Inicio > Uncategorized > Ídolos de barro

Ídolos de barro

Veo que los caricaturistas de El Jueves han sido condenados por injurias y deberán pagar multas de 3.000€. Es fina la línea que separa la libertad de expresión y la ofensa al honor de una persona. Si se me permite la opinión, y sé que más de uno saltará, a mí me parece bien que se les multe. Me parecía un exceso. Y una injuria gratuita.
Seguro que a Mr. Barra le parece un atropello gravísimo. El caso es que lo ha dicho un juez. O sea que algo de vituperio habrá visto. Otra cosa puede ser la forma en que se trató el tema, pero el fondo está claro.
En fin, el ídolo del Sr. Rojo, Castro, ha escrito una nueva imbecilidad sobre el incidente entre el Rey y el tirano Chávez, se queman 300 hectáreas en Ourense y Lara dice que el 95% de los catalanes se sienten maltratados dentro del Estado Español. Vamos, que un poco de todo.
Pero me ha llamado la atención, especialmente la noticia de que han detenido en pleno vuelo Madrid-México al fumaporros Melendi. Y todo, porque no le han servido más alcohol del que ya tenían él y sus acompañantes (imagino que los miembros de la banda) y se ha puesto hecho un basilisco. Tremendo. “Actitud agresiva y ofensiva con el pasaje” comentaban desde Iberia.

El caso es que, tras 2 horas de vuelo, debido al cariz que tomaban los acontecimientos, el comandante ha decidido dar la vuelta. Flipante.

Me imagino yo, pasajero normal, que por razón X voy hasta México y no puedo llegar en el momento previsto, por la actuación del cantante en cuestión y creo que me estaría cagando en todo.
Melendi es el típico personaje que gracias a la música ha crecido socialmente. Un tipo negado para cualquier actividad mental, que ha salido adelante en la vida, gracias a que el tipo de música que generan sus chulescas (va por ti, Mote) cuerdas vocales, gusta en determinados auditorios.
El problema de este tipo de héroes sin heroicidad es que, enseguida, toman papeles que no les corresponden y se creen con derechos que nunca deberían plantearse tener (ni ellos ni nadie).
Esta sociedad tan influenciable y tan cargada de valores superficiales suele elevar a artistas medios, muchas veces mediocres, a una categoría y un rango que no tienen. Las palmadas en la espalda y el dinero hacen el resto.
Y ojo, que no sólo digo cantantes de medio pelo, como el calorro este. Hablo de futbolistas, actores, toreros y de un tiempo a esta parte, lumbreras de la calaña que se ve en toda la mierda que infesta el panorama televisivo: Gran Hermano, Crónicas Marcianas, Salsa Rosa, Aquí hay tomate…en fin toda esa caspa que nos inunda por doquier.
Que vergüenzas para el especimen humano caso de Mariñas, María Patiño, Lidia Lozano y kilos y kilos de mierda similares tengan un papel protagonista en nuestra población y no estén picando piedras o realizando cualquier actividad contemplada en el manual del perfecto imbécil, debería darnos que pensar. Porque si lo consentimos, seguramente los que nos movemos siguiendo el manual del tonto más tonto, seamos nosotros.
Pues si nos ceñimos a la idea, algo así pasa con el Melendi este. Que un negado cerebral tenga un papel preponderante hasta el punto de que pueda subirse a un avión ¡con alcohol! y obligue por su actuación mafiosa a dar la vuelta a un comandante (alguien que SÍ debe ser reconocido como sujeto que suma para el progreso social) debe servir para reflexionar.
Melendi, hijo, tu música es vulgar y tú eres un chulo de barrio. Pero no es culpa tuya. El delito es que, entre unos y otros, hayamos permitido que te consideres con derecho a saltarte la ley que nos contempla a todos.
Esto sí que es digno de análisis y no que un puto Martes y 13 se te cruce un gato negro.
Anuncios
  1. 13/11/2007 en 21:56

    Joe qué gran entrada. Comparto todas las opiniones: tanto la de encumbrar a imbéciles como las concernientes a Melendi particularmente.

    😉

  2. 13/11/2007 en 22:04

    Discrepo en el principio…se está poniendo la honorabilidad de unas personas por encima de otras por una anacrónica razón de nacimiento, lo cual creo que vulnera una vez más eso de la igualdad de las personas…lástima que a ello se le dedique unas pocas líneas en la Constitución y no un título entero como al tratamiento de la figura del rey.

    ¿Qué hubiera pasado si la famosa viñeta hubiera sido protagonizada por Aznar y Zapatero?, pues que nos hubiéramos reído de la sátira de un medio provocador como El Jueves y punto, que para eso está, para hacer burla de lo que los medios supuestamente serios ya nos informan. Es decir, que independientemente de la injuria, lo que es una lástima y una tomadura de pelo es que la censura sólo se aplique en honor de unos pocos…a estas alturas de la película.

    Como bien ha dicho Pablo Motos, hoy han condenado a los dibujantes a 3000 euros de multa y al resto, a un poquito menos de libertad de expresión…

  3. 14/11/2007 en 07:25

    Por alguna informática razón que desconozco, mi texto no ha podido ser publicado, tras media hora de reflexiones en este cuadro blanco de cursor parpadeante.

    En mis párrafos nonatos venía a explicar mi postura en torno al tema del Rey y de la viñeta, sobre todo desde el punto de vista del término libertad de expresión (al que no veo que aquí se le haya dado definición y acotamiento), con una opinión dispar con respecto a la de lost in translation, que cita a Pablo Motos, que, sinceramente, desconozco su bibliografía y su participación en los tejemanejes doctrinales del Derecho patrio.

    Por favor, dime qué relación hay entre el derecho fundamental del Capítulo II del Título I y la contravención de un principio legal emanado de las Cortes. Me gustaría que explicaras también, si fuera posible, cuál es la razón por la que estás en contra de la estructura misma de la Constitución y qué le parece el tratamiento de la institución básica de la Corona, que no del Rey.

    Por cierto, si en la viñeta hubiese aparecido el señor francés dueño de este lupanar dándole por el ojal al Míkel, quizá ambos hubiesen presentado alguna denuncia. Lo cierto es que en el caso debatido, la denuncia la presentó la misma Fiscalía, como no podía ser de otra forma, por otro lado. Además, tenemos que diferenciar bien entre el secuestro judicial de las planchas y el fallo de juez, que responde a dos tiempos y a dos circunstancias bien distintas.

    También había dado mi sucinta visión acerca del personaje lamentable que responde al nombre de Melendi y que ayer, una vez más, volvió a protagonizar un hecho desgraciado, poniendo, lo cual no es moco de pavo, en peligro la seguridad de un vuelo. El flamante A-340 se lo hacía fumar junto con sus porritos, a ver qué gracia le hacía al individuo este, adalid del consumo de alcohol y drogas y vocero de la adicción a las mismas en foros como las fiestas patronales mañas (con extensión nacional) ante un público de edades heterogéneas, con niños, padres y abuelos presentes (lo cual no es indicativo que en ausencia de los mismos sí deba permitirse hacer apología del consumo de drogas; ¿es eso libertad de expresión, por cierto? ¿Qué es “libertad”? ¿Qué es “expresión”? Habría que consultar antiguos manuales de semiótica…).

    En fin, el lechero toca a mi puerta. Me apena que mi texto original no puediera publicarse, por la apertura al debate que planteaba. Lo dicho: en fin.

  4. 14/11/2007 en 09:41

    Bien, en relación a la cita, habría que decir que la alusión a Pablo Motos no era un intento de adoctrinamiento ni de sumergirse en las fuentes susceptibles de crear derecho. Su bibliografía creo que no pasa de un libro de fácil lectura, y su participación en los tejemanejes doctrinales patrios (le cito a usted) es nula, sin embargo, su frase, me había parecido simplemente acertada y acorde a mi opinión. Existe la libertad de cita siempre y cuando se cite a la fuente y no se violen derechos de propiedad intelectual, así que a eso nos ceñimos.

    Por supuesto, como usted sabe, la relación directa entre la contravención del derecho fundamental y el título II no está escrita, pero me sirvo de ello para adoptar una postura. Tengo la personalísima sensación de que en la vida real española no todos somos iguales y esto se concreta en casos como el de la portada de El Jueves. Si en vez de una pareja representativa de la sociedad (cito a los dibujantes), el señor francés y el señor Míkel hubieran aparecido en la misma postura, hubieran podido ejercer su derecho a la denuncia, pero la fiscalía no hubiera intercedido por ellos en primera instancia, ni mucho menos se hubieran retirado los ejemplares de cada quiosco del país, ni se hubiera requisado el molde, ahí estriba la diferencia.

    Por último, mi opinión sobre la figura de la corona es únicamente la que se desliga de la lectura del Título II. Hablamos de un poder que no está dentro de los tres poderes realmente efectivos del estado, sino de un poder únicamente moderador y arbitral. No podemos olvidar que el rey es una figura, cuyos actos han de ser siempre refrendados por el gobierno, con una serie de competencias que a mi parecer nos salen bastante caras y no compensan. No le resto su debida importancia histórica, pero no tengo tendencia a ensalzar la figura monárquica.

    Ahora bien, me resultaría muy interesante que explicara su postura con respecto a la definición de libertad de expresión, supongo que encaminada a esclarecer dónde acaba la libertad de expresión de unos y empiezan los derechos de otros.

  5. 14/11/2007 en 12:36

    MUERTE AL REY!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    MUERTE AL REY!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  6. Bigotón de la tienda al lado del caminito
    14/11/2007 en 13:06

    No me quedan golosinas ni cosas de duro!!!!!!!!!!

  7. 14/11/2007 en 13:36

    Uri tiene razón, navegando por la web se llega de un link a otro sin uno darse cuenta de dónde aterriza.

    Uri encontró el paraíso en un blog segoviano, pero va a encontrar el edén en este blog hayado buscando una letra de una canción de Loquillo. Es increíble que una búsqueda como esta: “Channel, cocaína y Don Perignon” te lleve a esto:

    http://www.blogs.chueca.com/devaneosmentales/

    Como diría el francés… ¡¡bien por los pinchalinks (activos y pasivos)!!

  8. 14/11/2007 en 13:41

    Probablemente los dos últimos comentarios han sido, con mucho, los menos relevantes y más estúpidos de cuantos han sido escritos en este cutre-blog. Con lo bien que estaba la discusión entre Carlos y “Lost in translation”, alguien ha tenido que entrar y joderla con gilipolleces más propia de un bufón que de una persona con dos dedos de frente.

  9. 14/11/2007 en 13:42

    Los dos últimos no. Motetes se ha metido en medio antes de que terminara de escribir.

  10. Ana
    14/11/2007 en 23:21

    Este tipo es un impresentable. No hay más palabras.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: