Inicio > Uncategorized > Julio en Centroeuropa

Julio en Centroeuropa

Nuevamente tenemos que ir a asaltar bibliotecas…porque hemos cerrado un viaje para el verano, digno de elogio. Del 18 al 31 de julio nos vamos a lugares hasta ahora desconocidos.

Aterrizaremos en Munich, para pasar la primera noche en Salzburgo. Ése será el epicentro de operaciones. De allí a Viena, Innsbruck, Praga, Budapest…

El Míkel que para estas cosas es un puto hacha ya está trazando rutas y comparando posibilidades. Desde el castillo de “El rey loco” pasando por el Danubio hasta el neoclasicismo austriaco…la verdad es que el viaje va a dar mucho que hablar.

El otro día pillamos el billete. Lo grandioso es que fue coger éste y ya estábamos estudiando cuál sería el siguiente destino. ¿Nueva York en Diciembre? ¿Las Palmas cualquier finde para hacer honores al curioso terruño delrosaliano?

En fin, que hay que aprovechar ahora. Está más que repetido, pero es que es verdad.

Y ustedes, ¿qué tienen pensado para el verano?

Les voy a poner los dientes largos…

MUNICH


SALZBURGO

VIENA

INNSBRUCK

PRAGA

BUDAPEST

Anuncios
  1. 10/05/2008 en 15:59

    Me da medio envidia porque yo ya he estado en Viena, Praga y Budapest, pero reconozco que Alemania me pone los dientes largos. Eso sí, hace poco más de un mes que volví de Nueva York, así que el próximo viaje se hará esperar…

    🙂

  2. 11/05/2008 en 14:21

    Señores, confieso que apenas reconozco Praga y Budapest en esas fotos veraniegas.

    Para recordar tengo que trasladarme a febrero de 2001 con 10 grados bajo cero. Así vuelvo a sentir la tortura de los pies congelados frente a la antigua casa de Kafka, la nieve que hacía del cementerio judío, ya de por sí desolador, un lugar absolutamente tétrico, un maravilloso puente de Carlos IV repleto de estatuas por el que, al contrario que en verano, en ese mes no paseaba un alma.

    En la Praga pre-europeísta probé la absenta de Baudelaire, entendí qué era el teatro negro, comprobé la herencia que impregna los países que han tenido régimen comunista y me aficioné a la budweiser checa que la globalización dispone en la barra de la cervecería de mi barrio.

    En Budapest, con el mismo frío, la niebla nos pesaba sobre los ojos y nos quitó el privilegio de las vistas que pueden verse desde Buda sobre Pest. Lo que nadie pudo quitarnos fue a Strauss, el lujo de un baño en Gèllert o cruzar el río por cualquiera de sus puentes o sólo por uno, el puente de las cadenas. Hace unos meses leí que los húngaros, claros predecesores del fenómeno chikilicuatre, votaron el nombre de un nuevo puente en Internet. Iba ganando Chuck Norris, qué barbaridad – pensé – le perdí la pista a la noticia, desconozco cuál habrá sido su denominación final.

    Cuántos recuerdos. Siempre quise volver algún verano, con más gente, pero con mis pies a salvo de la amputación por hipotermia.

    Qué envidia señores. Qué envidia.

  3. 11/05/2008 en 20:53

    Querida Sagutxo: teniendo en cuenta su amplio bagaje en este tipo de viajes, no estaría de más algún consejillo en el viaje…algún lugar donde ir, algún monumento que no puede olvidarse uno de conocer…todo será bien recibido.

    Estimado/a viajero/a imaginario/a: Cierto es que este tipo de ciudades en verano no parecen lo mismo, pero bueno, imaginaremos la nieve, los grados bajo cero y el hielo bajo nuestras suelas.

    Cuando pasemos por el puente de las cadenas nos acordaremos de su comentario.

    Ya le deleitaremos con nuestra particular versión libre del viaje…por cierto, del que todavía nos separan casi 70 días…

    Se me olvidó comentarles que también iremos a ver Bratislava. Ya les contaré.

  4. 12/05/2008 en 15:09

    Pascual & Company, olvídense de Bratislava. En serio. Es un cagarro de ciudad. De lo más normal que te puedas encontrar en esa zona del centro de Europa. Es, incluso, tirando a feuli.

    Sin embargo, Praga, sí que es una maravilla. Deténganse todo el tiempo que la ciudad requiera. Lo que ella les pida. No escatimen minutos, horas o días en su visita. Entréguenle parte de su vida, que ella les regalará a cambio toda la suya. Historia y arte en pocos metros cuadrados. Pasado, presente y futuro de la civilización centroeuropeoa reunido en una localización de ensueño.

    Yo estuve allí en 1990 y sólo puedo decir que aquello fue mágico, fascinante, arrebatador… Recién caído el muro de Berlín, el ambiente en el que tuve la suerte de imbuirme nunca jamás se repetirá. Aún así, la ciudad rebosa alegría, optimismo y prosperidad por los cuatro costados.

    No dejen de contarme que les pareció.

    Un saludo

    Atticus

  5. 12/05/2008 en 22:24

    Joder, mira que yo pensaba que la tierra que vio nacer a Peter Dubovsky nos daría más juego.

    En fin, para otra vez será…

    Desde luego que lo pasaremos en grande, amigo abogado de subsahas.

    Ciudades imperiales y ejemplificadoras de lo que fue buena parte de la historia mundial no hace demasiado tiempo.

    Ya le contaremos a la vuelta.

  6. 12/05/2008 en 22:28

    Pues yo si Julio está en centroeuropa no iria, porque como os lo encontreis y os de la vara para que queremos más.
    Julio tocando retirada.

  7. 13/05/2008 en 10:12

    MACHISMO

    Vaya, vaya. La vicepresidenta se siente “horrorizada”. No es para menos: se hizo una foto en Níger con un polígamo. ¡Un hombre con tres mujeres! Y capataz en una factoría de chufas, nada menos. La pobre vicepresidenta, que no sabía nada al posar, tuvo que sufrir una angustia indecible al averiguar que había quedado inmortalizada junto a un monstruo. Yo también me siento horrorizado. Pero no por el polígamo. Ni siquiera por la poligamia en general, de la que no soy nada partidario. A mí me horrorizan, en este caso, el abuso, la manipulación y la hipocresía: tres de los atributos clásicos del machismo, que en el incidente del polígamo de Níger han adornado la actuación de María Teresa Fernández de la Vega. O de sus colaboradores. Da exactamente lo mismo.

    No escuché ningún comentario de la vicepresidenta cuando el rey Abdulá de Arabia Saudí hizo su última visita a España. Y el rey saudí, hasta donde se sabe, ha sido un polígamo fecundo, con más de treinta esposas. Dejamos de lado, por farragoso, el tema del rey Abdulá y los derechos humanos en general, o los derechos de la mujer en particular.

    Tampoco dijo nada cuando el coronel Gaddafi plantó su jaima en Sevilla, pese a la liberalidad con que el coronel repudia esposas; viaja, además, escoltado por una treintena de mujeres guardaespaldas reputadas como vírgenes. Bonita la escolta de vírgenes, ¿no? ¿No se le ocurrió a la vicepresidenta horrorizarse ante eso? No. María Teresa Fernández de la Vega ha optado por una oportunidad más cómoda, con una “víctima”, el infeliz de las chufas, incapaz de responder. Eso es abusar. Ha optado por utilizar, para emitir un mensaje contra la poligamia, una situación del todo inocente: el de las chufas sólo quería una foto con una alta autoridad europea Eso es manipulación. Y ha optado por callarse otras veces en las que defender sus principios podía no haberle salido gratis. Eso es hipocresía. Abuso del más débil, manipulación e hipocresía. Lo mismo que el machismo. Un horror.

  8. Anónimo
    13/05/2008 en 18:46

    Joder, no sabia que había blogs dentro de los blogs, enric muy bien traido a colación de las vacaciones de verano no sé qué declaraciones de la vicepresidenta del gobierno. Ábrete un blog y así decido yo si quiero leer tu opinión o no. Gracias

  9. 14/05/2008 en 08:41

    A CALLE ES SUYA

    Hoy no tengo ganas de escribir un blog de televisión. Se me quitaron las ganas a las 18:30 horas, cuando salía de la estación de metro de Príncipe Pío, en Madrid. Un grupo de tres policías de paisano, con un chaleco fluorescente del cuerpo y la placa colgada de una cadena sobre el pecho, pedían la documentación a la gente que salía a la calle. Bueno, no a toda la gente. Sólo a negros y sudamericanos.

    La estación de la discordia.
    En apenas 10 minutos de frenética actividad llenaron de negros y sudamericanos dos furgonetas cerradas, sin ventanas, sin apenas explicaciones (no había tiempo material para comprobaciones). Las mochilas y bolsas por un lado, la gente (negros y sudamericanos) por otro, en el sórdido jaulón trasero. “¡Uno más!”, dijo uno de los conductores de los vehículos, vestido de uniforme. Se subieron a los coches, pusieron las sirenas y, saltándose los semáforos, salieron a toda velocidad en dirección Paseo de Extremadura.

    Por las prisas, y lo arbitrario del sistema de selección de detenidos, aquella sinrazón parecía un juego entre policías ociosos: “Los que tarden menos tiempo en llenar dos furgonetas con negros y sudacas, trasladados a Coslada. Preparados, listos… ¡ya!”. Pregunté a uno de los uniformados, y me respondió con un lacónico: “pidiendo documentación”. En ese momento pasó entre las dos furgonetas una peregrinación de extranjeros, altos y rubios, subidos en una docena de patinetes eléctricos. No pararon a ninguno, lógicamente.

    Como simple espectador, puedo asegurar que fueron 10 minutos tremendamente humillantes. Mi hija de siete años, horrorizada, preguntaba: “¿Qué han hecho? ¿A dónde se los llevan?”. Todo estaba sucediendo en el Madrid del 2008. Chispeaba, el cielo estaba gris y los colores parecían haberse esfumado. Era el Madrid de Franco, el Chile de Pinochet, la calle de Fraga.

    Al llegar a casa puse el informativo de Telemadrid. “En libertad dos policías del ayuntamiento socialista de Coslada”. Y siguieron con el fútbol.

  10. 14/05/2008 en 09:23

    Estimado Rojo, compañero de viajes.

    Sabe usted que admiro sobremanera a Pérez de Albéniz, pero esto es un ejercicio de demagogia importante.

  11. 14/05/2008 en 09:49

    Gracias a Dios que no le piden la documentación a todo el mundo!!! Está claro que una persona con rasgos latinos (entendiendo latino como sudamericano) tiene más probabilidades de que le paren para pedirle la documentación. No es una cuestión de racismo. Es una cuestión de la más pura de las lógicas. Hay más posibilidades de que este sea ilegal que otro que tenga rasgos centroeuropeos. Repito, no es racismo.

    Ahora bien, tal vez de lo que se trata es de denigrar a la institución policial haciéndolos quedar como xenófobos o totalitarios. Me niego a pasar por ese aro. Estoy muy seguro de que todos aquellos a los que pararon, pidieron la documentación y más tarde llevaron detenidos en los furgones eran, o bien ilegales, o bien no llevaban la documentación encima (lo cual, nos guste o no, es un hecho constitutivo de delito que indica que la persona puede estar de manera ilegal en el país).

    Al final la cosa puede resultar muy sencilla. Levante su culo de la silla y vaya a la comisaría para denunciar el trato discriminatorio, vejatorio y arbitrario de la policía. Lo tiene muy fácil. Sabe la hora, el lugar y los hechos. Al tratarse de policías se sabrá bien quien llevaba a cabo la operación y los integrantes de las cuadrillas. Y por si fuera poco, la estación de Príncipe Pío está plagada de cámaras de seguridad que, a buen seguro, habrán captado las imágenes de la infamia. Vaya y denucie. Actúe en conciencia. Cumpla con su labor como ciudadano.

    Si no lo va a hacer. Cállese y deje hacer a aquellos que velan por nuestra seguridad. Incluída la suya.

  12. 14/05/2008 en 10:49

    Si, si, en Coslada velaban por la seguridad de los ciudadanos que es una maravilla. Cuando se descubre que en un pueblo de tamaño mediano la policía se comportaba como la camorra napolitana, pues a lo mejor tenemos que empezar a dudar de la policía. Y el que no lo quiera ver así, pues a lo mejor le tiene que poner un madero la pistola en las narices para cambiar de opinión.

    Ponerse en la calle a cazar negros es, aunque sea legal, inmoral. Está mal. El que el colectivo de los “ilegales” este formado por gente de ese color, no justifica cacerias policiales. Es una vergüenza. El que está a las 18.30 en Principe Pío, muy probablemente viene de currar. Sea del color que sea, rojo, verde o amarillo. Y que encima de que estás trabajando como todo el mundo para sacar adelante a tu familia, viene la “autoridad” (que repito, está en entredicho) y te echa del país, pues que quereis que os diga, pero es una vergüenza.

    Y el anti-cínico, forofo policial, que me diga que lo de Coslada es una excepción. Que entonces me reiré porque es muy triste

  13. 14/05/2008 en 11:43

    Lo de Coslada es, como muy bien dices, muy triste. Pero, a pesar de que te pondrás a carcajearte (muy propio de gente abierta y tolerante), sí que constituye una excepción. Afortunadamente ahí está la Policía Nacional, la misma que digo que vela por nuestra seguridad, para meterles entre rejas.

    En cuanto a lo inmoral o no de la operación es algo muy discutible. Es inmoral hacer cumplir la ley. No creo. La gente a la que detuvieron eran ilegales o estaban en situación ilegal en aquel momento. ¿Es inmoral que Julián Muñoz haya acordado cumplir tres años de carcel por las casi 100 causas pendientes que tiene con la justicia? Pues habrá quien diga que sí y quien diga que no. Lo que sí es seguro es que es LEGAL.

  14. 14/05/2008 en 12:22

    Hombre, por supuesto que lo moral y lo inmoral son conceptos subjetivos. Para mi, una persecución de negros es inmoral. Comprendo que haya alguien que no piense así. Para mi esa persona es un simio, pero eso también es una opinión.

    También es cierto que la ley no es opinable. Pero eso no la convierte en buena. El ejemplo que has puesto es clarificador. Yo comparto la idea de que todos deberiamos ser iguales ante la ley. El problema es que no veo que esa idea se esté aplicando en este país.

  15. 14/05/2008 en 13:30

    Lo de simio es una opinion a la par que un insulto. Y con unas claras intenciones de serlo (una muestra más de la tolerancia y respeto de la que hacer gala).

    La ley es la ley. Todos hemos de ser conscientes de que tenemos que acatarla. Cuando la incumplimos sabemos a lo que nos exponemos: a ser detenidos y procesados. Si, por ejemplo, me voy a Estados Unidos y no llevo el pasaporte conmigo, sé que si me paran por la calle y me lo piden, me van a detener. Es lógico y así habré de aceptarlo. Habré actuado como un inconsciente.

    Por lo que tú estás abogando es por el cumplimiento arbitrario de la ley. Unas veces, cuando me interesa, sí y otras, cuando por motivos de moralidad no me interesa, no. Eso es profundamente antidemocrático y antisocial. Es de una insolidaridad manifiesta.

  16. 14/05/2008 en 15:30

    La verdad es que no suelo pensar si mis opiniones sobre la gente son insultos. En todo caso, no tengo ningún problema en aceptar que mi opinión sobre alguien que justifica la caza de pobres (porque lo que denuncia Albéniz es una cacería de pobres) es insultante. Para mi la tolerancia no es eso. Para mi un racista, por ejemplo, tiene un puto problema, y considero que sus opiniones sobre el tema del racismo son equiparables a las de un simio.

  17. 14/05/2008 en 18:30

    Estoy completamente de acuerdo en lo que dices sobre los racistas. No merece la pena que aquí gastemos ni un minuto en descalificarlos. Pero lo que quiero expresar es que considero que la Policía (y me refiero casi en exclusiva a la Policía nacional, no a los locales) no es un cuerpo racista ni compuesto por racistas. Alguno habrá, como en todos los sectores de la sociedad (y no nos olvidemos de que cada vez se nota más el sentimiento de xenofobia en el ciudadano de a pie). Pero en general, y lo digo con conocimiento de causa, la plantilla que compone dicho cuerpo no es racista. Y el que lo es, normalmente por respeto al uniforme y al puesto de trabajo, no lo escenifica públicamente. Repito que estoy de acuerdo en que el racista es un ser a marginar. Pero la Policía no lo es, o al menos no lo es por el mero hecho de hacer cumplir la ley. Con peores o mejores maneras, pero hacerla cumplir con el rigor que se le debería exigir siempre a la autoridad.

    La demagogia que brilla por encima del texto de Pérez de Albéniz trata de, una vez más, identificar a las instituciones Policiales con la represión. Una represión que, afortunadamente hace mucho que terminó.

    La labor policial es, en muchos casos, ingrata. Tener que vértelas con lo más bajo de la sociedad cada día tiene que suponer un esfuerzo constante que jamás es recompensado con un reconocimiento por parte de la sociedad. Por ello, dejemos que cumplan con su labor. Por muy inmoral que nos parezca que a un sudamericano se le pidan los papeles, es su trabajo y lo hacen, casi siempre, a la perfección.

  18. 15/05/2008 en 13:09

    Te voy a poner un ejemplo. La escritora Donna Leon, estadounidense que vive en Venezia, vende al año millones de libros de la saga del comisario Brunetti. Es novela negra de calidad altísima y éxito evidente (si no te suena, míralo en Internet). Pues bien, hace un tiempo, en una entrevista, Donna Leon declaró que ella vive en Italia desde hace muchísimos años, y que jamás ha pedido un visado para residir allí, y que eso nunca le ha supuesto ningún problema ante la policía.

    ¿No te parece que eso es un ejemplo demoledor de leyes que se le aplican a unos y a otros no? Las leyes de extranjería son para los pobres. Si no lo quieres reconocer, allá tu.

    Veo que le tienes mucho respeto a la policía. Yo cada vez le tengo menos. Y aún separando nacionales de mafiosos, perdón, municipales, no creo que sea muy defendible la acción de los nacionales en este caso. Son la voz de su amo. Les mandan a detener pobres que molestan (aunque sean trabajadores honrados), y ellos van felices y contentos a acometer su labor de llenar furgonetas de sudacas.

    ¿A qué no es muy verosimil la imagen de un nacional (o un carabinieri) yendo a casa de Donna Leon (porque ella ha declarado públicamente que es ilegal) a detenerla y repatriarla? Yo creo que no lo es. Este comportamiento tan hipócrita hace que mis pequeñas incoherencias e hipocresias queden en nada.

  19. 16/05/2008 en 08:50

    Ahí es donde tú y yo no coincidimos. Yo opino que a Donna Leon deberían repatriarla a su país. Se está cometiendo una irregularidad manifiesta en el cumplimiento de la ley y no debería ser así. No creo que porque a dicha escritora no le hagan cumplir la ley tampoco se la tengan que hacer cumplir al resto de las personas.

    Por otro lado, estamos hablando de Italia. Que, ejem, ejem… La línea que separa en este país lo legal de lo ilegal es una tanto difusa, como el dueño de este blog.

    En cuanto a la diferencia entre Policía Nacional y Policía Municipal. Estoy bastante de acuerdo contigo en que los últimos son, en general, y sobre todo sus mandos, unos auténticos mafiosos que hacen de los pueblos que controlan auténticos cortijos en los que hacen y deshacen a su antojo. Pero no sólo en Coslada. En muchos pueblos (y no tan pueblos) has de llevarte bien con los municipales porque te pueden hacer la vida imposible. El poder que acumulan es desproporcionado.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: