Inicio > Uncategorized > La extraña pareja

La extraña pareja

Este fin de semana ha sido una mierda. Esperábamos una buena juerga y fue un fracaso. El Madrid que la caga contra las hordas verdiblancas y los árbitros permiten que se acerquen los catalufos y luego faltan muchas de las personas que esperábamos en la supuesta fiesta.

Hoy tampoco está siendo uno de los días maravillosos. Pero bueno. Ahora me iré a ver un piso a la Plaza de la Fuente. No tiene mala pinta. Un primer contacto. Si ocurre un milagro y en los próximos meses compro una casa, espero que vengan a celebrarlo con una mega juerga de las que harán época. Todo a su tiempo.

Con todo, lo prometido es deuda y el viernes le dije a cierto personajillo que iba a dedicarle unas sucintas glosas.

En más de una ocasión hemos hablado de lo importante que es tener palabra y ser fiel a unos principios. No decir una cosa y predicar con otra. El sujeto protagonista ya nos demostró tiempo atrás que sus principios se pierden en lontananza.

Como ya saben, cierto indecente émulo de Robocop decidió no entrar más en este cutre blog. Imagino que por no considerarlo a su altura. Le parecía soez, barriobajero y hasta absurdo hablar de nuestras inquietudes, reírnos con las ocurrencias planteadas, recordar y opinar. Un día se cansó y aseveró con profunda frialdad y aparente seguridad germánica “nunca más volveré a escribir”.

De hecho, un lacónico “fin” cerró su última participación. Bueno, su última andanada con su verdadero nombre, porque siempre planeó la duda de que más de un anónimo tuviese su génesis en ese maquiavélico cerebro.

Pues bien, tuve confirmación el viernes que uno de los comentarios allí volcados pertenecían al hombre de hojalata. Para llorar. Penoso. Lamentable. Triste. Patético.

Todos nos equivocamos y por ende, tenemos derecho a segundas oportunidades (segundas, terceras y las que hagan falta si se trata de un amigo), pero resulta conveniente reconocer el error. En este caso no. Como un elefante en una cacharrería. Así es el prenda.

Queda claro con qué clase de sofista mortadelino nos encontramos. No se fíen de quien no tiene palabra. No se fíen de aquél que dice Diego y luego dice Dildo. Háganme caso. Vigilen su espalda.

P.D: Por cierto, bienvenido de nuevo. Aquí no somos rencorosos.

P.D2: Míkel, eres el tío más cerdo y ceporro de esta galaxia. Tenían que haberle visto, tras haberse levantado a las 14:00 del sábado, durmiéndose en la discoteca, sobándose como un absoluto gitanazo en los autobuses de vuelta, soltando cabezazos (o cabezadas) a los usuarios que no tenían más culpa que estar en el asiento de delante de la obesísima marmota. Denigrante. Ni que llevase 1 año sin dormir!!! Y lo peor no es su nula capacidad para mantener la compostura (nunca la tuvo).

Lo trágico es que tampoco tiene criterio definido: una tía le parece “feuli” y despreciable. Ahora bien cuando 2 minutos después, ésta le mira el Sr. pierde la cabeza y no conoce a NADIE más alrededor, comportándose como un birrioso Don Juan, torpe, nervioso y ansioso por cortejar a una nueva presa. Lacrimógeno, de verdad.

Anuncios
Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , , ,
  1. 19/02/2008 en 08:07

    SIN PADRINOS NO HAY BAUTIZO
    Se buscan hasta debajo de las piedras los factores de toda suerte –históricos, culturales, geoestratégicos, étnicos– que impiden comparar los casos de Kosovo y Euskadi.

    “La declaración de independencia unilateral de Kosovo es un hecho totalmente excepcional. Un caso único, fruto de la muy específica situación de la ex Yugoslavia”, afirman los partidarios del reconocimiento del nuevo Estado.

    O ellos tienen muy mala memoria o confían en que los desmemoriados seamos los demás. Bielorrusia se proclamó independiente por su cuenta. La llamada revolución cantada, nombre por el que fue conocido el proceso de independización de los tres países bálticos, Estonia, Lituania y Letonia, se impuso también mediante decisiones unilaterales.

    Igual que se hace ahora con lo sucedido en Kosovo, se hizo a comienzos de los noventa con Bielorrusia y los países bálticos: ¡nada que ver con Euskadi! Y algo después para enfatizar que la realidad vasca tampoco tiene nada que ver con la irlandesa. Y menos aún con la escocesa.

    Claro que los países bálticos tampoco tienen nada que ver con Irlanda. Ni Eslovaquia con Croacia. Ni nadie con nadie. No hay dos devenires históricos medianamente equiparables, y menos en la enrevesada Europa.

    La gran diferencia que separa a Euskadi de Kosovo (y de Bielorrusia, y de los países bálticos, y de Croacia, y de Irlanda, y de Eslovaquia y de todos los demás procesos de emancipación nacional que tomaron cuerpo en la Europa del siglo XX y van encontrando poco a poco algo parecido a una salida) es de una sencillez pasmosa: Euskadi no tiene padrinos internacionales. Ni de mucho peso, como Kosovo, o como Irlanda –que cuenta con un muy poderoso lobby en los Estados Unidos–, ni de peso menor, como Chechenia, que recibe algún apoyo del mundo musulmán.

    Quien no tiene padrinos no se bautiza. Sin padrinos con vara alta, no hay consorcios mediáticos que expliquen que tus reivindicaciones no son ninguna locura, y no hay dinero fácil que las explique y pasee por medio mundo, y no hay potencia que te franquee las puertas de los foros internacionales.

    Tanto tienes, tanto vales. Y tanto no tienes, tanto no vales.

    PD: Uriel, es usted un rufián mentiroso.

    PD2:Ta los huevos, amiguete, qué tal llevas tener un palo metido por el culo constantemente?

  2. 19/02/2008 en 10:43

    Que te jodan

  3. 19/02/2008 en 10:59

    Me parto la polla!!!

    Ahí ahí dando cañita a estos cerdos de Mortadelo (Mikel) y Filemón (Chori)…

    Que hace mucho que sólo nos metemos con el calvo francés de este blog.

  4. 19/02/2008 en 11:23

    Ha llegado a mis oídos que cierto personaje, amante del Ché Guevara, le está imitando en sus aventuras de los años 50-60.

    Está recorriendo los mejores parajes de la pampa argentina, los sinuosos territorios venezolanos de “El libertador”, las llanuras que descubrió Pizarro…

    Todo es poco para el émulo sansero del Ché.

    Sí señores, a nuestro particular amigo le ha dado por penetrar entre las frondosas y óscuras lianas de la selva sudamericana.

    Ya lo cantaba Víctor Jara: “Bolívar le dio el camino y Guevara lo siguió…liberar a nuestro pueblo del dominio explotador”. Nuestro gran amigo está liberando de las garras opresoras a ciertas incautas, engañadizas, inocentes presas facilonas para el ratonero del área estoraka por antonomasia.

    ¿Cuál será el siguiente paso? ¿Paraguay? ¿Honduras? ¿Guatemala?

    Tiembla Evo, que Bolivia no será esta vez la tumba de nuestro Ché.

    El nuestro se dejará la vida en el intento por algo mucho más profundo y más reconfortante que luchar contra el imperialismo yanqui.

    Como en su día inventó la nunca suficientemente reconocida afición de C.A. Osasuna: “A por ellos oé, a por ellos oé, a por ellos oé, a por ellos eoé…”

    El Alba. El Ché vive. Viva su revolución!!!!

  5. 19/02/2008 en 15:24

    Lo de la foto es grandioso: tocándose el rabo, con un plato en la mano y con la copa agarrada no sabemos de qué forma. Impresionante…

    Arderá Roma.

  6. 20/02/2008 en 10:00

    90 minuti in Bernabeu son molto longos…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: