Inicio > Uncategorized > Justicia

Justicia

Más de una vez el tópico acerca de la lentitud de la justicia ha salido a relucir en las conversaciones que tenemos a diario.

Lentitud en general para hacer cumplir las penas, cuando el pueblo reclama.

¿Quién no ha sentido, alguna vez, la impotencia de ver cómo la burocracia judicial ralentiza lo que objetivamente nos parece tan justo que creemos entender que no hace falta esperar?

Estos días sentimos un poco de asco los que creemos en la justicia, cuando vemos que uno de los grandísimos hijos de perra, asesino de mierda, de Sandra Palo sale a la calle…

A veces la justicia es realmente discutible.

Todo viene a raíz de una noticia que he podido leer: Un tribunal federal ha declarado a un ex miembro del grupo racista Ku Klux Klan culpable del asesinato de dos personas de raza negra cometidos en el estado de Mississippi en 1964.

Para mear y no echar gota: ¡Han pasado 43 años!

Es como si algo tan evidente, como la necesidad urgente de que el Míkel acabe ya en un psiquiátrico se lo diagnostica un especialista dentro de otros tantos años…¡Qué locura!

Parece ser que el condenado, junto a otros tipos metieron en el maletero de un automóvil alos asesinados y los lanzaron vivos al río Mississippi.

La investigación de los asesinatos inspiró la película ‘Arde Mississippi’ (1988).

Uno piensa que el Ku Klux Klan y todo lo que representa se había difuminado ya, pero nada más lejos de la realidad. Según recientes informes, está de nuevo al alza en ciertas partes de Norteamérica. ¡Incluso tienen página web!

Pues lo dicho, quede ahí el ejemplo de lo que habría que cambiar en la jurisprudencia.
Anuncios
Categorías:Uncategorized Etiquetas: , ,
  1. 15/06/2007 en 21:02

    El post de Pérez de Albeniz de hoy es para leerlo. Se llama Casquería al Curri:


    Ayer tiré 20 euros a la basura: me compré el primer libro de Curri Valenzuela. Pero lo peor no fue el despilfarro económico. Lo verdaderamente dramático ha sido el dispendio intelectual: me leí algunos párrafos. Curri es, desde su colina de ‘Alto y claro’, una de las banderas de Telemadrid. Y su obra escrita, ‘100 personajes que hunden España’, una lista de personas a las que Curri odia y menosprecia. Para que se hagan una idea de la autora, les diré que se atreve a incluir a Almodóvar, Wyoming, Federico Luppi, Sonsoles Espinosa o Baltasar Garzón en el mismo saco que a Txeroki, Josu Ternera, Julián Muñoz o Rodríguez Menéndez.

    Curri es una señora muy, muy mayor que tiene arsénico en la sangre. Su deterioro es tal que, en su lista de ‘100 personajes que hunden España’ incluye ‘Las camisetas del Che’, un objeto que, en el mejor de los casos, es 100% algodón. Fíjense lo que dice Curri de la camiseta-personaje: “El Che tiene a su favor su muerte temprana… Quizá así los jóvenes que siguieran comprando camisetas con la imagen del Che lo harían al menos con la tranquilidad de saber que como éste murió antes de que ellos nacieran no hay ninguna posibilidad de que se lo encuentren en algún lugar remoto del planeta y según el guerrillero les vea venir de frente haga con ellos lo que solía hacer en vida: pegarles un tiro”.

    Ya sé que es dificil leer parrafos tan repugnantemente construidos, pero he querido respetar la puntuación para que ustedes paladeen esta literatura, propia “del periodista histriónico que se hace muy popular por sus salidas de pata de banco, tono amenazante y talante gritón (página 229)”. Como no me gustaría ofender a esta buena mujer con mis opiniones, voy a permitirme la libertad de comentar su programa y su estilo televisivo utilizando frases incluidas en su libro. Así de ninguna manera se podrá molestar y yo, de paso, tendré la sensación de haber recuperado parte del dinero tan malamente invertido en su panfleto.

    Comenzaré diciendo que, “como todos los practicantes de la telebasura que quieren trascender de ese submundo al del periodismo normal (página 26)”, Curri Valenzuela, “al llegar a la tercera edad, que, con perdón, es la suya (página 27)”, se ha convertido en la prueba viviente de que “en nombre de una causa está permitido insultar y vituperar al de enfrente (página 92)” desde una televisión pública como Telemadrid.

    Curri es de esas personas “ya con sus años encima que rezuman resentimiento no ya ante la derecha, sino frente a la vida misma (página 94)”. En la gente de izquierdas, “progres”, dice en tono despectivo, encuentra el “objetivo por el que desplegar su ira y su sed de venganza y su mala idea (página 158)”.

    Por eso me atrevería a pedirle “que nos confiese de una vez si sus complejos proceden de una madre que nunca se quita el luto, un padre que la maltrataba, un maestro que le metió mano, un travesti que la desvirgó o un político de derechas que la metió en la carcel (página 19)”. Un pasado turbulento, sin duda, que ella misma “ha aliñado, según confesión propia, con sus tres grandes aficiones: el alcohol, la cocaina y las putas (página 139)”.

    En su tertulia se ve que a Curry “por lo visto no le gusta la política, aunque se aprovecha de ella (página 119)”. Seguramente será porque “no tiene ni un gramo de inocencia y lo que derrocha por todos los poros de su cara (sin olvidar el dedo acusador que blande mirando a la cámara con los ojos dilatados) es puro veneno (página 156)”.

    ‘100 personajes que hunden España’ no es la autobiografía de una Curri con un centenar de personalidades. Es el libro perfecto para confirmar dos reflexiones habituales entre bibliófilos: 1.- Cualquiera puede escribir un libro. 2.- Se editan demasiados títulos en España.

    Para terminar, quisiera mostrar mi total solidaridad y apoyo a Amnistía Internacional por considerar el aborto como un ‘derecho’ en caso de violación, incesto o peligro para la vida materna. En el Vaticano ya han enseñado las uñas pidiendo que se deje de apoyar a esta organización. “Amnistía Internacional se suma al carro de la cultura de la muerte”, he llegado a leer como titular en un medio de comunicación católico…

    A ver cuanto dura este en El Mundo

  2. 15/06/2007 en 23:30

    Ayer de primera mano vi al Wyoming en su programa riéndose literalmente de la patética tiparraca esta.

    Totalmente de acuerdo con Pérez de Albéniz.

    Curri (joder qué vergüenza de nombre) Valenzuela es posiblemente el mayor despojo periodístico que hay sobre la tierra. Es el Manolete de la política. El Roberto Gómez de la opinión.

    Aunque, como siempre, el bastardo de Don Miguel pase por alto el post escrito y hable de lo que le sale de los cojones, he de decir, que si hilamos fino, podemos encontrar un punto de unión.

    Si de verdad existiera la justicia, a esta anormal había que encerrarla en un psiquiátrico o que un censor de los de su época le metiera un lápiz rojo por la parte con la que piensa cada vez que abre esa bocaza que un malvado Dios le ha dado.

    Prometo un día escribir un post sobre 100 personajes que ridiculizan España. Este carroñero y despreciable residuo que contamina la televisión pública encabezaría la lista.

    Nótese que no me he metido con ella por su anciana figura o su nula capacidad delante de una cámara.

    Si Pérez de Albéniz tiró 20€ a la basura, yo acabo de tirar 4 minutos al mismo sitio.

    Es curioso. Todos los caminos llevan a Curri.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: