Inicio > Uncategorized > Día de la marmota

Día de la marmota

“Todos los días me levanto y siempre es 2 de febrero”.

Cualquier persona que haya visto “Atrapado en el tiempo” y que conozca el día de la marmota, sabe que hoy es una jornada especial en el pueblo de Punxsutawney, en el Estado de Pennsylvania.


Si bien algunos remontan la costumbre a tradiciones irlandesas (según viejas tradiciones, el día 2 está siempre nublado), la historia parece fijarse más bien en los inmigrantes alemanes llegados a a EEUU, en especial al estado de Pennsylvania. Los granjeros germanos utilizaban el método para saber cuando tenían que cultivar sus tierras. Ya en Alemania, estos granjeros observaban al tejón, que al salir de su guarida en invierno podía tener dos reacciones: si veía su sombra, en un día soleado, se asustaba y volvía a su hibernación por seis semanas más, indicando que continuaba el invierno; pero si al salir no veía su sombra, por no haber sol, pensando que llegaba la primavera, salía confiado.

Esta tradición se celebra a lo largo de muchas poblaciones de EEUU, e incluso en Canadá (donde la marmota más famosa se llama Wiarton Willie), pero sin embargo es la marmota Phil de Punxsutawney la más famosa, con una tradición de más de un siglo, concretamente desde 1887.

Como muchas tradiciones, ésta no tiene nada de real ni científico, y de hecho según la revista National Geographic, la marmota sólo ha pronosticado el final del invierno correctamente el 28% de las veces en 60 años.

En fin, sólo recordar este día y por ende, esta película tan especial.

Es una de esas cintas que creo que he visto más de una decena de veces y que no me canso.

Hay diálogos que podríamos, seguramente, repetir hasta la saciedad.

El día de la marmota será recordado por todos, a partir de ahora, como la jornada después del día de la rendición. No me refiero a la del gobierno (grande Federico, el otro día). Ese día en que un tipo, tan presuntuoso, como gordo perdió una apuesta con otro personajillo de tres al cuarto.

Pulpo gratis para el segundo. Si el perdedor Rojo (otra vez palmando) tuviera dignidad invitaría a todos los que han seguido el devenir de la apuesta, pero al igual que el presidente del gobierno, más bien carece de ella.

Por otro lado, seguir lamentando las continuas ausencias de Espáriz. De verdad, que quién le ha visto y quién le ve.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: