2008 en 11:42

    Ante los micrófonos de TVE, uno apostó por la victoria de Rusia y el otro por la de Turquía. España, en ningún caso. Toma ya. Ayer no se hablaba de otra cosa. Y lo difícil es encontrar el tono para glosarla sin ofender a nadie. Me explico. Frente a dos necios como Iñigo Urkullu (PNV) y Joan Puigcercós (ERC), solo cabe el desprecio. Y el desprecio es no hacer aprecio.

    Pero las vísceras se rebelan, oiga, porque ¿quién se resiste a entrar al trapo de tan burda provocación cuando solo faltan horas para disputar con Rusia el pase a la final de la Eurocopa ante la mirada de millones de españoles? Bueno, ni una palabra más. Echar leña al fuego es hacerles un favor. Podríamos alimentar la ilusión de que el aldeanismo de estos dos personajes alcanza el rango de un respetable sentimiento de pertenencia. Y no es el caso. Aldeanismo puro y duro para el recreo de la tribu. Punto. Sin embargo, se entiende la imparable y malsana cantidad de barbaridades que circularon ayer por Internet contra estos dos líderes del nacionalismo vasco y catalán. Por cierto, como líderes, un desastre, porque, con su estúpido gesto han batido todas las marcas en el ranking de la torpeza política.

    Es preferible celebrar de antemano, pase lo que pase en el partido de esta noche, la comunión con sus futbolistas de todos los ciudadanos bien nacidos. En Euskadi, como Xavi Alonso; en Cataluña, como Carles Pujol; en Madrid, como Iker Casillas; en Asturias, como David Villa; en La Mancha, como Iniesta, etc.

    Ese milagro de la mirada común y el anhelo compartido -el de la victoria, claro-, ya se produjo cuando el catalán Cesc Fábregas hizo saltar de sus asientos a los dieciséis millones de españoles que estaban pendientes de su decisivo lanzamiento desde el punto de penalti. Es de suponer lo que pensará un joven tan viajado como Cesc, que juega en el Arsenal inglés, de un dirigente político nacionalista como Puigcercós, que le hace la contra como futbolista y como catalán.

    El fútbol, como elemento de cohesión social. Los jueves, milagro. Hoy toca. Los antecedentes históricos están de nuestra parte. España, según leo, no suele pasar de cuartos de final, pero llega a la final si pasa ese corte y alcanza las semifinales. Cierto que solo ha ocurrido dos veces. Una, en 1964, contra Hungría. Y otra, en 1984, contra Dinamarca. Las dos veces llegamos a la final. La primera, contra Rusia, la ganamos (el famoso gol de Marcelino). La segunda, contra Francia, la perdimos (el famoso gol a Arconada, ay). Vamos camino de la tercera, mal que les pese a Urkullu y a Puigcercós, cuyo último timbre de gloria ni siquiera alcanza para conquistar el título de “tontos contemporáneos”. Como diría el inolvidable Luis Sánchez Polak (Tip, en la memoria), están a falta de un requisito principal para ganar ese premio: no son contemporáneos.

  3. 26/06/2008 en 15:59

    Cualquiera cosa que ocurriere en el País Vasco que no incumba a mi amiga Raquel, su novio o a O´Connell, me importa huevo y medio. Como si se matan entre ellos, se tiran bombas nucleares o se declaran selenitas independientes de la Tierra. Me la bufa. Y lo que diga cualquier ente vertebrado catalanista, tres cuartos y medio.

    HOY VAMOS A GANAR A LA GRAN RUSIA, UN PAÍS TAN GRANDE, CON UNA HISTORIA TRAN TREMENDA QUE A PUIGCERCÓS SE LE CAERÍAN LAS BRAGAS!!

    Vamos a ganar y vamos a vivir una final de un gran torneo internacional futbolístico. Qué placer. Disfrutemos. Soñemos.

    Y esta noche, alcoholizados. Y el sábado, estupro.

    Bona tarda, españoles.

  4. 26/06/2008 en 17:19

    Ahora que se acerca el final de esta magnífica aventura, quiero escribir algo sobre algunos de los que también han construido la historia. No le pegan al balón, no se entrenan, no acuden a reuniones para estudiar al contrario. Se han encargado de contar lo que le ha pasado a la selección española y ha todos ellos les han leído, visto o escuchado (o algunas cosas de esas a la vez). Son periodistas enviados especiales.

    Muchos de ellos se han tragado algunos Mundiales y Eurocopas de fiascos. Otros han venido por primera vez y puede que por última, porque algunas empresas de comunicación son lo que son y hoy eres el mejor y mañana te mandan a hacer puñetas. Esta no es una relación de buenos y malos. La traigo hasta aquí porque forman parte de un momento muy especial para todos.

    No guarda ningún orden sentimental, ni alfabético… Tal vez porque el orden no cuadra mucho con este mundo tan especial, que, por supuesto, no es mejor, ni peor que el de los fontaneros o los taxistas, por poner dos ejemplos. No están todos, ni mucho menos, así que otro día me animo pues continúo, aunque aquí hay mucho que hacer. Ésta es mi nómina de la tribu.

    -Oscar García (as.com): Es su primer gran torneo. Es víctima de las nuevas tecnologías porque a él le gusta el periodismo ‘del bueno’ Éste también lo sabe hacer y muy bien, pero no le dejan. Va con una cámara para ‘colgar’ cosas en la ‘web’. Está infrautilizado y sufre por ello. No entiendo muchas cosas y una de ellas es por qué hace eso as.com.

    -Antonio Romero (Ser): Es un atleta del micrófono. Si alguno le quire robar el sitio en la ‘mixed zone’ se remanga en enseña los biceps. Y así pasa, que coge unos disgustos tremendos. En cada partido ha venido a perder unos dos o tres kilos. Sólo Zidane sudaba más que él.

    -Felipe del Campo (La Sexta): Es el hombre orquesta. No se puede hacer más sin menos gente. Lo que es raro es que siempre esté sonriendo. García Ferreras ha creado una máquina. Para no estar tan buena como las chicas de su cadena, aquí le quieren mucho.

    -Fernando Burgos (Telemadrid): No hay otro más ‘malaspulgas’ y naranja que él en esta concentración. Y no es del Valencia. Es la prolongación de Iker Casillas en la tribuna de prensa. Se cree que juega bien a la pocha y en lo que realmente es bueno es en periodismo. Si fuera guapo estaría en La Sexta. Tipos tan directos y transparentes como él nunca serán jefes en su cadena.

    -Juan Antonio Alcalá (Ser): Es un corazón con cuatro pelos. Cuenta muy bien lo que pasa a su alrededor. Le he visto llorar de alegría, de emoción y también de rabia en la medianoche. Adora su profesión y puede que le termine matando. No quiere retirarse antes de entrevistar a Papá Noel.

    -Julián Ávila (Abc): Analiza y guarda todos los datos. Su trabajo es complicadísimo porque sabe mucho y le dejan poco papel. Es lo peor que le puede pasar a un periodista con tantas fuentes como él. Pese a ello lo lleva con una entereza que yo no podría. Me admira su paciencia para todo, aunque hay veces que estrangularía, entre otros, a Burgos cuando le chilla como el chilla.

    -Antonio Gamonal (Telecinco): ¿Quién dijo que Raúl no había venido a la Eurocopa? Gamonal es el 7 de España, aunque trabaje para Telecinco. No hay nadie que curre tanto para tan poco lucimiento. Hasta que La Fórmula 1 se vaya a otra cadena, Raúl no podrá hacer todo lo que puede. Aunque, a lo mejor cuando eso sea así, Telecinco se hace con los derechos del voley playa femenino y abre los informativos con las brasileñas. La sonrisa de Raúl es contagiosa.

    -Javier Herráez (onda Cero).- Su vida es correr y correr con un micrófono. Si hubiera Juegos Olímpicos periodísticos él conseguiría unas cuantas medallas. En esta ocasión, su empresa no le ha buscado una habitación bajo un campanario o en una granja de vacas. Siempre saluda con una sonrisa y eso tiene mucho valor.

    -Roberto Morales (Efe). Es la nueva cara de Efe en el fútbol. La novia le ha mandado a hacer puñetas, y debe ser porque no para de escrbir o de grabar con cámara y todo, que ahora los chicos de la agencia tienen que saber chino o catalán para triunfar. Es ‘raulista’, ha puesto dinero en un caballo de carreras y las peores broncas se las lleva, cómo no, de Burgos. Progresa adecuadamente.

    -José Damián González (Marca, digo As): Representa la vieja escuela y sigue viviendo el periodismo como cuando era un chavalín. Es de los que se crió con José María García. Escribe y habla de fútbol porque lo demás le parece que sobra. En todas las ruedas de prensa es el primero en preguntar, y lo hace muy bien. Tiene una tertulia de radio, pero es mentira porque sólo habla él. Algo es algo.

    -Pau Fuster (Superdeporte). Valenciano que ejerce de ello. Vibra con la selección y suele escribirse unas 45 o 47 páginas diarias. Se le quiere mucho en la concentración. Su timidez es engañosa. Se busca la vida y se ganaría la vida donde fuera.

    -Miguel Ángel Díaz (As, digo Radio Marca): No es ‘raulista’,sino que va a más: es ‘salgadista’, que ya tiene mérito. Si no está hablando con el micrófono o por el móvil es que está dormido. Le doy unos cinco o seis años de vida antes de que sea internado en un psiquiátrico.

    -José Miguélez (Público): Un chuleta con mucho sentido del humor. Era de El País, pero se cansó y le echó dos huevos. Sabe de fútbol aunque es del ‘Atleti’. Le gusta producir historias y lo hace muy bien. El éxito de Luis le cogido un poco por sorpresa.

    -Lu Martín (El País).- Es catalán y catalanista, pero escribe muy bien en castellano (aunque esto le moleste). Dice que su selección era Polonia, pero es que es un provocador nato. Hace preguntas muy interesantes. Si se lo cruza usted por la calle, no se cambie de acera pese a sus pintas, porque no mata ni a una mosca. se ríe de sí mismo, que es uno de los pocos rasgos que diferencian a los hombres de las hienas.

    -Javier G. Matallanas (Cope).- Es el ‘hombre orquesta’ porque trabaja para no sé cuantos sitios. Le miran de reojo porque trabaja en uno de esos confidenciales que nadie pincha pero que todos leen. No es cómoda su posición y por su carácter a veces tiene que discutir. Es el del ‘Aleti’ y amigo de Rosendo. Acaba de ser papá. Le gusta el periodismo desde antes de nacer y las ha pasado de todos los colores. Se ha hecho a sí mismo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: