Inicio > Uncategorized > Pasivos

Pasivos

Más de 50 post después desde que unos amigos creamos este lugar de encuentro, llega el momento de hablar muy brevemente sobre una anómala situación…

Se puede afirmar que este blog está compuesto por los ínclitos Espáriz, Del Rosal, Rodríguez, Barra y mi menda. Es decir, los 5 magníficos.

Pero hemos podido observar a lo largo de meses que las opiniones que aquí se vierten son conocidas por una turbamulta que no se deja caer públicamente por el foro. Los llamados pasivos.

En caso de duda, lo mejor es acudir al diccionario. Entre las varias acepciones localizadas, creo (si ninguno de mis compañeros me dice lo contrario) que la más correcta es ésta:

Pasivo: Se aplica al que deja actuar a otros sin hacer por sí ninguna cosa: es pasivo y poco participativo.

Es duro darse cuenta que nuestros pensamientos, libres y atrevidos, son conocidos por gente que a la hora de la verdad no muestran su opinión. Es una especie de Gran Hermano cibernético.

“Ellos” nos observan. A pesar de que más de una vez nos han prometido contestar, nunca se ha producido el hecho. Nuevo aviso…

En fin, poco más que decir. Sólo espero que los magníficos den su punto de vista ante esta extraña vicisitud que se prolonga ya muchas semanas.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Atticus Finch
    03/12/2006 en 18:01

    ¡Oh! ¿Qué ven mis ojos? Abro el blog, nuestro blog, y veo con tremenda felicidad y regocijo que el ínclito sobre los ínclitos le ha dedicado, por fin, un post a esa extraña, aunque cada vez más extendida, especie animal llamada “los pasivos” (incluso algún habitual de las opiniones de este blog les ha llegado a denominar como “los muerdealmohadas”).

    Dicho género del reino animal se deja caer habitualmente por este blog, leyendo sin ningún escrúpulo las opiniones y discusiones producidas, matizadas y reproducidas por los cinco magníficos. Lo han hecho agazapados, escondidos tras el hilo mediante el cual se teje la red cibernética. Aunque ellos se creen a salvo así, camuflados tranquilamente leyendo este, nuestro blog, desde su casa u oficina, cómodamente sus posaderas asentadas sobre la silla desde la que utilizan el ordenador, nada puede estar más lejos de la realidad. Sabemos quienes sois, donde os encontráis e incluso cuales son vuestrós pensamientos e inquietudes… Habéis de hablar, escribir, opinar e incluso insultar si fuera necesario, pero no debéis manteneros por más tiempo en el anonimato. ¿No os dais cuenta de que si os dejáis caer por aquí de una manera activa esto va a ser mucho más divertido? Pero si hasta el Mikel puede escribir aquí, no será tan difícil, ¿no?

    Sólo querría poner una objeción a este post. Y es que en mi opinión, el ínclito fundador ha sido demasiado blandito. Propongo al susodicho que si en el futuro siguen sin enseñar la patita estos muerdealmohadas, se vaya dedicando un post exclusivo a cada uno de ellos. Por otro lado, me gustaría incitar y alentar al ilustre insular a que se despache a gusto y le dedique unas inolvidables líneas a este tema (Carlitos, ¡¡¡despáchate!!! Que sé que llevas mucho tiempo esperando este post).

    Agradeciendo sobremanera al afrancesado puntito (del Rosal dixit) que por fin le haya dado lo suyo este sucio estraperlo de opiniones, se despide

    Atticus. Un magnífico.

  2. Mariano de Oz
    03/12/2006 en 21:02

    Bueno ya que alguno viene intentando ejercer presión para que critique a ciertas personas lo voy a hacer pero criticaré a uno de los mayores pasivos de este mundo, y no es otro que el re-pro-hippye que además intenta usando malas artes que se critique a la gente por doquier.

    Pues si este señor, aparte de escribir mariconada tras mariconada no se que tipo de información aporta este último post, ni un nombre ni un insulto, aunque fuera un triste comemierda, no se mete con nadie y además da muy poquito juego, pero para eso estoy aqui para que esto por lo menos sea útil para algo.

    Mi opinión es que este señor para intentar que se pase por alto su dejadez desde su vuelta al os mundos del porro y pipa, del kalimotxo y los bongos, escribe 4 lineas fáciles que parece mas el discurso del hombre del tiempo, donde solo dice si llueve o no llueve, brillante información.

    De momento de la demás gente no voy a dar caña aunque me insista el alopécico francés, aunque al señor Espariz, le recomendaria que menos leer el blog de este señor y más dejarse ver en las cañas, comidas y copas que se van dando muy a menudo en casa del señor Rojo, Don Vicente, que en estos momentos estará siendo atracado por la mafia siciliana. Si el problema es que tienes que solicitar permiso yo me ofrezco voluntario para aportar la excusa que necesites.
    Por cierto a esas cenas el señor pasivo Pascual, demostrando sus dotes, llega siempre de 1 a 2 horas tarde pare encontrarse con todo preparado, eso si es ser pasivo.

    Saludos cordiales, para todos los habituales porque a los otros no les conozco ¿no?.

    Mariano de Oz. Los puntos sobre las ies.

  3. El Alba siempre es difusa
    04/12/2006 en 10:04

    Coño!!! el misterioso e indolente Rodríguez se deja caer por el el blog en que antes adoctrinaba mucho más a menudo con sus sabias palabras. Agradecemos dicha reaparición.

    Estoy de acuerdo en que he sido muy, pero que muy blandito en este blog, pero sencillamente estaba introduciendo el tema. Es decir, lo verdaderamente preponderante de este post son estos comentarios.

    Grandioso el del Sr. Espáriz. Bravo caballero, ha resumido usted muy bien el sentir de los activos.

    Tiene razón el futuro chef del Asador donostiarra en que debimos dar nombres. Posiblemente empiecen a salir a la luz en breve. Tal vez, el ínclito del Rosal (a la sazón, sucio…) quiera aportar algún dato nominal.

    Muy lamentable es, por otro lado, que el obeso banquero catalán que no ha fregado, por cierto, un plato en su puta vida, diga que si he vuelto al mundo de los jipys. Es cierto que tengo una amiga jipy, pero nada más. No piensen ustedes mal, cabrones.

    Sobre el Sr. de las Barras, es probable que mientras estoy escribiendo esto, esté gritándole a un asesino en serie en su cara que la revolución bolivariana es el mejor método para acabar con el garrulismo del sur de Italia.

    En fin, sin más, esperar que sigan produciéndose reacciones de los activos (sobre todo de Del Rosal si se ha recuperado de su esguince de tímpano…hay que ver qué ruidos hacen ciertos vecinos maleducados) y tampoco estaría mal que algún pasivo cambiase su situación bloggera adentrándose en el maravilloso mundo del insulto fácil y la descalificación gratuita.

    El Alba. Tocando con los dedos unos días de descanso mientras otros cabrones se van a tierras asturianas.

  4. Penépolis
    04/12/2006 en 18:54

    Muevo el ratón, cliqueo, penetro en el Blog más literato, a la par que basurítico, de la red y me encuentro con un título que excita mis neuronas, gónadas, manos, pies y hasta cabello; un título que despierta mi ánimo ofensivo, mis ganas de atacar impunemente a ciertos individuos que osan considerarse dignos de nuestra compañía: LOS PASIVOS, esos seres huidizos, rastreros, fantasmagóricos,animales del orden de los Ofidios, sucias ánimas sin dedos que no se atreven a teclear tres míseros insultos a nuestras personas, los soplanucas activos, los ínclitos, los blogeros por excelencia, los socios de honor de la onanística mano del geognosta.

    Miro la pantalla y compruebo ciertos parámetros: diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (edición digital), Google (para lo que pudiera surgir), diccionario de dudas de Manuel Seco (muy recomendable para los que gusten de escribir. Ustedes, basura pasiva, no son dignos de su uso), diccionario de sinónimos y antónimos… Bien, todo listo.

    En primer lugar, antes de destripar a esos seres humanos deflacionarios de la especie que gustan de las plumas de almohada ibérica, atacaré con placer extremo el texto que el mierdento ha volcado en la red en el día de hoy, un texto al que el adjetivo mugriento le quedaría como un frac a Sean Connery.

    Vamos a ver, mililitro purulento de esputo expectorado por un esquimal sifilítico, ¿tanto tiempo esperando a que destruya, purgue, machaque a los muerdealmohadas y no hace más que escribir tres blanditas líneas en las que el mayor insulto es “turbamulta”? ¿NOS ESTÁ TOMANDO USTED EL PELO?

    Pero, tomando la idea expuesta por el gran Mariano de Oz, lo peor es que, sin cortarse nada, deja usted en nuestras manos los insultos y el peso de la responsabilidad de destruir la dignidad de los muerdealmohadas. Como su Alteza Calva no es más que una basura lameculos, pretende publicar el tan esperado blog de los “pasivos”, pero sin mojarse, sin quedar mal con nadie, sin meterse en el fondo del asunto, sin despellejarlos, esperando que seamos sus súbditos digitales los que saquemos las armas. ERES MIERDA. Como entre esos pasivos hay ciertas féminas (esos seres que nos permiten paladear tanto el placer impersonal [“puedes irte. Encantado. Espero que tengas buen viaje allá donde el sol pone su nombre a una costa…”], como el amor más puro y conceptual (“…” [omito las palabras, pero pongan aquí aquello que sólo el corazón sabe traducir]), pues el señor autor prefiere irse de rositas, echando mano del término menos ofensivo que se le ocurrió a su mefítico cerebro: “turbamulta”. Sin palabras…

    Sobre el abogado de subsahas he de decir que ha escrito un texto bastante acertado, crítico, ácido, pero también blandito, querido Fermín, muy blandito… Roberto Gómez grajea palabras más hirientes que las suyas, señor Finch. Si desea seguir ejerciendo la abogacía, me permito recomendarle que ataque con más fiereza, no sólo al bastardo afrancesado, sino también a los protagonistas de este blog de la jornada de hoy. Sus palabras no llegan a la melifluidad de las del ecritorzuelo, pero sí desprenden cierto tufillo a confitura de fresa.

    El resto de su escrito coincide con mis pensamientos, más aún en ese punto en el que destaca la falsa sensación de seguridad que el sucio pasivo cree que tiene al navegar por estas páginas web. Piensan que como no dejan huella textual no conocemos sus execrables incursiones,sus traicioneros golpes de ratón, sus cobardes lecturas, pero ¡ay!, sí que nos damos cuenta, pequeñas lagartijas cibernéticas, les podemos oler, olfateamos su rastro a putrefacción gramatical, sufrimos sus emanaciones a estiércol internáutico, y, lo que nos va a permitir machacarlos sin tino, sabemos sus nombres, puesto que no pueden callarse sus traicioneros paseos por estas líneas. OS CONOCEMOS, PEQUEÑAS ALIMAÑAS DEL LENGUAJE BINARIO.

    Comenzamos por uno de los muerdealmohadas más conocidos, incapaz de teclear siquiera su nombre y una contraseña, inútil en el arte de “postear”, el señor Zurita, más conocido como el “vaquero irlandés”. Aún estamos esperando todos los ínclitos a que su bética mente, antes de caer definitivamente a segunda, consiga insultarnos desde esta liberal y democrática tribuna. También esperamos que tras su deambular por Ierne (término griego de la verde isla), no se quede allá tratando de comunicarse con seres Perisodáctilos, y vuelva a esta su España, para tratar de arreglar este desaguisado en el que se está convirtiendo nuestra tierra. Por lo demás, reciba mi más repugnante insulto por pertenecer a la raza más inmunda que puebla la red.

    Señorita Riaño, Ana de nombre, compañera de facultad, graciosa y simpática, afable, cariñosa, bebedora de whisky, trabajadora incansable, pero con un terrible secreto: ha realizado al menos en dos ocasiones incursiones a este espacio de mentes neuronadas. Es por ello que se ha ganado el peor de nuestros desprecios, el más asqueroso de nuestros insultos, por no atreverse a escribir en este maravilloso cuadrado blanco, en este hueco delimitado por cuatro líneas azuladas que no es más que un lienzo en el que puedes teclear, escupir, ametrallar, pisar a quien quieras, despreciar e insultar cuanto te apetezca y a quien te apetezca (si es al excremento de comadreja de Uri, mejor).

    Muy mal, Anita, muy mal… Esperemos que sepas rectificar. Tus palabras serán como miel para nuestros masculinos oídos. Pero mientras tanto, considérate en la lista de despojos humanos: los pasivos.

    Señorita Moreno Alcojor, Aurora, para más señas. Usted aún está un escalón por encima, pues sus lecturas pasivas son, según nuestras fuentes (que eres tú misma),bastante frecuentes. Esa asiduidad como pasiva le concede el honor de pasar de ser un despojo humano a ser un despojo animal (casi casi como Uri, pero no del todo). Impunemente rastrea usted estos textos, estas líneas, estos sentimientos, estos corazones abiertos, pero con sucia y viperina astucia y fullería pretende no plasmar los suyos, permaneciendo al margen, cual soldado acobardado que no entra en batalla mientras sus compañeros van cayendo, mientras sus amigos se exponen al fuego enemigo, mientras sus conocidos abren sus almas, usted queda al acecho en una esquina oscura y maloliente esperando la oportunidad para apropiarse de nuestras ideas y pensamientos. Reciba usted, como la anterior señorita, nuestros desprecios más cochambrosos, nuestras palabras más impregnadas de inmundicia no biodregradable, nuestras imprecaciones más rastreras; en definitiva, nuestra más mohosa ignonimia. De ángel penígero ha pasado usted a reptil escoriado.

    ¡Oh, dulce impunidad blogera! ¡Oh, añorada calma espiritual tardía! ¡Por fin se me concede la oportunidad de machacar, destruir, vituperar y denigrar al ser pasivo y muerdealmohadítico más afamado, y confeso, de este urielítico blog: la señorita Murillo! La que se creía la ñina bonita del blog, la que pensaba que podía pasear sus atractivas y sugerentes curvas por estos parajes como si nada, aquella que pensaba que nuestros masculinos cerebros quedarían paralizados ante su corporal presencia, aquella que, oh pobre alma cándida, llegó a argumentar que no escribía en este blog porque “no estoy a vuestra altura”. Oh, diosa de las alimañas blogeras, trufa plastificada, ramaje y hojarasca putrefactos, humus blandurrio y húmedo, no escaparás del látigo digital, de la maza destructora de fémninas pasivas (recuérdese el significado de pasivas. No confundir con otro tipo de pasividades en otros ámbitos, en ocasiones también dignos de vituperio [“ay, ayúdame tú un poquito, que yo sola me canso”- después de una hora de actividad total por parte de uno. Lamentable-.] Usted sabe de sobra que está a nuestra altura, sabe que no necesita más que levantar medio palmo del polvoriento suelo para estar a nuestra altura, pero prefiere no hacerlo, como su compañera muerdealmohadas, la señorita Moreno.

    Es usted un ser al que no logro colgar ningún cartelito nominal. “He aquí una pasiva listilla”, o mejor aún “Soy pasiva y de Torrejón, ¿qué pasa?”. ¿Verdaderamente, a estas alturas de mi post, pensaba que se iba usted a salir con la suya? ¿Que no íbamos a nombrarla, que íbamos sencillamente a incluirla en un saco de muerdealmohadas para apalearlos a todos a la vez, con ganas, con fuerza, pero genéricamente? PUES NO, SE HA EQUIVOCADO, SEÑORITA MURILLO, ¿o debo decir mejor, doña Tani, la pasiva más pasiva de entre los pasivos de la red?

    Efectivamente, usted no está a nuestra altura, porque nunca lo ha intentado, nunca se ha dignado a hacer “clic” donde pone “Sign up here”, nunca ha tenido el detalle de avasallarnos, nunca ha tenido la amabilidad de escupirnos (o alabarnos, que también vale) desde este catedralicio púlpito que el señor Pascual tuvo a bien proponer, lanzar, mantener y difundir. Usted NOS INSULTA, nos llama “basura” cuando teclea la dirección de esta web; usted no es que se merezca el peor de nuestros insultos, usted ES en sí misma un insulto a nuestras andrajosas personas.

    Le recomendamos encarecidamente que no vuelva a entrar aquí si no es para escribir aunque sean tres palabras, sólo unos poquitos adejitvos calificativos, no más que unos cuantos sustantivos, apenas unas letrillas, PERO ESCRIBA, COÑO.

    Al resto de pasivos, mis más tremebundas y despreciativas palabras. Tanto los pasivos de “hecho” como los “potenciales”, que también los hay y que nos obligan a escribir bajo la amenaza del Santo y Urielino Tribubal de la Inquisición. Esto va por usted, señorita CENSURADO, señorita CENSURADO y señorita CENSURADO, así como cualquier otro posible pasivo que pase por aquí y no diga nada.

    En otro orden de cosas, don Mariano, últimamemente le echamos de menos en esta su casa. A ver si nos pasamos más por aquí, que necesitamos esas dulces y cariñosas palabras con las que unge los pabellones auditivos del afrancesado.

    Estimada escoria volcánica, espero que en sus posteriores respuestas a este, presumiblemente, largo hilo, insulte con más enjundia a ciertos personajes y no se quede en angelicales y edulcoradas fracesitas de Don Juan de profes de “lite”. Cierto es que me siento sucio (lenguaje codificado para aquellos que posean el adecuado decodificador, Polanco mediante) por restregarme con seres costeros, pero recuerde que el sol también se pone en el servicio de caballeros sureño… (“stitch” Jones dixit en El sargento de hierro, adaptado).

    En fin, esto no es más que una primera entrega, esperando haber excitado las mentes pasivas para que escriban y nos insulten, y obtener así la correspondiente réplica a la que tienen derecho (somos unos cerdos, pero somos justos), y la contrarréplica de turno.

    Penépolis, sacando brillo al teclado.

  5. Atticus Finch
    05/12/2006 en 01:57

    No puedo articular palabra. Tengo en mi interior dos sensaciones: la primera es de dolor, pues llevo más de veinte minutos sin parar de reir y tengo el estómago a punto de reventar; la segunda es de emoción, pues compruebo (nunca lo dudé) como nuestro ínclito insular ha desmembrado uno por uno a “los pasivos”. Alguno se ha quedado en el tintero, pero los principales han sido vituperados -¡qué digo vituperados!-, han sido triturados, pulverizados, breados, estrujados, aplastados, golpeados, espachurrados, martillados y molidos a palos por este maestro de la palabra escrita y hablada. No puedo sino añadir un GRACIAS por expresar de manera tan clara y rotunda el sentir de los digitales miembros del Punto, término con que el afrancesado “Puente” un día nos identificó.

    Me quito el sombrero con el profesor Penépolis.

    Atticus

  6. El Alba siempre es difusa
    05/12/2006 en 14:56

    He de reconocer que me ha impresionado el texto de la basura canaria esa que en estos momentos se está yendo a Loja para pasar unos días con sus familiares y después partir a su ínsula barataria.

    Poco, por tanto, puedo añadir respecto al tema. Todo ha quedado especificado en las palabras de la mierda canaria.

    Cualquier añadido sería un apócrifo cual Quijote de Avellaneda, por lo que me abstendré y siempre que alguien pregunte quiénes o qué son los pasivos les reenviaré al texto de la hez grancanaria.

    Sin más, que pasen todos buenos días en este puente.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: