Inicio > Uncategorized > Por y para siempre

Por y para siempre

Es conveniente no olvidar de donde viene uno.

La tensión y agobio frenético que vivimos diariamente nos invita a pisar el periódico de ayer, para rápidamente inocularnos la información de hoy.

Es una espiral difícilmente esquivable.

Me da una pena terrible no poder regurgitar convenientemente los momentos que pasaron. No significa dejar de abrir la retina a nuevas experiencias que seguro vendrán.

El domingo cuando veía el desenlace de la liga inglesa y escuchaba a Lalo narrando el partido del Chelsea, o cuando veo a Paco Caro haciendo lo propio con el fútbol italiano, o a Tala en la radio o a Sanmar en la suya les echo de menos.

Me pregunto qué habrá sido de ellos. Todos van a más. Profesionalmente de forma indudable. Eran unos fuera de serie.

Sanmar era el cerebro de informativos. El Carlos Alsina + Colmenarejo de Radio Marca. Una habilidad supina para desmembrar noticias y formar un todo con las partes. Parece mucho más fácil de lo que realmente es. Como dice Lope de Vega: “quien lo probó lo sabe”.
Imagino que seguirá en Intereconomía demostrando su valía. Creo, por cierto, que ahí, cohabita otro guerrero en la sombra. Luchador infatigable: Kike Mencía. Buena gente con letras del tamaño del Everest.

No me olvido de Pipe (Alberto González). Un tío que también tenía esa capacidad de transformarse: lo mismo era el inalámbrico en el Bernabéu que te hacía un programa a las 6 de la mañana o te informaba de una carrera de sacos en una isla perdida en el Pacífico. Ahora bien, con creces su mayor virtud es lo gran tipo que es. Es imposible no reírse con Pipe. Un crack absoluto.

Ni tampoco cae en el olvido Vicente Ortega. “El Vicen”. Gran habilidad, la que tenía, para llegar al oyente menor, mayor y mediano. Sobre todo, tiene el enorme mérito de conocer cuáles son sus virtudes y las explota al máximo. Eficaz. Como una vez le oí a alguien: “ con Vicen, tienes el empate asegurado”.

Y los Pablos, qué gran dúo se perdió. Estos dos también llegarán a conseguir lo que se propongan. Si consiguieron una dedicatoria de Víctor Hugo Morales…poco más hay que decir.

Lalo Alzueta es un fuera de serie. Un chaval con un ingenio escandaloso. Unido a su gracejo natural almeriense le convierten en un conquistador nato. Es un seductor de las ondas. Una habilidad sorprendente para retener datos, lo que combinado con ese desparpajo a la hora de narrar le convierten en un valor en alza. Un fenómeno.

Lo del otro día fue sangrante. Escuchar al otro tío narrando el partido del Manchester y a Lalo el del Chelsea era como el día y la noche. Cualquiera que le vea en Club de Fútbol los domingos sabrá que estamos ante un reportero de primera.

Luego está Talavera, el mejor narrador que recuerdo de baloncesto. Capacidad brutal para inmiscuir al oyente en el partido, para introducirle la velocidad del mismo. Uno se pone nervioso escuchando a Tala. Y disfruta. Un tío divertido a más no poder. Los que hemos compartido noches de copas con él lo sabemos.

Un enamorado de la vida. Y de lo que no es la vida. A veces, Tala parece sacado de un relato de Larra. Las aristas de su ser, parten todas del corazón. Porque eso es el resumen de lo que significa Miguel Martín Talavera.

Lo realmente maravilloso de haber pasado tanto tiempo en esa casa es que uno hace amistad con muchas grandes personas. Como los técnicos, como Beamud, Zorita, Iñaki, Raquel… qué grandes todos ellos.

Aunque permitan que si me tengo que quedar con uno, lo haga con mi amigo Paco Caro. Seguramente no le vea de forma objetiva y por ello la ingente admiración que le tengo, no pueda tomarse como decreto de ley.

Francisco José Caro, que no costoso (como solíamos decir) es la mayor concentración de talento que yo recuerdo en alguien de poco más de 30 años.
“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”. Pues eso.

Por fin le están reconociendo toda su valía, poco a poco. Cuando sea director de cualquier medio, iré a pedirle curro. Que no lo dude. Habilidad cuasi innata para narrarlo todo, conocimiento profundo del mundo periodístico y del ámbito deportivo, cultura general altísima que utiliza en cada intervención…Un crack. Un verdadero crack.

Un consejo, señores: no pierdan el contacto, en la medida de lo posible, de la gente a la que conocieron y que les ayudaron a convertirse en lo que actualmente son.

Porque como bien decía Ortega: “El hombre es él y sus circunstancias”. Los amigos son la mejor circunstancia. Hagan un esfuerzo. No los olviden.

Anuncios
  1. Anónimo
    15/05/2008 en 17:51

    Por fin te pillo erudito: “Un consejo, señores: no pierdan el contacto, en la medida de lo posible, de la gente a la que conocieron y que les AYUDARON a convertirse en lo que actualmente son” La “gente” es singular así que el verbo no puede ir en plural

  2. 15/05/2008 en 18:41

    Querido anónimo. A pesar de que el uso de las comas y de los puntos no es su fuerte, debo darle la razón en esta afirmación.

    Efectivamente, “la gente” ejerce de sujeto de la oración subordinada cuyo verbo debe ser singular.

    Lo correcto sería “la gente a la que conocieron y que les ayudó a…”.

    Por tanto, debo entonar el mea culpa. Joder, vaya rachita llevamos. Es lo que tiene escribir sin repasar después.
    —————————-

    Por cierto, les dejo un fragmento de un poema correspondiente a un poeta que no conocía (Oliverio Girondo) que me ha encantado:

    No sé, me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo;
    un cutis de durazno o de papel de lija.

    Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida.

    Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar.

    El Alba. No me deberían dejar días de asueto.

  3. 15/05/2008 en 19:21

    He echado un vistazo al título. He ido a defecar. He vuelto. He leído el último párrafo. He ido a extraer humores nasales. He entrado aquí. He visto la aportación del difuso. Me he incorporado y he acudido a esputar un gorgojo viscoso. He vuelto.

    Penépolis, escribiendo.

  4. 15/05/2008 en 19:29

    Jajajajaja. Qué grande el Del Rosal.

    Qué grande es, coño.

  5. 16/05/2008 en 09:16

    Al señor anónimo que ha hecho la primera aportación/defecación: para criticar hay que dar la cara. Uguiel, no sé ni cómo te has molestado en contestarle.

    Al Uri se le puede insultar, vilipendiar, denigrar y hasta esputar electróniciamete (el e-esputo). Pero esta relajante y antiestresante práctica nunca ha de hacerse desde el vil anonimato.

    Un ejemplo:

    Uriel, eres un cerdaco que, en ocasiones, escribes como un auténtico afeminado.

    Espero que mi comentario provoque el evaporamiento de esta actitud rastrera a la par que indigna.

    Un saludo a todos

    Atticus.

  6. 16/05/2008 en 09:24

    Vaya basura de blog!!! Esto es infumable!!! No sé ni como llevo DOS años leyéndolo un día tras otro!!!

    Anónimo.

  7. 16/05/2008 en 09:50

    Querido abogado subsahil: Ayer tuve constancia de que el anónimo de ese comentario tan particular no es otro que aquél cuya progenitora ha sido nombrada en multitud de ocasiones.

    Sé que me dirá usted que de esos hay un porrón. No le falta razón.

    Pero ¿y si utilizo una palabra clave como follobono; a que le va sonando?

    Pues de ese cuáquero estamos hablando.

  8. 16/05/2008 en 10:20

    El primer anónimo soy yo, el segundo no. Es curioso rememorar follobono sin recordar quien es la madre que hace los franceses más grandes

  9. Anónimo
    16/05/2008 en 11:28

    Dios mío. Yo que pensaba que por fin, íbamos a librarnos del puto cerdo del Mati. También nos lo encontramos aquí.

    Para llorar.

    Difuso, ruego que elimine cualquier comentario del individuo.

  10. 16/05/2008 en 14:22

    FOLLOBONO!!! Bendita palabra cuyo recuerdo trae casi más momentos excitantes que el propio uso que de él hacíamos!!!

    La de cosas que le debemos a tu madre, anónimo… Risas, compadreo y muchas, muchas horas de juerga.

    Dale un saludo de mi parte, que seguro que se acuerda.

    Un saludo

    Atticus

    Pd. FOLLOBONO, OE! FOLLOBONO, OE! FOLLOBONO, OE! FOLLOBONO EOE!!!

    Pd2.
    SOMOS NOSOTROS LOS MÁS COJONUDOS.
    LOS COMECOÑOS MÁS POLLUDOS.
    LA TENEMOS DURA COMO UNA ESTACA.
    SOMOS NOSOTROS LOS ESTORAKAS!!!

  11. 16/05/2008 en 17:21

    Joder, cuánto anónimo, antónimo y su puta madre.

    Hay que ver cómo se pone el Anónimo Marcos Mulas simplemente, porque mentamos el follobono. En fin, con la de conversaciones que hemos tenido…

    Deje a mi madre tranquila que no tiene culpa de nada. La del follobono es la suya. Que cada palo aguante su vela.

    No haré caso al otro anónimo que me anima a censurar al Mati. Creo que por las muchas canciones estorakiles compartidas, no debo proceder de esa forma.

    Grande Espáriz, recordándolas.

    Mati is driving very well!! Mati is driving very well!! Mati is the Best, Mati is the Best, Mati is driving very well!!!

    El Alba. Cuánto cabrón…y cuánta risa compartida.

  12. 25/09/2009 en 11:22

    Las cosas tan maravillosas que se encuentra uno bucenando en los blogs. No te imaginas los grandes recuerdos que me han venido a la cabeza al leer, casi de casualidad este post.

    Un abrazo.

    Mencía

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: